El Señor es tu escudo

 

No usamos mucho los escudos de protección en estos días. Excepto cuando esta lloviendo. ¿Te ha tomado por sorpresa un aguacero muy fuerte  sin sombrilla ? ¿ Y estuviste a merced de la lluvia?

Te mojaste completamente y veías como la lluvia caía de todos lados, de tu cabello, de tu ropa, veías cómo resbalaban  las gotas de lluvia de tu cara . Y sabias que necesitabas un escudo de protección contra la lluvia.

Así como algunas veces nos toma por sorpresa una tormenta, estamos expuestos e indefensos en contra de Satanás y del pecado si no tenemos la protección adecuada.  Incluso cuando sabemos que necesitamos protección, alguna veces buscamos en los lugares equivocados.

Buscamos personas que nos guíen en nuestro camino.

Buscamos reglas que seguir para evitar caernos.

Buscamos tener suficiente fuerza de voluntad  para evitar las tentaciones.

Buscamos en nuestra propia sabiduría para contraatacar los planes de Satanás.

Y, aunque estas cosas no son malas, no pueden convertirse en nuestra única opción. Por que si llegan a serlo entonces fallaremos. Estaremos totalmente indefensas.

El mundo es más fuerte que nuestras determinaciones, el diablo es más fuerte que nuestro auto-control, las tentaciones son más fuertes que nuestra fuerza de voluntad, y el pecado es mucho más fuerte que las reglas religiosas.

Estamos expuestas e indefensas a menos que encontremos un escudo lo suficientemente grande y poderoso que pueda resistir cualquier ataque en nuestra contra.

Como Cristianas, tenemos este tipo de protección. Su nombre es Jehovah-Roi, nuestro Señor Protector. El es nuestro escudo, un escudo amable que rodea a las personas y las mantiene seguras por todos lados.

Dios nunca es tomado por sorpresa, nada le sorprende, nada puede engañarle, nada puede provocarle que baje la guardia cuando te esta cuidando.. El nunca se cansa o se distrae, El no tiene un día de descanso. El es el Dios Todopodeoso quien creó los cielos y la tierra, quien tomó el castigo por neustros pecados, sobrevino la muerte y reina sobre todas las naciones. Ese es nuestro escudo. El es tu escudo. Pero para que un escudo funcione, debes estar parada cerca de él.

Así que mantente cercana a El, aprende de lo que El es capaz y cree por medio de la Fe que El estará para ayudarte y protegerte de todos los ataques, tormentas y dudas que experimentes en tu vida.

Mirando a  Jesus,

Jen

Advertisements

2 Replies to “El Señor es tu escudo”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.