La Palabra de Dios permanece para siempre

s2d5

S02-05

 

Cuando entregué mi vida al Señor, no tenía idea del significado tan grande de la Biblia. En ese momento, solo conocía los diez mandamientos. Me congregaba en una iglesia que se enfocaba en la alabanza y no precisamente en la enseñanza bíblica. Así que, por mucho tiempo, pensé que la Biblia era un libro lleno de reglas solamente.

Fue solo cuando Dios comenzó a revelarse en mi vida que me hizo tener sed y hambre de conocerle más.

 

Asistir a la iglesia no era todo lo que necesitaba. La sola alabanza tampoco era suficiente.

 

¿Quién era este Dios Todopoderoso que me conocía perfectamente y me amaba incondicionalmente? ¿Qué era lo que Él quería de mí? ¿Cuál era mi lugar en este mundo? ¿Por qué la vida parecía tan difícil? ¿Cómo podría cambiar mi vida ahora que estaba en Sus amorosas manos?

 

Cuando necesité respuestas, el Espíritu Santo me acercó a la Palabra de Dios, a la Santa Biblia.

 

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16 -17

 

La Biblia es mucho más que un libro lleno de regalos, un manual de auto ayuda, o una enciclopedia con datos sobre Dios y Su pueblo. Es la divina, viva revelación de Dios hacia los seres humanos. En 66 libros, nos habla de Su gran plan de redención por medio de Su Hijo Jesucristo.

 

Lo que yo no sabía al principio de este caminar espiritual con Dios es que, para realmente conocer a Dios, debía conocer Su Palabra. Conocer a Dios por medio de la Biblia me ha llevado a contestar las preguntas más difíciles y las necesidades más profundas.

  • Conocer a Dios por medio de La Biblia fortalece nuestra Fe y nos lleva a aferrarnos a Sus promesas.
  • Conocer a Dios por medio de la Biblia transforma la visión de nuestro cuerpo terrenal y nuestro espíritu.
  • Pero, lo más importante, conocer a Dios por medio de la Biblia, nos muestra a Jesús, la Palabra De Dios hecha persona.

 

Siempre me sorprende escuchar que por siglos y año tras año la Biblia sigue siendo el libro más vendido de todos los tiempos. La Biblia fue escrita en un periodo de 1500 años con más de 40 autores inspirados divinamente, quienes pertenecieron a diferentes épocas, diferentes nacionalidades, ocupaciones o antecedentes. Y, sin embargo, la Biblia permanece.

 

Sin importar el tiempo, la cultura, los cambios políticos, las normas sociales, la diversidad espiritual o las ideas filosóficas. La Palabra de Dios permanece.

 

La Palabra de Dios es como Él… siempre verdadera, sin errores, relevante, incambiable e inquebrantable. En un mundo en el que todo está cambiando constantemente, los creyentes tenemos siempre algo inamovible: Dios y Su Palabra.

 

 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

– Hebreos 4:12

Leemos nuestras Biblias, para entender el corazón de Dios, para tener un encuentro íntimo y genuino con Él e inevitablemente parecernos más a Él.

 

Leemos nuestras Biblias para obtener el Poder de Dios.

 

La Palabra de Dios es un arma que podemos utilizar para evitar la tentación, el pecado y nuestras batallas en este mundo caído. Es el poder que renueva nuestras mentes y alinea nuestros corazones con Dios. Es el poder que transforma nuestra forma de pensar, nuestras actitudes y nuestras conductas.

 

Leemos nuestras Biblias porque es nuestra luz en la oscuridad en este mundo quebrantado.  Nos dirige hacia Dios y a Sus caminos, cuando todo a nuestro alrededor es caótico y desalentador. La Palabra de Dios despeja nuestros caminos y nos permite observar nuestras opciones con claridad y tomar decisiones acertadas. La mejor manera de encontrar a Dios en nuestras confusiones es acercarnos a Su Palabra.

Fuimos creadas por Dios, para Él. Pero para que lo conozcamos, debemos conocer Su Palabra. Para conocer a Dios íntimamente vale la pena invertir nuestro tiempo, energía y hacer el sacrificio de leer y estudiar Su Palabra.

La Palabra de Dios nunca nos fallará, porque Dios nunca nos fallará.

 

La Palabra de Dios permanecerá, porque Dios Permanecerá.

 

¿Cómo podemos acompañarte en oración para que puedas buscar más el consejo y la guía de Dios en Su Palabra?

 

Paz y Gracia para ti,

 

Terria

__________

 

Advertisements

2 Replies to “La Palabra de Dios permanece para siempre”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.