El corazón de Dios

s3d5

S03-D05

Era una tarde fría de invierno cuando recibí la carta. Esto sucedió cuando la gente todavía escribía cartas. No había dirección de remitente, ni indicación alguna de quién la había escrito. Leí la carta y unas palabras saltaron de la página “Dios me ha perdonado y oro para que eso también te suceda”. Mi corazón se detuvo. Instantáneamente supe de quién era y de qué se trataba.

Estaba llena de veneno. No lo podía creer. ¡Qué atrevimiento! ¿Cómo creía que una carta perdonaría años de dolor y abuso? Me di cuenta de que mi ira no se dirigía solamente a él.

Sentía mucha ira hacia Dios. ¿Cómo pudiste Dios? ¿Cómo has podido perdonar al hombre  que me viola? ¿Cómo puedes hacer a este hombre mi “hermano en Cristo?” Le odio, Señor, y tú debería odiarle también.

Me sentí enferma. Lloré violentamente durante días. Vomité. Me alejé de la iglesia. Las Palabras de la Biblia se sentían vacías.

Yo era Jonás.

Juan 3:17 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”

La ironía es que yo veía el perdón de mi pecado como una prueba de Su misericordia hacia mí, pero veía el pecado de este hombre como una justificación para la ira de Dios contra él. Quería un Dios a mi propia imagen – uno que me perdonara por todo pero que castigara a mis enemigos por todo. Sin embargo, no es este el Dios de la Biblia.

Este es el corazón de Dios para todo Su pueblo – para todos los pecadores- que nadie pase la eternidad separado de Él.  Dios es amor y desea conectar de manera profunda con cada uno de nosotros a través de la redención de Su Hijo Jesús. Dios vierte Su misericordia ilimitada y Su compasión, no queriendo que ninguno se pierda. Desde el momento en el que recibimos a Jesús, recibimos no solo Su perdón sino también Su justicia perfecta.  Jesús hace que seamos hechos justos para Dios por la eternidad.

Salmo 103:8-10 – Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.

Él no nos trata como mereceríamos de acuerdo a nuestro pecado.

Me avergüenza admitir que en mi ira y mi amargura había decidido que una persona no era merecedora del perdón y de la misericordia de Dios. Mi ira ocultaba la verdad de la Palabra De Dios. Luchaba por ver la luz del Evangelio de Cristo.

Lucas 19:10 – “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

Incluso en mi desobediencia y dolor, el Espíritu Santo me perseguía sin descanso. Su amor abundante me llevó de vuelta a Él. La clave para el perdón verdadero en mi vida fue meditar en cuánto Dios me había perdonado a mí.

Salmo 103:11-12 – “Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.”

Un día Jesús volverá y juzgará a los que le hayan rechazado. Hasta entonces, debemos amar y amar bien. El amor verdadero es difícil y nos va a costar mucho en ocasiones.

Jesús amó a Su Padre y a Su pueblo al punto de morir. No hay nada que Jesús no sacrificaría en el nombre del amor.

No hay lugar al que Jesús no vaya.

No hay nadie con el que Jesus no quiera conectar.

No hay límite en lo que Jesús haría para alcanzar al perdido.

 

Paz y Gracia para ti,

 

Advertisements

3 Replies to “El corazón de Dios”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.