Mirando a través de los ojos de la misericordia

 

S02-D05

Estos días estoy en una hermosa etapa de crianza. Mis hijos están creciendo, y las lecciones de la vida diaria están cambiando más allá del patio de recreo. Estamos navegando por la cultura juntos, lo que resulta en el desarrollo de una visión bíblica del mundo más profunda. El cuestionamiento de los “por qué” ya no son súplicas superficiales de un niño impaciente de tres años (aunque nuestras respuestas a estos “por qué” pueden absolutamente comenzar a establecer una base espiritual significativa). Son preguntas legítimas sobre el mundo y el carácter perfecto de Dios que merecen nuestro tiempo y estudio.

La Biblia está llena de historias de los quebrantados y los redimidos. Hay tanta belleza y esperanza para nosotros en estas páginas. Cuanto más estudiamos a Dios en Su Palabra, más podemos ver nuestras propias vidas a través de la lente de Su misericordia.

Misericordia: es mostrar compasión o perdón hacia alguien a quien tienes el poder de castigar o dañar.

Mientras estudio el libro de Jonás con nuevos ojos en esta temporada, estoy aprendiendo algunas cosas nuevas acerca de Jonás, algunas cosas reveladoras sobre mí, pero estoy aprendiendo aún más acerca del Dios fiel que da más gracia de la que merece cualquiera de nosotras…

 

Hija de Dios, reconoce el asombroso perdón y la misericordia que Dios te ha extendido.

Hubo un día en que miré a ese gran pez que se tragó a Jonás y solo vi el castigo. A primera vista, parece bastante claro, ¿verdad? El profeta rebelde huyó de Dios, por lo que Dios envió una tormenta sobrenatural y un pez enorme para tragarse a Jonás y ponerlo nuevamente en curso. ¿Pudo Dios haber elegido a otro profeta más obediente y eficiente para llevar a cabo Su plan? Totalmente. Pero Dios está allí por la plenitud de Su gloria, para el bien de su pueblo, y nunca pareció estar demasiado preocupado por lo que nosotras consideraríamos eficiente.

En los misterios de su gran amor, Dios disciplina a sus hijos (Hebreos 12: 7-11). Él nos corrige y nos entrena para nuestra santidad, paz y justicia (Hebreos 12: 10-11). Pero esta justa preocupación tiene una belleza única y refinada: la entrega un Salvador compasivo que está lleno de misericordia. En el vientre del pez, Jonás recuerda… “las aguas se cerraron sobre mí para quitarme la vida”. Estaba enredado en algas en las raíces de las montañas, su vida “desmayándose”.

“Llamé al Señor, fuera de mi angustia, y él me respondió…”

¿Lo entendiste?

Antes de ser tragado, Jonás se estaba ahogando, y un gran pez fue la respuesta de Dios a la oración de Jonás. El vientre humilde de ese pez era la tierna mano misericordiosa de Dios que rodeaba a Jonás y lo sacaba de ese pozo.

¿Qué pasaría si en vez de rechazar la disciplina de Dios, comenzamos a verla como una puerta a nuestra liberación?

 

En respuesta a la misericordia de Dios, deja que tu vida esté marcada por la adoración y la gratitud.

Aunque está lejos de ser una transformación perfecta (como veremos más adelante en el libro), el Capítulo 2 todavía es un punto de inflexión para Jonás:

Jonás fue humillado.

Jonás reconoció la autoridad de Dios.

Jonás reconoció su depravación aparte de Dios.

Jonás reconoció que necesitaba arrepentirse y obedecer.

Jonás adoró al Dios que lo salvó.

¿Otros dirían que nuestros niveles de obediencia, gratitud y adoración reflejan que hemos tenido un encuentro personal y que la vida cambia con Jesús?

 

Debido a que la misericordia de Dios te ha dado una vida nueva, generosamente extiende la misericordia a los demás.

A Jonás le repugnaba la idea de entregar un mensaje de esperanza a sus enemigos, los ninivitas. En cambio, él quería que Dios derramará Su ira sobre ellos. Pero cuando se ha encontrado cara a cara con su gran necesidad y ha experimentado el amor y el perdón transformadores de su Padre misericordioso, la meta es que también comience a mirar a través del lente de la misericordia por el otro lado.

 

A medida que avanzamos por  el mundo, ¿compartimos Su amor de manera generosa e intencional con otros, incluso con nuestros enemigos?

Dios es el perseguidor de los corazones y, a lo largo de la historia, ha elegido a algunas de las personas más insólitas para dar a conocer Su nombre. ¿Para qué? Para que a través de la misericordia misma, un mundo perdido pueda conocer Su perdón y Su nueva vida a través de la fe.

 

“Pero contigo hay perdón, para que podamos, con reverencia, servirte”.

Espero al Señor, todo mi ser espera, y en su palabra, espero”.

– Salmo 130: 4-5

 

A sus pies,

Whitney

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

One Reply to “Mirando a través de los ojos de la misericordia”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.