Las Drásticas acciones de Dios

s2d3

S02-D03

El capítulo 2 de Jonás es la parte famosa de la historia donde él es tragado por un gran pez. Mientras que está en este vientre maloliente es que Jonás clama al Señor. Ponte en sus zapatos por un minuto. Ha sido arrojado por la borda, lo que en sí mismo debe haber sido aterrador, y ahora se encuentra con que es tragado por una criatura marina, y aún está vivo. Yo hubiera entrado en pánico.

No hay forma de que nadie pueda salir de este tipo de circunstancias por sí mismo, así que tiene sentido que Jonás clame al Señor para que lo salve.

Dios está tratando bastante drásticamente con Jonás. Sin embargo, a veces esa es la única forma en que Dios puede llegar a nuestros corazones y captar nuestra atención. El pecado no solo es feo, sino que sus raíces son profundas.

No soy muy dada a la jardinería y me da vergüenza admitir que hemos tenido malas hierbas en nuestro jardín que han crecido tanto que no podíamos sacarlas o incluso moverlas con una pala. Algo más poderoso y agudo era necesario. Algunos de nuestros pecados son así. Sus viciosas garras cavan obstinadamente en la carne suave de nuestros corazones y nos tomará tiempo y algo de dolor para que esos pecados sean eliminados.

Estas son algunas razones por las cuales Dios puede tener que tratar drásticamente con nosotras para llamar nuestra atención y ayudarnos a matar esos pecados.

Somos tercos

Hay momentos en que excavamos en nuestras cicatrices y nos negamos a arrepentirnos de nuestros pecados porque estamos siendo tercas. Simplemente no queremos y no lo hacemos.

Cultivamos el pecado

Otras veces amamos nuestros pecados incluso si nuestra conciencia nos molesta. Creemos que estos pecados de alguna manera traerán satisfacción y felicidad, y entonces los alimentamos, y los podamos, pensando que estamos cultivando un hermoso rosal en nuestras vidas cuando todo lo que hacemos es hacer crecer un árbol de hiedra, algo que nos asfixiará si Dios no interviene.

Ignoramos nuestros pecados

Todos sabemos que tenemos pecados en nuestras vidas, pero en lugar de pedirle al Señor que nos los revele y luego hacer el trabajo duro de arrepentirnos y deshacernos de esos pecados, pretendemos que no existen o que no son tan malos. . Pero con el tiempo esos pecados crecerán o nos enfriaremos ante los peligros asociados con ellos.

En realidad, se reduce al hecho de que no tenemos una idea clara de cuán feos, peligrosos y ofensivos son nuestros pecados. Si lo hiciéramos, los odiaríamos. Rogaríamos perdón y haríamos todo lo que pudiéramos para eliminarlos. Veremos que nuestros pecados no solo afectan nuestra salud espiritual, sino que también tienen un gran efecto en los demás.

Fíjate en algunas cosas de Jonás. En su oración, nunca admite culpa o pide perdón. Sigue siendo obstinado y un poco farisaico (lo que veremos más adelante). Está cegado por su pecado, y su negativa a obedecer a Dios no solo le afecta a él, sino también a los marineros con los que estaba y a la gente de Nínive a quien se suponía que debía llamar al arrepentimiento.

Irónicamente, Jonás está más que dispuesto a aceptar la misericordia del Señor mientras está en el vientre de este pez, pero es reacio a que los ninivitas reciban esta misma misericordia.

El pecado es serio, lo comprendamos o no. Algunas veces, el Señor tendrá que llamar nuestra atención de maneras difíciles para abrir nuestras manos y que podamos comenzar a soltar los pecados de los que no queremos separarnos, pero que nos están matando lentamente. Se agradecida por esta gracia en tu vida.

Mirando a Jesús,

Jen

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.