Cuando conoces la verdad

W6D3

WK 06-03

El juego se llamaba “¿Qué tan bien me conoces?” Nos sentamos alrededor de la isla de la cocina en la casa de mi cuñada y garabateamos tres oraciones en un pedazo de papel. Dos declaraciones eran ciertas, pero una era una mentira.

Este no es el mejor juego para jugarlo cuando intentas engañar a tu familia. Nadie te conoce mejor que tus hermanos. Quiero decir, has compartido un cuarto y un baño, y has estado terminando las oraciones de los demás desde que tenías tres años. Tu hermana ha escuchado todas tus historias locas un millón de veces. Ella te ha animado desde la banda en cada partido, y lloró contigo en el sofá cuando te desmoronaste con desilusión desgarradora y derrotada.

Mentir a los que viven cerca de ti día tras día no es fácil. Ellos saben tus cosas.

A veces, cuando estoy luchando con una decisión, recuerdo ese juego. Quiero escribir mis elecciones en un trozo de papel y sentarme en el mostrador de la cocina con Dios.

Señor, ¿cuál de estas es la mentira? Dime por favor.

Durante las últimas 6 semanas, hemos abierto nuestras Biblias y hemos estudiado la verdad. Estamos cansadas ​​de ser engañadas por el enemigo, y queremos descubrir cómo reconocer su engaño y dejar de caer en sus planes.

¿Cómo sabes lo que es verdad? Tienes que vivir con eso.

El apóstol Juan vivió cerca de Jesús como su discípulo durante tres años. Se sentó en la misma mesa y caminó por caminos polvorientos escuchando al Maestro. Vio a Jesús sanar al cojo, y observó horrorizado cómo su Maestro colgaba de una cruz y moría.

Juan nos dice cómo discernir entre la Verdad y una mentira: debemos permanecer cerca de Aquel que es el camino, la Verdad y la vida. (Juan 14: 6)

Cuando Juan dice: “Y conocerán la Verdad, y la Verdad los hará libres”. No quiere decir conocimiento de la cabeza. Puedes tener una gran Biblia abierta en el mostrador de tu cocina, pero no saber la Verdad realmente.

La palabra “saber” aquí implica más que leer, más que estudiar, más que hablar. “Conocer” significa vivir continuamente, permanecer de pie, aferrarse firmemente.

Cuando “conoces” la Verdad, salta de la página de tu Biblia y llena tu corazón. La Verdad se convierte en tu guía. Llevas la Verdad contigo al trabajo y al supermercado. La Verdad susurra, “Camina por este camino” cuando te encuentras en una encrucijada, y reconoces Su voz y la sigues.

 

Cuando dejas que Jesús guíe tus elecciones, determine tus valores y establezca tus objetivos, las mentiras del enemigo no te pueden alcanzar.

¿Quieres reconocer una mentira? Conoce a Aquel que nunca miente. Escucha Su voz sobre todas las otras voces. Llévalo contigo dondequiera que vayas y comprométete a obedecer rápidamente Su voluntad.

Es fácil reconocer una mentira cuando has entregado tu vida a la búsqueda de la Verdad.

Lily

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.