Buscando la belleza que perdura

W5D3

WK 05-03

Pasé el verano después de mi primer año en la universidad trabajando en un campamento de Young Life ubicado en las montañas de Colorado. El aire fresco de la montaña era un bálsamo curativo para mi alma herida. Había estado luchando con un trastorno alimentario durante años y parecía que no podía dejar de hacerme las cosas a mí misma que tan desesperadamente quería dejar de hacer.

Mientras salía a correr una mañana, quedé atónita ante la hermosa escena que tenía ante mí y me detuve a alabar a Dios por su asombrosa creación; por las montañas en la distancia aún cubiertas de nieve, por el hermoso campo de flores silvestres que se extendía ante mí, por el cielo perfecto, claro y azul. En medio de la alabanza, Dios abrió mis ojos para ver algo que había pasado por alto: nunca criticaría la bella creación que estaba percibiendo, pero criticaba tan fácilmente la creación que veía en el espejo. Nunca le diría que hizo una flor del color equivocado o hizo una montaña demasiado alta o demasiado ancha, pero aun así me miraba a mí misma y solo podía ver defectos.

¿Cómo es posible? ¿Cómo podía criticar el trabajo magistral de las montañas y rechazar su creación de mí cuando, en verdad, fui creada por el Gran Artista que solo es capaz de hacer una obra maestra ( Efesios 2:10 )? Más que eso, con mucho más cuidado que a las flores y al cielo que yo admiraba, Él me creó. Él me entretejió ( Salmo 139: 13-14 ) y me hizo a SU IMAGEN ( Génesis 1:27 ). ¿Cómo podría mirar un campo y alabarlo y mirarme en un espejo y no hacer lo mismo?

Dios me mostró que había tomado las guías de belleza de la cultura para mí, pero ese camino está lleno de esclavitud y dolor porque el ideal de belleza está cambiando constantemente. ¿Sabías que a principios de 1900 el tipo de cuerpo ideal era una cintura pequeña y un busto grande? Debido a esto, las mujeres usaban corsés y se les quitaban las costillas para que las manos de un hombre pudieran abarcar sus cinturas. En la década de 1920, el tipo de cuerpo ideal era la de pecho plano, delgada como un raíl, con ojos color carbón y cabello rizado. En la década de 1980, la condición física, la licra y Jane Fonda eran furor y el tipo de cuerpo ideal se convirtió en el que era musculoso y tonificado. El ” ideal de belleza ” sigue cambiando: una parte trasera pronunciada, pestañas que se extienden hasta Canadá, cejas gruesas en lugar de las delgadas como un lápiz de hace diez años. No podemos colgar nuestras esperanzas de belleza en la cultura porque siempre cambiará.

Debemos escuchar al Dios que nos creó sobre lo que nos hace bellas.

La cultura dice: debes tener la ropa adecuada y un maquillaje perfectamente aplicado.

Dios dice: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” ( 1 Pedro 3: 3-4 RV60 ).

La cultura dice: Tu belleza externa es lo más importante de ti.

Dios dice: “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.” ( Proverbios 31:30 ).

La cultura dice: debes tener un estómago plano y brazos tonificados.

Dios dice: “porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.” ( 1 Timoteo 4: 8 ).

Las tendencias de belleza cambian, pero la Palabra de Dios sigue siendo la misma. Debemos obtener nuestras guías sobre la belleza de nuestro Creador en lugar de la cultura. Cuando lo hacemos, encontramos descanso y libertad y somos capaces de usar estos cuerpos que Él creó para Su gloria a medida que mostramos Su esplendor. Recordemos que somos una obra maestra y bella porque nuestro Creador solo hace cosas bellas. Busca crecer en la belleza que perdura.

Kate

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

One Reply to “Buscando la belleza que perdura”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.