Semana 4- Mi vida no trata sobre mí misma

W4D1

WK 04-01

Fue una de esas llamadas que no quieres recibir.

Mi día, aunque ocupado, era bastante rutinario…hasta que recibí la llamada.

Vi aparecer su nombre en el teléfono mientras estaba trabajando en el auto, esperando para recoger a una de mis hijas de la práctica de baloncesto.

“Ang?” pude oír que algo no iba bien desde el momento en el que dijo mi nombre “‘¡Hola Jojo! ¿Cómo estás?”

Mientras hablaba, mi mente pensaba en cuál podría ser el problema. Había visto en Facebook esa semana que un conocido común había muerto de cáncer y pensé que la llamada se trataba sobre eso. Me equivoqué.

“¿Tienes un minuto?”

“¡Por supuesto! ¿Qué sucede?”

Durante los siguientes 20 minutos, el tiempo pareció detenerse mientras me daba las noticias que me rompieron el corazón. “Tengo cáncer en los ovarios”.

Me compartió cómo se había estado sintiendo y que había ido al médico hacía poco. Una visita llevó a otra y a varios escáners. Dos masas se encontraron en su abdomen.

Iba a necesitar una operación.

Mi corazón se hundió al escuchar las noticias. Me sentí como si alguien me hubiera golpeado en el estómago. No estaba preparada para esas noticias. Fue como si me quitaran el aliento y ya no pudiera respirar. Estaba en shock.

Ella, por supuesto, me aseguró que todo estaría bien. Se sanara o fuera al cielo, su salvación es segura.

Más tarde esa semana la operaron y fuimos muy optimistas por los comentarios del cirujano. Todas las masas se habían retirado con éxito y no se había encontrado cáncer en los nódulos linfáticos. Se hicieron biopsias y todo lo que podíamos hacer era esperar el resultado para ver la etapa del cáncer en la que estaba.

Por el éxito de la operación y por saber que el cáncer no había progresado al sistema linfático, me sentía positiva.

Y entonces recibí otra llamada. El cáncer estaba en estado 4. Le dieron un año hasta que las masas volvieran a aparecer.

Mi corazón se rompió.

Esta vez, cuando hablé con ella por teléfono, no pude contener las lágrimas por mucho que lo intentara.

Tenía que ir a verla.

Semanas más tarde me vino a recoger al aeropuerto. En el camino a su casa,  fui directa al grano.

Es muy difícil recibir este tipo de noticias.

Pensamientos como, “¿Por qué yo?” “Por qué ahora?” invaden tu mente.

Hablamos sobre eso. Lo bueno, o malo e incluso lo feo, la verdad que me rompía las entrañas.

No era lo que ella quería.

No era como había visionado su vida.

Ella y Papa están finalmente en sus años de retiro. Tiene cinco nietos menores de 7 años.

¿La recordarían? ¿Qué pasaba con sus sueños de envejecer junto a Papa?

La conversació fue cruda y honesta. Y entonces, tomó un giro.

 

Cuando veo la vida a través de mis ojos, entonces nada tiene sentido. No es justo.

Pero sabes, Ang…mi vida no trata sobre mí misma.

Mi vida es para Su gloria.

 

La dura verdad de la cuestión es que tiene toda la razón.

Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. – Isaías 43:7

Como ves, Satanás trata de tentarnos al pensar que nuestras vidas tratan sobre nosotras mismas. Pero no es así.

Cuando escogemos vivir nuestra vida a través de Él en lugar de nosotras, nos damos cuenta de que la vida no se trata sobre ti o sobre mí.

Fuimos hechas, creadas y formadas d emanera única para Su gloria, no la nuestra.

Una vez que cambiamos el lente a través del que vemos las cosas, los tiempos difíciles, las decepciones y las pruebas toman una nueva luz.

En lugar de verlo como algo negativo, escogemos verlo como una oportunidad única. Cuando escogemos dar a Dios la gloria y alabarle en medio de nuestros sueños rotos y nuestra dura realidad, el mundo se da cuenta.

Una cosa es dar a Dios la gloria y alabarle por las cosas buenas, por los días fáciles. Es totalmente diferente, incluso sobrenatural, poder hacerlo en medio de nuestro dolor.

Este viaje acaba de comenzar para mi amada Jojo. Pero al verla en estos meses, esto es lo que he visto. Las personas que Dios puso en su vida años atrás, aquellas que tuvieron la oportunidad de trabajar con ella, compartir la vida con ella y criar a sus hijos con ella, están llegando a los pies de Cristo gracias a las semillas que Dios plantó en sus vidas a través de los muchos años en los que Jojo vivió su fe de manera intencional para que ellos lo vieran.

Durante años, Jojo ha hablado de la diferencia que Dios hizo en su vida, ahora lo está mostrando.

Cuando escogemos no darle a Satanás la tentación de ver nuestras vidas a través de la lente del “yo”, sino verla a través de la lente de Cristo, nuestras vidas tienen un propósito mayor.

En lugar de centrarnos en nosotras mismas, nos centramos en el ministerio.

Nuestro dolor, problemas y preocupaciones pasan de no tener sentido a tener propósito cuando escogemos verlos como oportunidades para dar a Dios la gloria.

Hablemos: ¿De qué manera Satanás te tentó para ver tu vida a través del lente del “yo”?

Ama a Dios Grandemente,

 

Angela

 

Desafío Semana 4:  Busca maneras de cambiar tu enfoque del “yo” al “ministerio” esta semana. ¿De qué forma cambia esto la forma de ver tu vida?

Plan de lectura semana 4 –

s4

Versículo para memorizar semana 4 –

W4

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.