Trabaja tu jardín

s6d3S6D3

Al comienzo de esta carta, Pablo elogia a los Tesalonicenses por su fe y les recuerda que su ejemplo de valentía es de gran estima.

“Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección;  pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros. Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo,”. 1 Tesalonicenses 1: 4-6

Amada por Dios. Elegida por Dios. Con poder dado por Dios. Vivir incluida. Imitar al Señor. Buscar el bien de los demás. Recibir el mensaje. Alegrarse a pesar del sufrimiento. Eso es lo que significa vivir una vida cristiana.

Pero Pablo sabe que los Tesalonicenses han caído en la pereza también. Entonces él les recuerda que la vida de fe es su responsabilidad. No pueden amar a las personas como Dios manda si dependen de otros para proporcionarles lo que ellos mismos pueden proveer. Y nosotras tampoco podemos.

“ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo. Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos. Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos. Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios.”. 1 Tesalonicenses 2: 6-9

Al terminar este estudio, deja que la impresión duradera de este libro de la Biblia brote de ti como el dulce amor que Pablo describe en forma de cuidado propio, trabajo duro, dedicación, perseverancia y responsabilidad propia. Si no nos cuidamos a nosotros mismos, realmente no podemos cuidar a los demás y no cosecharemos porque estamos tratando de crecer en una tierra yerma.

Dios puso al hombre aquí en la tierra para cultivar un jardín, cuidar la tierra y las plantas y la fruta, y trabajar para alimentarse a sí mismo: ” Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” Génesis 2:15

El suelo rico, las semillas fértiles, el brillo del sol y el refrescamiento del agua traerán nutrición. Un suelo amargo, semillas agotadas, una chispa de luz y un pozo seco no lo harán.

¿Cómo crece tu jardín de vida? ¿Estás trabajando en eso y cuidándote?

Pablo nos dice lo que sucederá si no lo hacemos. “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.” 2 Tesalonicenses 3:10

Note que él no dice: si un hombre no puede trabajar, no comerá. Él dice que si un hombre no quiere trabajar, no comerá.

Dios nos ha bendecido con una abundancia de conocimiento en Su Palabra que nos enseña por qué trabajar, cómo trabajar, para quién trabajar, con quién trabajar, cuándo trabajar, cuándo descansar y con quién lo hacemos todo. ¡Estás haciendo un trabajo increíble permaneciendo en las páginas del corazón de Dios, escribiendo las Escrituras, anotando tus observaciones, planeando aplicaciones y preguntando en oración! ¡Solo nos quedan dos días de este estudio y luego puedes descansar!

Mi oración por nosotras hoy, mi esperanza, son esas palabras que escribimos, porque su Palabra saldrá ahora de las páginas a través del trabajo en nuestros jardines para que podamos alimentar a otras con el fruto de Su verdad.

Así que, queridas, guarden sus corazones, trabajen en sus jardines y ayuden a alimentar a las demás. Haz todo esto por Él, porque Él las ha elegido para hacerlo.

“El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento.”. Proverbios 12:11

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”  Colosenses 3:23

“Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma.”. Salmos 90:17

Todo para su gloria,

Amanda

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

One Reply to “Trabaja tu jardín”

  1. Buenos díasMi nombre es Flor. Desde el pasado 5 de junio no me llegan sus correos con devocionales. Pondrìan informarme si es que debo solicitarlos de nuevo. Disculpen. Gracias. Bendiciones

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.