La esperanza del regreso de Cristo

s4d3S4D3

La iglesia de Tesalónica crecía en fe y en amor cada vez más (2 Tesalonicenses 1: 3). Si te preguntara, probablemente dirías que la fe y el amor son dos áreas en las que también tú deseas crecer.

Pero crecer tiene un precio que muchas de nosotras no estamos dispuestas a pagar.

Los tesalonicenses sufrieron persecuciones y aflicciones. “Resistencia ” es la palabra clave. Cuando las pruebas, las aflicciones y las luchas se crucen en nuestro camino, debemos decidir qué vamos a hacer con ellas. ¿Vamos a resistir y crecer? ¿O vamos a quejarnos y alejarnos de Dios?

Porque, apuesto a que ya lo sabes, la pregunta no es si la aflicción va a venir, sino cuándo .

Decir que estamos viviendo tiempos difíciles en Venezuela sería quedarse corta. Lo sé de primera mano porque vivo aquí.

La gente tiene hambre. No hay medicinas. Las mujeres están muriendo en el parto. No hay alimentos para comprar en el supermercado y los que puedes encontrar son tan caros que apenas puedes pagarlos. Tienes que esperar en largas colas para comprar gasolina para tu automóvil los 2 días de la semana en que lo puedes hacer. Caracas es la ciudad más peligrosa del mundo e incluso aquí, en medio de la nada donde vivo, tienes que estar en casa antes de las 7 de la tarde si quieres estar a salvo.

Y entonces, leo nuestros versículos para hoy…

Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

El juicio justo de Dios.

Cuando miro a mi alrededor y veo gente sufriendo y amigos que se van a la cama con el estómago vacío. Cuando veo la corrupción, la injusticia cotidiana. Cuando escucho a mi hijo mayor preguntar: “¿Por qué no nos vamos?” después de un día difícil, nada me parece justo.

Pero Pablo dice que este es el juicio justo de Dios… con lo cual el problema probablemente soy yo. Yo, que veo las cosas a mi manera humana en vez de mirarlas a la manera de Dios.

Donde el sufrimiento se combina con la resistencia, la obra de Dios está hecha. El fuego de la persecución y de la tribulación es como el fuego purificador de un refinador, quemando la escoria para separarla del oro, produciendo un metal puro y precioso.

Pero el fuego, la purificación, el estiramiento, duelen.

Y no nos gusta el dolor. No nos gusta el sufrimiento. Nos gustan las cosas fáciles y cómodas. Cuestionamos a Dios. Discutimos Su forma de hacer las cosas y Sus tiempos. Nos quejamos, peleamos y salimos con todo tipo de soluciones.

Y olvidamos que es en las dificultades donde el Evangelio cobra vida. Es en medio del sufrimiento que las promesas de Dios se vuelven crudas y reales.

Jesús pagará con aflicción a los que te afligen.

Jesús te dará alivio a ti que estás afligido.

Jesús será revelado desde el cielo.

Él lo prometió y lo hará. Puede que no lo veas en esta vida. Pero lo hará, por la eternidad.  En el cielo. Por los siglos de los siglos.

No te confundas, amiga. La tierra no es el cielo. Y Dios usará los momentos de aflicción en tu vida para darte la oportunidad de aferrarte a Él y a Su Palabra. Para verlo a tu lado, tomándote de la mano y diciéndote “No temas, estoy contigo”.

Porque lo que sea que esté sucediendo en tu vida en este momento, por difícil que sea, mientras tengas que soportarlo, es parte del justo juicio de Dios y te está haciendo digna de Su Reino.

Dios no está sorprendido por lo que estás viviendo y Él te dará descanso. Él usará cada lágrima para Su gloria y pondrá todo en el orden correcto porque Él te ama. Oh, amiga, ¡cómo te ama! Oro para que puedas sentir Su amor abundante en medio de tu dolor.

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” (Romanos 8:18).

Contenta en Su servicio,

Edurne 

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

4 Replies to “La esperanza del regreso de Cristo”

  1. Gracias mi Dios por esta refleccion segun iba leyendo me identificaba con ella. Tengo familiares en Venezuela, y otros que tenia 35 años qye no venia a Republuca Dominicana estan aqui.
    Tengo un hermano con fibrosis pulmonar y su esposa ha estado pasando por unos cuantos años de afliccion con mi hermano y su madre enferma y tiene 15 dias que murio.
    Y yo he tenido muchas cargas en mi trabajo.
    Pero hasta ahora es que he caudo en la realidad y tengo que vivir toda esta situacion con fe amor y con mi esperanza en Cristo. El sabe porq permite todo esto. Y tenemos que estar conforme con su voluntad que es buena, agrdable y perfecta. Agradecerle por todo y esperar en el. Aunque no lo veamos en la tierra sino en la otra vida. Ser fuerte en nuestras debilidades. Buscar su consuelo, paz espuritual y siempre ir a su presencia, ir al trono de la gracia por encontrar su misericordia en el oportuno socorro.
    Gracias por llevar este pasaje a la realidad que estamos viviendo.
    La gloria es de Dios.
    Y toda la tierra esta llena de su gloria y de su majestad.
    Gracias mi Dios por todo.

  2. Amen. El Altísimo ha dicho y sus promesas no tardan.., a El y solo a ÉL sea toda la gloria la honra y el honor. Privilegio es padecer y que estés trabajando en nuestras vidas.

  3. Felicitaciones para Edurne, y que el Señor la proteja a ella y a su familia, porque a pesar de todas las adversidades, ella continúa dando la batalla, y cumpliendo con la tarea que el Señor le encomendó. En verdad hay que luchar la buena batalla y saber resistir hasta el día que Cristo venga a buscar sus hijos, le pido a mi Dios me llene de fortaleza y mucha fe para seguir esperando en el, y creer que su voluntad siempre es buena y perfecta, así no la entendamos.

  4. Esta reflexión fue un balsamo de armonía para mi. En este momento, me encuentro contemplando el Mar, disfrutando del aire, la vista y el olor a salitre, me dejo ir con la brisa… pienso en escenas de mi vida y puedo ver la misericordia de Dios. Agradecida del Creador. Hermanas, q esto q ven mis ojos y siente mi alma, llegue a ustedes en un gran abrazo. Dios es bueno y fiel!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.