Sanando como la miel

S3D3

Conocemos las palabras que nos derrumban y dejan cicatrices. Ya sea que alguien te las haya dicho o tú te las hayas dicho a ti misma, sabes cuáles son las peores que puedes oír. ¿Pero has escuchado las palabras que te edifican? ¿Las destinadas a recordarte que fuiste hecha a Su imagen (Génesis 1:27)?

¿Cómo se vería el mundo si pasáramos nuestros días saltando sobre oscuros escollos y prodigando cascadas de palabras amorosas entre nosotros?

Por primera vez en la historia de la humanidad, tenemos la capacidad de expresar todos nuestros pensamientos a cientos, miles o incluso millones de personas en cualquier momento. La cantidad de opciones y su fácil acceso lo hacen sentir como una dulce libertad. Somos libres de twitear, publicar, graficar o grabar cualquier cosa que nos guste, pero, de hecho, ¿nos hace libres?

Cuando discutes sobre política en Twitter a las 10:00 de la noche, nadie te arrestará a las 11:00 (en los Estados Unidos). Cuando no estás de acuerdo abiertamente con las opciones de crianza de alguien en Facebook al mediodía, nadie va a confiscar su teléfono a las 12:30pm. Te sientes libre.

Pero tal vez esa persona con la que discutiste en Twitter nunca tuvo un atisbo de esperanza en su vida y se aferra a un candidato político para traer la salvación que solo Jesús puede dar. Tal vez esa madre a la que avergonzaste en público vive con suficiente vergüenza de su pasado. Tal vez esperabas algo de gracia después de tu exabrupto, pero no estás dispuesta a extenderla a otros.

Saltar obstáculos oscuros, querer estar en lo correcto, querer ser notado o querer avanzar y extender cascadas vivificantes de palabras amorosas pueden cambiar el mundo, una persona a la vez.

Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos.” Proverbios 16:24

La cera en el panal protege el corazón reduciendo significativamente el colesterol malo y elevando el colesterol bueno. También proporciona efectos antioxidantes que protegen el hígado y previenen la diabetes. La miel cruda evita las infecciones, agudiza la memoria, proporciona alivio de la alergia y aumenta la inmunidad general, por lo tanto, previene cualquier cantidad de enfermedades. También produce un suministro de energía fácilmente absorbible, promueve el sueño reparador, protege nuestra visión y contiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas naturales con efectos de curación de heridas en eccemas, quemaduras, úlceras o incluso tos. Además, la miel ayuda con la absorción de calcio en los huesos, evitando la osteoporosis.

Somos tan responsables de las palabras que escribimos con las puntas de nuestras dedos como las palabras que decimos con nuestras lenguas. Quiero que todas mis palabras se viertan en otros como la miel, no como el fuego.

He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.” Santiago 3:3-6

Cuando dejamos volar nuestras opiniones, no somos realmente libres. De hecho, nos mantenemos a nosotras mismas y a otros en esclavitud. El autocontrol junto con nuestras opiniones suena a restricción. Pero si no podemos controlarnos a nosotras mismas, entonces algo más tiene el control. Cuando permitimos que Dios guíe nuestra voz, ya sea con la lengua o con lo que escribimos, ¡somos liberadas de la oscuridad! Cuando hacemos grandes alardes por Dios, no por nosotros mismos, ¡estamos caminando dignamente y viviendo a la luz de Su gloria! ¡Cuando saltamos las trampas oscuras y extendemos cascadas de palabras llenas de gracia, estamos sanando las almas y los huesos de nosotros mismos y de los demás!

Cuando Pablo escribió esta carta para ser dirigida a los Tesalonicenses hace más de 1900 años, Dios sabía que la necesitaríamos ahora.

Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”  1 Tesalonicenses 5: 9-11

Permitámonos ayudar a sanar a las personas de este momento especial en la historia con el Único. Él murió por nosotros para que podamos vivir con Él. Señor, deja que nuestros corazones se alineen contigo, la fuente de todo lo bueno, para que nuestras palabras vivan contigo porque queremos que te muestren el mundo. ¡Gracias por la capacidad de contarles a otros sobre la salvación en Jesús! Es una salud salvadora. Por favor, muéstranos a quién quieres que edifiquemos hoy para que podamos vivir tu gran comisión de amarte primero a fin de amar a los demás como a nosotras mismas. Esas son metas nobles, pero ya que son Suyas, ¡sabemos que nos ayudarás a avanzar hacia ellas!

Todo para Su gloria,

Amanda

Traducido por Joanna Pérez de Merino

 

Advertisements

2 Replies to “Sanando como la miel”

  1. Que bello, nos acostumbramos hablar cosas que no edifican, que se hacen un hábito, pero el Señor nos habla en su sabia palabra ” Panal de miel son los dichos suaves, suavidad para el alma y medicina para los huesos”. Hermoso….entender que no sólo son de bendición para el otro, sino de sanidad para mi vida. Bendito seas Señor que en tu misericordia te acuerdas de mí, y abres el entendimiento para ponerlo como practica en mi vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.