¡Regocíjate! ¡La muerte ha sido vencida!

S2D5

Miremos donde miremos vemos muerte. Es parte del ciclo de la vida en plantas, animales y humanos. Las flores hermosas en tu cocina, los árboles floreando en tu jardín, el pez en la pecera, o el guepardo corriendo en la savana africana, morirán. Lo más devastador es cuando muere alguien que amamos.

Los cristianos en la iglesia de tesalónica estaban preocupados y temían que los creyentes que habían muerto antes del regreso de Jesucristo se perdieran el evento glorioso del regreso de Jesús.

Pero Pablo les anima (nos anima) de dos maneras:

Llorar la muerte

La muerte es dura. Puede destrozar tu mundo y ponerlo del revés. Es parte de la maldición del pecado. La muerte es horrible en todas sus formas y está bien llorar. Es normal tener el corazón roto, sentirse devastado y triste. Pero Pablo nos dice que aunque lloramos por aquellos que han muerto, no debemos sufri por los creyentes que mueren como aquellos que no tienen esperanza (vs. 13).

Aunque la muerte nos quita a nuestros seres queridos, no los perdemos para siempre. La muerte solo es un estado temporal y la entrada a la presencia de Dios y a la vida eterna abundante.

De modo que cuando nos enfrentamos con la pérdida de un hermano en Cristo, no dejes que tu tristeza te lleve a la depresión. Es solo una pausa temporal en tu relación, no el final.

Entristécete pero no dejes que la pérdida te impida hacer aquello que Dios te ha llamado a hacer. Cada uno de nosotras tenemos una misión y debemos trabajar diligentemente para hacer Su obra. No dejes que la muerte te engañe y te haga pensar que todo está perdido cuando en realidad es la muerte la que ha perdido su poder sobre el creyente.

Regocíjate en la derrota de la muerte

En el medio de la fealdad de la muerte, podemos regocijarnos. Podemos regocijarnos en la esperanza segura de que a través de la resurrección de Cristo, Él conquistó la muerte para que esta no pueda conquistar a Sus hijos.

“La muerte es solo un paso sobre el tiempo y el pecado hacia el dulce Jesús, quien conoció y sintió lo peor de la muerte; porque los dientes de la muerte lo hirieron. Sabemos que la muerte ya no tiene dientes ni mandíbulas, porque están rotas.” Samuel Rutherford.

Cristo sintió el aguijón de la muerte por completo, el mordisco completo de sus quijadas. En lugar de ser un pozo de desesperación, es ahora un puente de esperanza que nos lleva a todo lo que es bueno y santo.

La muerte ya no es el final, sino el comienzo de la vida sin pecado, sin mal, sin lágrimas. Es el comienzo de la vida con Jesús, en la presencia de Dios, perfecta y santa. Es el comienzo del gozo completo.

Los tesalonicenses tenían miedo de que los creyentes que habían muerto iban a perderse el regreso de Cristo, pero las buenas noticias es que, incluso ahí, la muerte no puede estorbar al creyente. Pablo explica que cuando Cristo regrese los muertos serán levantados para que también ellos sean testigos de la gloria de Cristo en Su segunda venida.

La muerte es fea y oscura. Es desoladora y está llena de desesperanza por aquellos que no aman a Cristo. Pero para los hijos de Dios, la oscuridad de la muerte se ha desvanecido con la luz del poder de Cristo.

Sí, la muerte causa dolor a aquellos que permanecen aquí en la tierra, pero nosotros tenemos la esperanza de que Cristo ha vencido a la muerte.

 

Mirando a Jesús,

 

Jen

 

Anuncios

One Reply to “¡Regocíjate! ¡La muerte ha sido vencida!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s