(Semana 2) Cómo hablar con nuestros hijos en tiempos de problemas

S2D1

Soy madre de tres niñas. Mi hija mayor es 12, la del medio 10 y la más pequeña 6 y como muchas madres de hoy en día, lucho con saber cuánto contarles a mis hijas sobre el mundo en el que viven. Aunque no quiero que ignoren los peligros de nuestro mundo, tampoco quiero que sientan miedo de él.

Viendo los pasajes de hoy, vemos a Pablo con un dilema similar con respecto a la joven iglesia de Tesalónica. De forma que envió a Timoteo a fortalecerlos y animarles en su fe.

Pablo no solo les dijo que fueran fuertes en su fe, sino que envió a alguien que fuera hasta ellos.

 

A veces cara a cara es lo que necesitamos cuando nos encontramos en tiempos de dificultad.

La verdad del problema es que Pablo sabía las pruebas que iban a venir. Esa es la razón por la que él mismo no fue – lo habían expulsado de la ciudad. La joven iglesia de Tesalónica había visto esto de primera mano y experimentó la pérdida de la ausencia de Pablo.

Pablo, como si fuera un padre, quiso preparar a estos creyentes para más pruebas como esta. No asustarles, sino prepararlos. Él quería que estuvieran preparados para la aflicción…no sorprendidos por ella.

Porque también estando con vosotros, os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones, como ha acontecido y sabéis.” 1 Tesalonicenses 3:4

Como Pablo, necesitamos hablar a nuestros hijos sobre las aflcciones que pueden encontrar…no para asustarles, sino para prepararlos.

Aunque yo todavía estoy navegando estas aguas turbulentas, hay algunas formas en las que estoy aprendiendo a preparar a mis hijas.

Todo comienza en casa:
Debemos enseñar a nuestros hijos que la aflicción es algo normal en este mundo caído en el que vivimos. Hablar sobre esta verdad es muy importante para la madurez espiritual de nuestros hijos y para su crecimiento. Hablar sobre lo que pasa en nuestra ciudad, nuestro país y el mundo. Limito la cantidad de noticias a las que son expuestas, pero les permito saber sin todos los detalles gráficos, los eventos que están sucediendo. Hablamos sobre ellos y pido su opinión sobre por qué piensan que algo sucedió o por qué una persona reaccionó de esa manera.

 

Aprende de otros:

También he visto que leer biografías de otros cristianos ha sido de ánimo y revelador. Tener la oportunidad de ver la vida de otros y ver cómo Dios obró en ella a través de las aflicciones te ayuda a tener esperanza. Ver cómo Dios usa las pruebas y los tiempos difíciles para moldearles hasta convertirse en las personas en las que se han convertido es inspirador y nos da esperanza y mayor comprensión sobre cómo Dios puede obrar en nuestros tiempos de dificultad. Me ha encantado leer una serie de libros con mis hijas llamada Christian Heroes Then & Now (Héroes cristianos de antes y ahora)

Comparte tu propio testimonio:

También comparto con ellas testimonios de la fidelidad de Dios a través de los años al enfrentarme a pruebas diversas. No quiero que piensen que la vida cristiana es un paseo. No lo es. Los tiempos difíciles vienene…pero no debemos vivir en miedo. Aprender cómo perseverar a través de la aflicción nos ayuda a madurar en nuestra fe y nos enseña a permanecer en la soberanía y el amor de Dios.

Hablemos: ¿Y tú? ¿Qué consejo le darías a otras mamás sobre cómo hablar a sus hijos sobre la aflicción?

Ama a Dios Grandemente

Desafío Semana 2: Esta semana pídele a Dios que te ayude a ver la aflicción en tu vida como una oportunidad de amar y orar por la persona que lo está causando.

Plan de lectura semana 2 –

s2

 

Versículo para memorizar semana 2 –

s2

 

Advertisements

One Reply to “(Semana 2) Cómo hablar con nuestros hijos en tiempos de problemas”

  1. Cuando mis hijas estaban pequeñas, ya hace algún tiempo de eso, mi esposo y yo siempre comentamos con ellas las angustias y situaciones difíciles que viven en la vida las personas. Inclusive hubo un tiempo en que mi esposo estuvo sin trabajo y les hablamos de tomar ese tiempo de estrechez económica para orar y confiar en el Señor y su provisió. Hoy son mujeres de 26 y 21 años y vemos el fruto de haberlas enseñado a ser sensibles a los tiempos de angustias. Gracias a Dios por su cuidado!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.