Combatiendo el miedo con la gratitud

 

W05-03

Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. – Colosenses 3:17

No es un secreto que me encantan las buenas historias.

Me encanta leerlas y me encanta escribirlas. Nada me cautiva más que algo de la vida real, íntimo y personal. Ponle una buena foto y es único.

Las historias tienen el poder de movernos y enseñarnos. Abren nuestros corazones, exponen nuestros sentimientos y nos ayudan a través de nuestras convicciones. Y las buenas historias a menudo nos ayudan a controlar nuestros miedos y ansiedades ayudándonos a avanzar a lugares de confianza y acción.

El mundo y nuestro orgullo nos dicen que seamos protagonistas de buenas historias. Que mostremos nuestro lado bueno en frente de nuestros amigos. Que pongamos las fotos buenas en redes sociales. Que seamos el retrato de tanto orden y belleza como sean posibles para que nuestras historias se vean bien. Para que nosotras nos veamos bien.

Pero ¿te has dado cuenta de qué historias se hacen virales en internet?

Con frecuencia, son los videos y las palabras que son crudas y reales. Las que hablan de esperanza en las situaciones difíciles, del amor que sobrepasa el miedo, en las que el bien triunfa sobre el mal y la gratitud lo redime todo. Puedes pensar en alguna de esas historias ahora mismo, ¿cierto?

¿Por qué pasa esto?

Creo que es porque estamos unidas a una historia de redención.

La Biblia es justamente eso – de principio a fin – una larga historia que nos lleva a través de este viaje increíble de cimas y valles, fe y miedo, de espera…hasta que la esperanza y el sacrificio y la redención finalmente prevalecen. Qué glorioso que la imperfección nos lleva a la gratitud por la provisión del perfecto Salvador.

Es la mayor historia jamás contada.

Alabaré yo el nombre de Dios con cántico,
Lo exaltaré con alabanza.” Salmo 69:30

Puesto que Jesús es la fuente última de gratitud, tú y yo, los que hemos sido rescarados, tenemos una historia importante que contar.

Hoy, escojamos hablar palabras de gratitud en vez de miedo.

“No puedo contar mi historia” dices.

Es demasiado enredada.

Demasiado imperfecta.

Demasiado incompleta.

Demasiado abierta.

Demasiado dura.

Pero espera.

Recuerda que las mejores historias no son las perfectas. Nadie puede relacionarse con ellas. Las mejores historias están centradas en la esperanza y la gratitud en la que vivimos en el medio de nuestras imperfecciones porque toda la gloria se dirige al héroe real de nuestra historia…nuestro perfecto Salvador.

Si viviéramos este tipo consistente y genuino de gratitud en medio de nuestras historias imperfectas…haríamos historias virales.

El miedo no puede reinar en un corazón que está lleno de gratitud.

Combatamos el miedo y elevemos el nombre de Jesús al contar nuestras historias de gratitud una y otra vez…

A Sus pies,

 

 

 

 

HABLEMOS: Cuéntanos tu historia de gratitud a Dios en los comentarios

Anuncios

One Reply to “Combatiendo el miedo con la gratitud”

  1. Doy Gracias a Dios por que hasta aquí me ha, ayudado. Soy madre soltera. Y el Señor no le ha dejado sola. Gloria a, Dios por su cuidado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s