Las cosas de la tierra y la seguridad que nunca se desvanece

El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación; pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba.  Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas” Santiago 1:9-11 RV1960

Su esposo acababa de perder su trabajo de forma inesperada y ella se había acercado, pidiendo oración.

“Oh amiga, sé cómo te sientes…”, comencé a escribir mientras los recuerdos inundaban mi mente.

Sus palabras podrían haber sido las mías solo unos años antes. Lo que se suponía que sería un momento emocionante en nuestras vidas mientras nos preparábamos para recibir a nuestro primer bebé en este mundo, se convirtió en un momento de dolor e incertidumbre ya que repentinamente nos enfrentamos con un futuro desconocido.

Sabía que algo estaba mal desde el momento en que mi esposo entró por la puerta demasiado temprano, antes del final de un día de trabajo. El bebé debía llegar en dos semanas, y con gran alegría y anticipación de convertirme en una nueva mamá, acababa de dejar mi trabajo de tiempo completo la semana anterior. ¿Dónde viviríamos? ¿Cómo pagaríamos nuestras cuentas? Temas como el cuidado de la salud y los pañales se convirtieron en fuentes de tensión en lugar de bendición.

“Pero Dios”, oré. “Me gusta esta ciudad. Estos amigos. Esta iglesia. Esta pequeña y humilde casa que hemos hecho propia, con este vivero recién terminado… “

Dios, por favor no me lleves de este lugar.

Y así como así, confesé dónde estaba mi seguridad, en la familiaridad de los puntos de referencia y las salas de estar; en la abundancia de cosas y cuentas bancarias sólidas, en lugar de en el Dios inigualable que ha tenido todos mis días en Sus manos desde el principio.

En nuestro joven matrimonio, la pérdida de empleos al principio parecía devastadora. Desde la perspectiva de Dios, y eventualmente la nuestra, fue un tiempo invaluable de refinamiento y crecimiento; algo que no regresaríamos para cambiarlo ahora, incluso si pudiéramos. Aprendimos a evaluar cuáles eran las verdaderas necesidades y de qué podíamos prescindir. Crecimos menos impresionados con nosotros mismos y más impresionados con Jesús y nuestra gran necesidad de Él. Identificamos y dolorosamente entregamos ídolos pecaminosos en nuestras vidas. Dios derribó muros de falsa seguridad. Nuestro aprecio por las cosas simples, por el milagro de la vida nueva, y por los demás creció y nos llenó de alegría incluso en medio de días inciertos. Estaba tan a Jesús durante ese tiempo que a menudo me encontraba orando…

Dios, por favor no me lleves de este lugar.

No me lleves de este lugar mundano e inestable que proporciona una comunión tan dulce y estable contigo.

Las cosas de esta tierra nunca satisfarán, y eventualmente todo se desvanecerá. Pero debido a Jesús, hay mucho más en esta vida de lo que podemos ver. A través de cada prueba y cada entrega necesaria, Dios está escribiendo nuestras historias, y quiere que no nos falte nada (Santiago 1: 4) en Su proceso de hacernos más como Él. ¿Por qué iba a atreverme a pensar que mis planes o cualquier disposición mundana podrían superar eso?

¿Y tú, amiga? No ignores el trabajo que Dios quiere hacer en ti. No pierdas otro día persiguiendo las cosas de este mundo como si fueran a hacerte o quebrarte. Descansa en la esperanza y la seguridad que solo Jesús puede dar. Abraza donde te ha colocado. Camina humildemente. Confía en Él completamente. Vive agradecida. Y alégrate sabiendo que te verás un poco más como Jesús al salir del otro lado.

Oh Jesús, si me glorío, déjame gloriarme en Ti…

A sus pies,

 

Whitney

Hablemos: ¿tu seguridad reside en el cielo o en la tierra? ¿Hay un ídolo materialista en tu corazón que necesitas rendir a los pies del Señor?

Traducido por Joanna Pérez de Merino

 

Anuncios

2 Replies to “Las cosas de la tierra y la seguridad que nunca se desvanece”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s