Semana 4 – Miércoles

 

S04D03

Si existe alguna palabra que se repita  a menudo en estas fechas y de la cuál  todo el mundo habla es la palabra Paz. Se nos insta a regalar paz,  se nos motiva a vivir en paz. Y es que  de una u otra manera andamos en búsqueda de experimentarla  en nuestras vidas, ya que asociamos la palabra paz a estar libres de problemas, aflicciones y dificultades.

Así que el  mundo ofrece una sensación de paz que sólo funciona cuando todo va bien. Pero cuando todo se desmorona a nuestro alrededor  parece que desaparece porque se basa en las circunstancias, hasta el punto que puede comercializarse.

Jesús es el verdadero significado de Paz. Vino a esta tierra para traernos especialmente ese regalo que solo experimentamos de la manera que Él lo da. Y eso sucede cuando somos uno a través de Él,  es por eso que Su nombre es “Príncipe de Paz”. Porque Él gobierna a través de Su Santo Espíritu de modo  que pueden haber  dificultades a nuestro  alrededor o sentir  que caminamos por ese valle de sobra y de muerte o atravesamos el fuego de las pruebas. Pero, la paz de Dios, sobrepasa todo entendimiento, y es  la que guarda nuestros corazones y nuestros pensamientos como lo dice en Filipenses 4:7, porque  está conectada a Su voluntad y propósito.

Cuando probamos un medicamento que surte efecto y obtenemos óptimos resultados, inmediatamente lo recomendamos y hablamos de sus beneficios. De igual manera y con total certeza, al experimentar esa paz que es el antídoto perfecto  contra toda ansiedad, dolor, angustia o temor;  podemos dar testimonio y compartir de ella. Esa paz que, aunque  no veamos  el resultado final, nos hace seguir confiando para poder esperar.

¿En qué radica nuestra paz hoy? ¿Podemos decir que  Él es ese Príncipe de paz para nosotras y controla nuestras  emociones? ¿O estamos envueltas en el bullicio  que provocan los problemas y demandas de éste mundo?

Qué  sea Su Paz la que hoy repose en nuestra alma, que gobierne nuestro  corazón y dirija nuestros pensamientos;  que lo único que escuchemos sea  Su voz y pueda reflejarse  en nuestras acciones.

 

Como barro en sus preciosas manos

 

Grethel Elías Ruiz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.