Semana 4 – Lunes

 

S04D01

 

Sin duda alguna la Navidad es la época que más me gusta. Tiempo de perdón, regalos, convivir y más. Y como nos encanta celebrar, celebramos el nacimiento de Jesús, quien es Dios siendo humano, es la promesa del nacimiento de Emmanuel (Dios con nosotros). Éste fue el nombre terrenal que Dios escogió para Él.

 

Como sabemos, a Dios se le llama por diversos nombres. En esta porción veremos nombres divinos y verdaderos, yo le llamaría también adjetivos calificativos. Así Dios se refiere a Su hijo y a Sí mismo, ya que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo uno mismo son.

 

Jesús es Admirable:

Podríamos decir que Cristo es la maravilla de Dios en persona. Es de admirarse porque ningún hombre jamás ha hablado como este hombre (Juan 7:46), es de admirarse porque renunció a todo por amor a nosotros, por morir en la cruz.

 

Jesús nuestro mejor consejero:

El nos dice como pensar (Filipenses 4:8) y por eso “Bendeciré al SEÑOR que me aconseja; en verdad, en las noches mi corazón me instruye.” (Salmo 16:7 LBLA)

 

Jesús es fuerte:

Él es Dios todopoderoso, quien creó el tiempo, espacio, la materia, y todas las cosas. Jesús es nuestra roca, es quien nos infunde aliento para seguir. Es quien nos dice que no debemos temer ya que Él estará con nosotros.

 

Jesús Padre eterno:

“Por qué él es el mismo ayer, hoy y siempre, porque en él está la plenitud de la deidad” (Colosense 2:9)

 

Y finalmente Jesús es PRÍNCIPE DE PAZ porque vino a establecer la paz del ser humano con Dios.

Él trajo la verdadera paz al mundo, es el gran pacificador. Y quienes promovamos y busquemos la paz seremos llamados hijos de Dios (Mateo5:9). Jesús es esa paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7).

 

Cuando descubrimos que Jesús tiene realmente todo lo que necesitamos, es cuando nuestra vida se transforma. En Jesús encontramos todos los tesoros escondidos, y Su voluntad es que lo compartamos con todos, aunque no todos lo crean. No olvidemos que Jesús fue golpeado para que nosotros tuviéramos paz (Isaías 53:5).

 

Así que amigas, ésta Navidad es la mejor época para anunciar y esperar el nacimiento de Jesús. Emanuel, quien es Dios mismo con nosotros; honremos el Señorío de Jesús y confiemos en Él y permitamos que guarde nuestra mente en completa paz. En el nombre de Jesús, amen.

 

Una mujer  determinada

 

Cynthia Zavala

 

Plan de lectura semana 4 –

W4

Versículo para memorizar semana 4 –

SEMANA 4

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.