Semana 1 – Viernes

Hubo una estrella que guió a unos sabios de Oriente hasta el mismo lugar donde vendría a este mundo nuestro Señor Jesucristo. El mismo Señor nos revela este nombre cuando dice:” Yo Soy la raíz y el linaje de David, la Estrella resplandeciente de la mañana” (Ap. 22:16).

Cuando un viajero, que está transitando a través de una larga noche (donde la oscuridad domina todo), ve el alba, siente una esperanza para ese nuevo día.

Esa misma esperanza debieron sentir los magos al enterarse acerca del niño que sería precedido por una estrella. Puede ser que llegara a ellos una profecía (Num.24:17) o Dios se les haya revelado en sueños. No lo sabemos. Pero, de lo que sí estamos seguros, es de que ellos venían a conocer al Rey de los judíos. Ellos sabían de antemano a quien iban a visitar y su propósito era adorarle.

Su llegada causó mucha perturbación en el rey Herodes El Grande. Hombre cruel, que muy astutamente se reunió con ellos y les dijo que apenas encontraran al niño le avisaran para que él también fuera a adorarlo, cuando lo único que quería era matarlo. Pero los magos nunca regresaron porque fueron advertidos en sueños que no lo hicieran.

“Y al ver la estrella se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra” Mateo 2:10-11

Él mismo es la estrella resplandeciente de esperanza y glorioso en Su majestad real.

El oro nos recuerda Su nacimiento, porque Él nació siendo Rey. El incienso nos señala la fragancia de Su vida y la mirra nos habla de Su muerte.

Esto nos debe hacer reflexionar en la vida de fe que tenemos por delante. Jesucristo es nuestra Estrella de la Mañana, nuestra esperanza a un amanecer glorioso. Pero tenemos que poner nuestra parte y estar dispuestas a aceptar la autoridad de Su majestad en nuestras vidas.

Dios quiere que nuestro andar siempre sea en Su presencia, y que tengamos esa comunión permanente en Él, que caminemos en obediencia a Su Palabra.
Amadas hermanas, batallemos por nuestra fe y que nada nos distraiga de mantener nuestros ojos en Aquel que es la Estrella Resplandeciente de la Mañana.

Dios las bendiga,

Carmen Salleres Benavente

Anuncios

4 Replies to “Semana 1 – Viernes”

  1. Gracias…muchas gracias! Mi Padre Amado las bendiga por tan hermosa labor, bendiga a sus familias y me declaro hermana suya en la fe, ahora son mi familia…ya no me siento sola!

  2. Estimadas bendiciones, el Señor es nuestra luz en la mañana. En mis duros momentos siempre recuerdo que cuando más oscura la noche porque pronto amanecerá. Esa es mi fe en Dios de los cielos y la tierra. Gracias por la reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s