El valor de las relaciones piadosas

 

S02-D05

“¿Son hermanas?”

Mi amiga y yo nos miramos la una a la otra en el pequeño consultorio y sonreímos mientras su oncólogo esperaba nuestra respuesta.

Podrías decir eso. Definitivamente somos hermanas. Hermanas en Cristo.

Nos conocimos al tener nuestros primeros hijos en la esquina derecha al final del santuario de nuestra iglesia e inmediatamente conectamos al compartir noches sin dormir, recién nacidos y nuestro amor por Jesús. Docenas de estudios bíblicos, algunos hijos más, un montón de vida y diez años después atravesamos juntas su primer diagnóstico de cáncer. Seis años después de eso, nos sentamos juntas en ese consultorio y escuchamos las palabras que orábamos no escuchar nunca más – su cáncer había regresado.

Las pruebas, aunque brutales en gran medida, le han dado una belleza y profundidad únicas a nuestra amistad y a nuestra relación con Cristo que no tendríamos de otra manera. Oramos una por la otra más fervientemente. Expresamos gratitud con mayor regularidad. Nos aferramos a la Palabra de Dios con mayor desesperación. Amamos de manera menos egoísta. Alabamos con mayor extravagancia. Y somos movidas a hablar de Jesús con mayor denuedo.

La vida está llena de gozos y pruebas, pero alabemos a Dios que no nos ha dejado solas. No solo nos ha dado Su gracia suficiente y Su poder, sino que nos ha dado personas a nuestro alrededor para que, junto a ellas, podamos permanecer enfocadas en Dios, centradas en el evangelio y con la mente puesta en la Gran Comisión al viajar juntas por las montañas y los valles de la vida.

Somos desafiadas a incrementar nuestra fe cuando aprendemos de mentores como Pablo, aquellos que están más lejos que nosotras en su viaje espiritual y que no solo nos guían a la verdad con sus palabras, sino que de manera consistente viven lo que enseñan. Necesitamos personas que animen como Bernabé, compañeros espirituales con los que hacemos juntos nuestro viaje espiritual, para darnos ayuda mutua, compañerismo y ánimo para servir a Dios juntos. Y deberíamos estar a la búsqueda de “Timoteos” en nuestras vidas, la siguiente generación, y tener corazones dispuestos a invertir en estas personas más jóvenes en la fe.

¿Has pensado en tus compañías últimamente?

La Escritura modela una hermosa relación entre Pablo, Timoteo y Bernabé que debería motivarnos a buscar intencionalmente relaciones así en el cuerpo de Cristo. ¿Puedes imaginarte la belleza y la profundidad que podríamos experimentar unos con otros y en nuestra relación con Cristo si cada creyente encontrara este tipo de relaciones? ¿Puedes imaginar el alcance y el impacto que podríamos tener para Cristo si buscáramos el interés de los demás, especialmente a través de las pruebas de la vida?

Si ya estás invirtiendo en este tipo de relaciones, agradece a Dios por ellas hoy (y agarra el teléfono y ¡deja saber a estas personas cuánto significan para ti!)

Quizás no has experimentado aún el tipo de relaciones intencionales descritas aquí. Pídele al Señor con un corazón sincero que te provea de ellas a medida que buscas a alguien a quien animar hoy.

A Sus pies,

Whitney

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s