La Palabra de Dios para las etapas de la vida

S06D3

 

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. – 2 Timoteo 3:14-15

Estas palabras son directamente del corazón de Dios, mi niña, y son para ti.

Desde el momento en que eras una recién nacida, en las horas locas de la noche, cuando sólo tú y yo estábamos despiertas, has oído las palabras que Él respiraba, susurradas en tu diminuto e inconsolable oído. Cómo oré para que el Espíritu usara Sus palabras para dar paso a una paz sobrenatural y descansaras durante esas noches de insomnio que se convirtieron en años. Y Él lo hizo.

A medida que crecías, entre risas dulces y leche derramándose, acurrucándonos en el sofá, escuchaste Su voz en la mañana – nuestra Palabra del Día. La Palabra que nos sostuvo y nos entrenó en los días ocupados de niña pequeña nos sostiene y nos entrena todavía hoy.

Escuchaste Sus Palabras Sagradas mientras estabas colgando boca abajo en el sofá durante el culto familiar; aquellos años en los que tenías problemas para quedarte quieta y pensaba que nunca te mantendrías ocupada. Y justo cuando parecía que todo era por nada, de pronto aportabas Verdad a nuestra conversación, una señal de la misericordia de Dios de que estaba trabajando en los pequeños corazones incluso cuando no podíamos verlo. Había señales de misericordia que nos recordaron proseguir en Su Palabra; y ser fieles en la espera.

En medio del sonido de los platos, voces que compiten, el timbre de la puerta sonando, y la tarea que espera, nos hemos sentado alrededor de nuestra mesa y hemos luchado con asuntos difíciles. Cuando las voces exteriores se hacen más fuertes, Sus palabras se vuelven más dulces. Cuando surgen preguntas, Sus palabras contienen las respuestas. Cuando las noticias se vuelven más frías, Sus palabras son nuestro refugio. Por el poder de Su Espíritu, Sus Palabras nos dan entendimiento, compasión y una mayor comprensión de cómo vivir y brillar en un mundo que no lo conoce. Hemos aprendido que podríamos sentirnos extraños en una tierra extranjera, pero con Sus pensamientos y Su corazón tejidos a través de las páginas que tenemos ante nosotras, nunca estamos solas.

“que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.” – 2 Timoteo 4:2

Desde antes de que tus pies pudieran tocar el suelo, le hacía cosquillas a tu brazo en nuestro banco mientras predicaban la Palabra. En coro y desde el púlpito, Sus palabras inspiradas nos han levantado, convencido, alentado, corregido, y nos han dado una esperanza que no es de este mundo. ¿Y cuando ves que las lágrimas tibias fluyen tranquilamente por mi cara? Simplemente estoy abrumada por Jesús. Tanto remordimiento por mi pecado. Tan humillada por Su gracia. Muy agradecida por la cruz. Sus palabras nos llevan a ese lugar. Nos llevan a Él.

El tiempo es este, mi niña. Ahora es el momento de abrir este Libro para ti.

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. – 2 Timoteo 4:3-4

Cada día se sumérgete en Su verdad. A diario bebe Su presencia. A través de estas páginas preciosas, conoce a Aquel que lo dio todo por ti, y luego nunca, nunca dejes de buscar conocerlo y amarlo más. Otros se apartarán de Sus palabras, siguiendo pasiones temporales en lugar de encontrar libertad duradera en Él. Pero tú – mantente firme en esta enseñanza que has oído. Escóndela en tu corazón y no te apartes de Él. Es tu salvavidas – un cimiento seguro en tiempos difíciles, y tu llamado a perseverar hasta que tu fe sea vista.

Tu Biblia no está destinada a ser guardada en una estantería, sino dirigida a llevarte directamente al Padre.

En Espíritu y en verdad, Él nos ha dado todo lo que necesitamos.

Corre hacia Él.

Conócelo.

Adóralo.

Aférrate a Él.

Y luego toma tu cruz y síguelo a El…

“Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” – 2 Timoteo 4:5 

 A sus pies,

Whitney

Traducido por Joanna Pérez de Merino

 

Anuncios

3 Replies to “La Palabra de Dios para las etapas de la vida”

  1. Bellas palabras de aliento,espero que nuestro Señor te siga dando fuerzas y valor para que sigas animándonos a continuar en éste largo caminar con nuestro Dios.

    El 11 oct. 2017 12:39 a. m., “Ama a Dios Grandemente” escribió:

    > Edurne posted: ” Pero persiste tú en lo que has aprendido y te > persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has > sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la > salvación por la fe que es en Cristo Jesús. – 2 Timoteo 3:14″ >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s