La Palabra de Dios no está encadenada

S05D3

Las últimas semanas habían dejado mi cuerpo sintiendo el agotamiento de viajar por cuatro países con mi marido y nuestros cinco hijos pequeños. Cuando finalmente llegamos a Asia Oriental, nuestros amigos y compañeros de equipo estaban esperando ansiosamente nuestra llegada. Era tarde, acabábamos de volar durante quince horas, y ansiaba desesperadamente llegar a nuestra habitación de hotel. No podía esperar a ser engullida por las cobijas de una cama cómoda y recargarme para los largos días de ministerio por venir.

Caminamos como familia a través de los pasillos del aeropuerto familiar y nos dirigimos al agente de inmigración, totalmente seguros de que todo iría sin problemas y que estaríamos en nuestro camino a esa cómoda cama en cualquier momento.

Sin embargo, el agente echó un vistazo a nuestra gran familia y se hizo evidente que no compartía la misma emoción por  nuestra llegada. De hecho, no perdió tiempo en buscar formas de prohibirnos entrar al país.

Eso no fue todo.

Mientras viajábamos por otro país tres días antes, rompieron nuestro coche de alquiler y todo nuestro equipaje – incluyendo nuestros pasaportes – ¡fueron robados! Dado que nuestros nuevos pasaportes temporales no tenían nuestros Visados ​​necesarios en ellos, nuestra única opción era entrar en Asia Oriental por menos de 72 horas con itinerarios de salida válidos en la mano. Teníamos estos. El problema vino cuando el agente de inmigración se dio cuenta de que teníamos una escala de dos horas en otra ciudad. Estábamos todavía bien dentro de la ventana de 72 horas, pero esto no lo convenció. Después de dos horas de espera, inmigración terminó negando nuestra entrada y seguridad escoltando a toda nuestra familia en el mismo avión en el que acabábamos de llegar. Huelga decir que estábamos devastados porque no se nos concedió la entrada para seguir adelante con el ministerio que habíamos planeado.

Decir que estaba molesta y decepcionada sería un eufemismo. Con el corazón roto, rodeada de lágrimas por nuestros hijos, le dije a mi esposo: “¿Por qué llegamos aquí, y por qué dedicamos tanto de nuestra vida a esta gente?”

Por el resto de mi vida, nunca olvidaré cómo él respondió.

“Es exactamente por eso que venimos y dedicamos tanto de nuestras vidas. Ellos necesitan a Jesús. ¡Necesitan escuchar el evangelio! “

Mi corazón se hundió en mi pecho, y supe que tenía que arrepentirme. “¡Oh Jesús, perdóname y rompe este corazón egocéntrico por aquellos que están desesperados por tu Palabra!”

Hermanas, la gente está desesperada por la Palabra de Dios. ¡Están desesperados por que Jesús venga a transformar sus vidas! Nunca habrá una dificultad que encontremos que llegue incluso cerca del sacrificio que Jesús pagó por nuestra eternidad.

“Si hemos muerto con él, también viviremos con él;

Si perseveramos, también reinaremos con él;

Si somos infieles, él permanece fiel-

Porque no puede negarse a sí mismo.

Pablo entendió el significado de sus palabras. Había muerto en sus transgresiones cuando encontró milagrosamente a su Salvador en el camino de Damasco. Sabía lo que significaba estar muerto y ahora vivir con Él, y vivió esa perspectiva eterna. Sufrió tremendamente por el bien del evangelio.

¡Tenemos la misma oportunidad de vivir también esa perspectiva eterna hoy, porque Su Palabra no está encadenada! Es vida para aquellos que están perdidos y es la vida para nosotros que perdura por el bien de aquellos que todavía necesitan la salvación.

“Por esto soporto todas las cosas por el bien de los escogidos, para que también ellos obtengan la salvación que es en Cristo Jesús  y  con  ella la  gloria eterna.” –  2 Timoteo 2:10

¿Has soportado dificultades por el bien del evangelio? ¿Esta dificultad te ha hecho sentir cansada, decepcionada o frustrada a veces? En primer lugar, sólo quiero decir que lo lamento de verdad, amiga. Ojalá pudiera estar ahí para mirarte a los ojos y abrazar tu cuello mientras cada una de nosotras salimos a esta comisión juntas. Pero, sobre todo, quiero animarte a que lo que estás haciendo para proclamar la Palabra de Dios a tu prójimo, a tus amigos ya las mujeres que Dios ha colocado estratégicamente en tu vida no es poca cosa. La Palabra de Dios no está encadenada, y va a afectar la eternidad en el corazón de estas mujeres. Mantente animada, hermana. Superemos todas las cosas por aquellos que Él ha escogido, y no perdamos de vista la eternidad.

Por su gracia,

Cherice

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

One Reply to “La Palabra de Dios no está encadenada”

  1. Amén, gracias hermana por tu testimonio, muchas veces me siento frustrada y Dios me da regalos como este precioso grupo de hermanas a los pies del maestro que delante de la palabra de Dios aprendemos juntas y nos anima a pelear la batalla como buenas soldados. Dios te bendiga y guarde a tu preciosa familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s