Qué hacer cuando el agua está subiendo

 

S02D1

Vivimos en tiempos en los que las noticias y nuestras redes sociales nos recuerdan que sólo nos preocupamos por nosotras mismas. Haciéndonos creer que solo nos ocupamos de aquellos que se parecen a nosotras, hablan como nosotras o viven donde nosotras vivimos. Sin embargo, hemos visto historias conmovedoras y verdaderas de gente a nuestro alrededor y en el mundo entero. Lo he visto de manera cercana aquí en mi país, cuando en la comodidad de mi hogar en Dallas, se observaban imágenes de hombres, mujeres y familias que perdían todo con las horrendas inundaciones que provoco el huracán Harvey.

 

Semanas y meses anteriores, veíamos y leíamos reportajes de personas que no paraban de pelearse y estaban enfocados en lo que los separaba y no en lo que los unía.

 

Y luego Harvey apareció. Y cambiaron las noticias.

 

La semana de la tragedia que ocasionó Harvey, hemos podido observar lo que las personas unidas pueden lograr, cuando se ayudan las unas a las otras.

 

Cuando ellos se enfocan en solucionar los problemas, juntos salvan vidas, restauran lo que se ha perdido.

 

Y es cierto, vivimos en un mundo caído, lleno de dolor y maldad. Y no hay que dudarlo, pero incluso en la más profunda oscuridad. Dios siempre está allí, trabajando en su pueblo.

 

Y tuve la oportunidad de observar cómo hombres y mujeres comunes se levantaron para ayudar.

 

Y me preguntaba qué pasaría si todos nos levantáramos y estuviéramos unidos, como lo dicen en 1 Timoteo 2:4… el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad…”

 

¿Qué tal si unidos alcanzáramos a aquellos que están dando vueltas en su incredulidad? ¿Qué tal si nos propusiéramos alcanzar a alguien con nuestro amor, nuestro tiempo y con la verdad de la Palabra de Dios a aquellos que no se parecen a nosotras, que no suenan como nosotras o que no viven como nosotras?

 

¿Qué tal sí?

 

Imagínate lo que Dios puede hacer por medio de un grupo de mujeres que tienen ese enfoque, esa pasión y ese deseo de alcanzar a otros con la verdad de la Palabra de Dios… para que ninguno perezca en las aguas de la incredulidad.

 

“Todos los hombres” en 1 Timoteo 2:4 no quiere decir aquellos que lucen, suenan o tienen nuestra misma ciudadanía. “Todos los hombres” quiere decir hombres, mujeres, niños de todas las razas, todas las lenguas, todas las naciones.

 

Por lo que observamos en Apocalipsis 7:9
“…Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos…”

 

Amigas, Dios desea para TODOS los hombres y mujeres que sean salvos por medio de Jesús… no solo aquellos que se parecen, suenan o viven como nosotras. Y con esto en mente, he recordado todas las historias de los hombres y mujeres valientes en Houston que arriesgaron sus vidas para salvar la vida de otros…Sin importar las diferencias, ellos entraron en peligro para llevar luz y esperanza a aquellos que estaba a punto de perecer.

 

Y nosotras estamos llamadas a lo mismo.

 

Este mes, a partir del 20 de Septiembre, nos estaremos uniendo mujeres de:
Venezuela
India
Canadá
Australia
Hungría
Sur África
Indonesia
Polonia
Nigeria
Republica Checa
Brasil
Holanda
China
Italia
Alemania
Francia
y por supuesto los Estados Unidos. Estas mujeres comunes pero poderosas me estarán acompañando en mi hogar en Dallas, Texas por una semana de entrenamiento intensivo. Y te pido que me acompañes a orar por ellas y por esta semana.

 

Porque la verdad, no quiero que solamente leamos 1 Timoteo 2:4…Quiero que lo VIVAMOS completamente.

 

Toma 1 Timoteo 2:4y grábalo en tu Corazón, por qué estaremos equipando estas mujeres maravillosas para que vuelvan a sus países y sean esa fuerza catalizadora de cambio que Dios estará usando por medio de Su Palabra para alcanzar a aquellos que se están ahogando en su incredulidad. Compartiremos la verdad de 1 Timoteo 2:5…solo hay un Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

 

 

Pero, no quiero que lo hagamos sola. Es por eso que los amigos son importantes, y es por eso que te queremos invitar a que nos acompañes en oración a partir de hoy y hasta el finalizar la semana de entrenamiento el 27 de septiembre.

 

Ora con nosotras porque es necesario de que tú y yo, estemos trabajando unidas orando, sirviendo y ofrendando como el Cuerpo de Cristo, para lograr eso que solo Él puede.

 

Acompáñanos a orar por:
– Seguridad para todas en sus vuelos.
– Protección para ellas y nuestras familias.

– Por provisión para cubrir los gastos que esto requiere.
– Para que Dios se mueva de maneras inimaginables.
– Para que el poder del Espíritu Santo este sobre nosotras

– Por sabiduría y entendimiento al prepararnos a alcanzar a estas naciones.

 

Y juntas pongamos en marcha 1 Timoteo 2:4 y entremos en las aguas revueltas. Brazo a brazo, oración a oración, alcanzando, buscando y ayudando. Así como Jesús lo hizo por nosotras.

 

el cual se dio a sí mismo en rescate por todos…” 1 Timoteo 2:6

 

Porque Dios desea que TODOS, hombres, mujeres, niños de cada región del mundo sea salvo y Le conozcan. Y vemos como el mundo grita que hay muchos caminos para llegar a Dios. Pero como hijas del Rey, sabemos que esto no es cierto. Solo hay una manera de llegar a Dios: por medio de su hijo Jesús. Jesús dio su vida por esta razón. Él es el Salvador por Él es lo que nuestros corazones esperan. Su misión debe convertirse en nuestra misión. Sus deseos deben ser los nuestros, porque nadie está por fuera de la Misericordia de Dios. Una mujer, una comunidad…una nación a la vez. 

 

¡Amigas, las aguas revueltas están subiendo y es tiempo de saltar y ayudar!

Conversemos: ¿De qué maneras puedes poner 1 Timoteo 2:4 en acción en tu vida? ¿Qué parte de esta maravillosa historia en el evangelio consideras que Dios te ha equipado para asumir?

 

¡Ama a Dios Grandemente!

 

 

Angela

 

 

Desafío semana 2: Comprométete a orar con nosotras cada día por el Intensivo de entrenamiento de Love God Greatly/Ama a Dios Grandemente, mientras nos preparamos para poner 1 Timoteo 2:4 en acción en nuestro ministerio.

 

 

 

 

 

Plan de Lectura – Semana 2

s2

Versículo para memorizar – Semana 2

s2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s