De dulce a amarga

S01D05

Parece imposible tener esperanza cuando estás llena de dolor y pérdida y tus sueños han sido destrozados. Aunque es difícil creer que Dios está cerca, Su soberanía nunca duerme. Cuando nuestro dolor es profundo y nuestras dudas son grandes, Dios permanece con nosotros.

En este pasaje, Noemí está enfrentando una crisis de fe. Muchas hoy comprendemos y compartimos la profundidad de su dolor. Ella ha perdido a su marido y a sus dos hijos. Lo que debería ser un sentimiento de esperanza por volver a su hogar, Belén, el hogar de su Dios, su fe y su gente – la había dejado vacía y desesperada. Noemí, que significa, dulce, agradable, ahora desea ser llamada Mara, que significa amarga.

En su tristeza, Noemí cree que Dios la está castigando. Cuando nos enfrentamos a la desesperación, nuestros corazones, com el de Noemí, pueden clamar a Dios.

Estoy amargada, Señor, porque Tú me has tratado de manera amarga. 

¿Cómo puede ser este tu plan, Señor? ¿No te he servido fielmente? ¿Te importa si quiera?

 

 

Bendice, alma mía, a Jehová,
y bendiga todo mi ser su santo nombre. 

Bendice, alma mía, a Jehová,
y no olvides ninguno de sus beneficios.

Salmo 103:1-2

 

Dios no solamente extiende la plenitud de Su gracia y Su amor abundante durante los buenos tiempos de nuestra vida. Dios puede usar nuestras dudas, nuestros miedos y nuestro dolor para Su gloria. Nada se pierde o carece de propósito. Podemos estar seguras de que todas nuestras luchas y nuestro dolor están en las manos amorosas de nuestro Padre amoroso.

Noemí, en su dolor, se llamó a sí mismo Mara, porque falló en reconocer la gracia de Dios. Sin embargo, Dios, en Su gracia, bendijo a Noemí con un esposo durante muchos años. En Su gracia, Noemí y su esposo tuvieron dos hijos que la cuidaron tras la muerte de su marido. En Su gracia, sus hijos se casaron y tuvo dos nueras que la honraron y la respetaron a pesar de ser moabitas. En Su gracia, Noemí pudo regresar a su hogar y a su fe en Belén, después de que Dios liberara su tierra de la terrible hambruna.

En la gracia de Dios, Noemí nunca estuvo sola. Ella tenía el amor y la devoción de su nuera Rut, quien compartía las mismas luchas con el dolor y la pérdida. En Su gracia, Noemí se convertiría en la abuela de Obed, quien sería ancestro del Mesías, Jesucristo. La gracia de Dios es mucho más abundante que nuestras circunstancias, nuestro pasado, nuestro dolor.

La gracia de Dios derrama amor, bondad, favor y perdón a todos los que ponen su confianza en Él. Su gracia lo cambia todo. Nuestro plan para nuestra vida es a menudo diferente del propósito de Dios para nuestra vida. El desafío para creyentes es filtrar nuestras experiencias a través del amor de Jesucristo y confiar en Su perspectiva, no la nuestra. Los creyentes debemos ser cuidadosos en no juzgar el amor de Dios por nuestras circunstancias. Anclar nuestras vidas en las promesas de Dios que nos da en Su Palabra nos da la confianza para confiar en Su voluntad y en Su plan para nuestra vida.

Mas yo en tu misericordia he confiado;
Mi corazón se alegrará en tu salvación. 

Cantaré a Jehová,
Porque me ha hecho bien.

Salmo 13:5-6

 

 

Noemí pensó que lo había perdido todo. Ella pensó que su familia había muerto. Pensó que Dios la había afligido. Noemí estaba equivocada. Todo lo que ella pensaba que había perdido fue restaurado como parte del plan de Dios. No hay personas insignificantes o circunstancias pequeñas en la historia de Dios. Incluso cuando lo dudamos, el amor de Dios por Su pueblo es eternamente perfecto, incondicional, e incansable hasta el final de los días.

¿Han hecho tus circunstancias disminuir tu fe en Dios? ¿Cómo pueden tus emociones limitar tu capacidad de reconocer la gracia de Dios en tu vida? ¿Cómo puede estar Dios usando tus pruebas para fortalecer tu fe y revelar Su gloria? ¿Cómo podemos orar por ti a medida que buscas la gracia de Dios en tu vida? 

Paz y gracia,

 

Terria

 

 

Anuncios

3 thoughts on “De dulce a amarga

  1. Alabo tu nombre jehova…bendito seas señor gracias ..padre por tu inmerecida gracias y tu amor a tu pueblo ..creo que no existe ninguna mujer que no se identifique con el libro de rut …mas de una vez …ella sufrio mucho pero Dios redime ..solo tenemos que volver a el..

  2. que maravillosa .es esta esperanza que tenemos en nuestro señor y salvador … solo tenemos que confiar , de tal manera que nada nos pueda ,,separar de EL Y SU PROFUNDO AMOR , por cada uno de nosotras…. GLORIA POR SIEMPRE A NUESTRO SEÑOR …

  3. Amén, gloria a Dios, yo he aprendido mucho de el libro de Rut es uno de los libros más cortos pero sigue indicativos que he leído, yo por ejemplo cometí el mismo error que Noemí, me fuí de la ciudad en donde vivía por motivos cómo los de Noemí desconfiando de Dios, creyendo que en otra ciudad era mejor para mí, pero me encontré con algo que no me esperaba; llegué a esta ciudad llena de ilusiones y proyectos para mi vida, pero las cosas se me salieron​ de las manos, y así como Noemí.crei que Dios me había abandonado, pero no fue así ahora se que Dios tenía un plan para mi vida ahora tengo un mensaje para muchas mujeres y decirles que Dios ha mirado su amargura y la convertirá en dulzura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s