Semana 4: Nadie está demasiado quebrantado para Dios

 

S4D1

En el libro Sorprendido por el gozo, C.S. Lewis comparte una historia de uno de sus profesores de infancia, Mr. Kirkpatrick. Un maestro brillante y amigo personal del papá de Lewis, Mr. Kirkpatrick fue uno de los que le enseñó a Lewis a debatir de manera incansable, construyendo un caso lógico y fuerte y casi imposible de derribar. Un ateo acérrimo, Mr. Kirkpatrick quería que Lewis fortaleciera sus propias creencias.

Sin embargo, muchos años pasaron y por la gracia de Cristo y amistades solidas con muchos cristianos, C.S. Lewis comenzó a cuestionar su ateísmo y en un par de años se convirtió al cristianismo. Debido a su entrenamiento con Mr. Kirkpatrick, Lewis fue un polemista y Dios lo usó para bien. C.S. Lewis se convirtió en uno de los más grandes defensores de la fe cristiana en el siglo 20.

Lo que el hombre quería destruir… Dios lo transformo en bien – Génesis 50:20

En cierto modo, siento que Pablo es un poco como C.S. Lewis antes de que Lewis se convirtiera al cristianismo. Ambos hombres estaban muy bien educados y entrenados a una edad temprana para defender sus “creencias” y oponerse a todo lo opuesto. Ambos eran estrellas en su mundo académico con grandes expectativas de quienes los entrenaban.

En la práctica del judaísmo, yo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi celo exagerado por las tradiciones de mis antepasados.”- Gálatas 1:14

Pablo era el más judío de todos los judíos; él era de la elite. Tenía la educación y el estrato social, y él lo sabía.

Por ese orgullo en su corazón, Pablo estaba cegado a la verdad.

Era un hombre de obras religiosas y era un hombre que cumplía rigurosamente con todas las reglas establecidas.  Pablo estaba enfocado en hacer lo correcto y perseguir a aquellos que él consideraba estaban equivocados, tanto así que dejaba ver lo que Dios estaba haciendo en el mundo… redimiéndolo por medio de Jesucristo.

Y sin embargo en Gálatas 1:15 podemos ver como Dios había escogido a Pablo desde su nacimiento, preparándolo toda su vida con un solo propósito, el que fuera uno de los más grandes defensores de la fe cristiana.

Nada del pasado de Pablo se quede sin usar.

Ese orgullo que lo habia llevado a ser el mejor, el más valioso y el moralista, había sido reemplazado por la gracia de Dios. Dios en Su maravillosa redención usó todas las experiencias de Pablo, sus fallas, y ese orgullo audaz para quebrantarlo y luego equiparlo para que fuera el hombre que construiría la iglesia del Señor– esa misma iglesia que un día él persiguió.

“El conocimiento del Antiguo Testamento, el entusiasmo, el entrenamiento, el esfuerzo que estaba usando para oponerse a Dios y a su iglesia estaban siendo utilizados por Dios para quebrantarlo y equiparlo para ser el instrumento de Dios para construir su iglesia. Dios había estado trabajando todo el tiempo para usar a Pablo para establecer la fe misma a la que se había opuesto (v 23). “- Tim Keller

 

¡Qué poderoso recordatorio para todos nosotros hoy: ¡NADIE está demasiado quebrantado para la gracia redentora de Dios!

Si Dios puede tomar a un hombre como Pablo – un hombre que estaba lleno de orgullo, que odiaba a los cristianos e incluso los mataba – y cambiar su vida, ¿cómo podemos dudar alguna vez de que puede volver a hacerlo?

Nunca olvidemos que servimos a un Dios asombroso que redime al religioso más orgulloso, como lo hace a los perdidos. ¡Nadie está demasiado lejos para que nuestro Señor lo toque con Su asombroso amor y gracia!

¡Tomemos valor y deleitémonos en la poderosa manera en que Dios trabajó en la vida de Pablo para redimir su pasado y traer esperanza para su futuro! Así como Dios extendió la redención a Pablo, Él también lo hace con nosotras. Dios toma nuestros pecados, nuestros malentendidos pasados, nuestro previo entrenamiento y le da propósito a todo.

 

No tengamos miedo de nuestro pasado y de esos pecados que desearíamos que pudiéramos borrar, sino que permitamos que Dios los redima para Su gloria como lo hizo en la vida de Pablo.

 

¡Ama a Dios Grandemente!

 

Angela

 

Desafío semana 4 – Esta semana, pasa tiempo en oración por todos aquellos “Saulos” en nuestras vidas, pidamos a Dios que intervenga en sus vidas y los redima de su pasado religioso para la gloria de Jesús. Y ten esperanza amiga, Dios convirtió a Saulo en Pablo, ¡y el podrá hacerlo otra vez!

 

Plan de lectura semana 4 –

sem 4

Versículo para memorizar semana 4 –

S4

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s