Semana 5 – Fortaleza en un mundo lleno de tentación

s5d1

Mis pies usualmente tocan el piso cada mañana a las 5:00am. Y si me preguntas si soy tentada fácilmente por las cosas de este mundo te diré, “no, ¿cómo se te ocurre?”
Haber dormido bien, tener una taza de café en la mano y el hecho de no haber interactuado con ningún ser humano ni haber tenido un pensamiento coherente hasta en ese momento, tiene mucho que ver con mi respuesta. hehe. Pero espera un minuto o dos, a que unos chicos hambrientos comiencen a aparecer en la mesa y me dé cuenta de que mi corazón es engañoso, que este mundo es despiadado y que una taza fuerte de café no me lleva todo el camino.

Es un mundo lleno de tentaciones en el que vivimos.

Y agrégale a eso nuestros corazones pecadores (como decía Pablo, usualmente nos deja hacer las cosas que no queremos hacer), y un verdadero enemigo (que está constantemente merodeando y rugiendo como un león, en busca de quién devorar), y no estoy exagerando al decir que cuando nuestros pies tocan el piso casa mañana entramos en una zona de guerra.

“Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.” – Proverbios 1:10

No importa en qué etapa de tu vida te encuentras, ninguna está libre de tentación. Joven o adulto, nuevo creyente o espiritualmente maduro, por tanto, vivamos en este mundo, estamos rodeadas de pecado y de otros pecadores.

Leeremos esta semana que los hombres son avaros por ganancias injustas y que no les importa llevarse a nadie por delante. Esa tentación por tener más, nos visita cada noche, ese adulterio, esta tan cerca como el vecino del lado, y ese enemigo está a solo unos pocos pasos de nosotras. Cuanto antes reconozcamos los grandes peligros que se ciernen alrededor de nosotros, antes podremos tomar medidas para luchar contra ellos.

“…Pero ellos a su propia sangre ponen asechanzas, Y a sus almas tienden lazo. Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, La cual quita la vida de sus poseedores.” -Proverbios 1:18-19.”

Aquí está la cosa … no importa lo seductor que inicialmente se vea, el pecado nunca produce la recompensa que esperamos. Sólo caminar en la sabiduría de Dios – encontrar nuestra plena confianza, entrega y satisfacción en Él – puede darnos la paz que nuestros corazones anhelan.

Así que, hablando prácticamente, ¿cómo podemos manejar las tentaciones cuando vienen a nuestra vida?

En su libro Amo comer, odio comer, Elyse Fitzpatrick recomienda escribir una lista de pasos que te ayudarán a combatir la tentación. En su ejemplo ella comparte la tentación de comer más de la cuenta, pero quizás esta no sea la tuya, pero hay muchas más:

  • Le pediré al Señor que me ayude a recordar, que Él nunca me dejará o me abandonará.
  • Dirigiré mis pensamientos a Su bondad y Sus bendiciones en mi vida.
  • Recordaré que mis viejos deseos o ídolos nunca me ayudaran a encontrar paz o dicha.
  • Llamaré a mi compañera de oración y le pediré que ore conmigo.
  • Si es posible, iré a caminar y me iré de la cocina o iré a otra habitación
  • Recordaré que Dios me está viendo y que me ama demasiado, tanto que El envío a Su Hijo para morir por mi pecado
  • pondré algo de música de alabanza o mi Biblia en audio y cantare y agradeceré a Dios por Su bondad.
  • Buscaré mis versículos sobre disciplina para alimentarme y comenzare a leerlos.
  • Y, si he comenzado a pecar, me arrepentiré y me detendré. Recordaré que no debo seguir a pesar de que ya comencé. No estoy buscando la perfección, pero si me detengo ahora, sé que Dios estará complacido conmigo.

No importa que tan “fuertes” pensamos que somos, no podemos pelear contra la tentación con nuestro carácter humano. Jesús les dijo a los discípulos, que el espíritu está dispuesto pero la carne es débil (Mateo 24:41) incluso ahora, Satanás estaría feliz de pillarnos con las defensas abajo, y nos tentará en nuestras áreas débiles cuando menos lo esperamos. Pero con un plan de acción establecido- ese que pone la Palabra de Dios en primer plano- podemos tomar pasos diarios para llenar nuestras mentes con la verdad e intencionalmente alejarnos del pecado que tan fácilmente nos envuelve. Y recuerda, si pides a Dios sabiduría, Él te la dará generosamente (Santiago 1:5)

Amiga, no es el momento de detenerte. estemos alerta a las tentaciones que nos llegan! ¿Qué pasos tomarás para pararte firme en este mundo lleno de tentaciones?

Comparte maneras prácticas para animarnos unas a las otras en la sección de comentarios…

A Sus pies,

Whitney

Desafío semana 5: Identifica un área en tu vida en la que te sientes tentada a ir a la manera del mundo y no la de Dios. Escribe una lista de pasos prácticos que llevarás para combatir esa tentación. Luego busca a una mentora o amiga sabia en la fe y pídele que ore contigo y que te dirija a la verdad sobre esa situación en la Palabra de Dios, pídele también que de manera amorosa este pendiente de ti en esta situación.

Plan de lectura semana 5 – 

s5

Versículo para memorizar semana 5 – 

s5

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s