Viviendo la profecía

 s1d3

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6-7)

 

Isaías tuvo el privilegio de dar la mejor de las profecías para el mundo: El nacimiento del Mesías. Quien vendría a salvar y restituir la relación perdida entre el Señor y los hombres.

 

Dios lo revela como niño, para mostrar la humanidad de Jesús. Lo revela como hijo, como HIJO UNIGÉNITO de Dios, y a la vez menciona el principado sobre su hombro. Es la soberanía de Jesús como Rey de reyes. Sigue el profeta detallando las cualidades y nombres con los cuales será reconocido el niño que traería la salvación.

 

Años atrás leí un libro en el que hacían una referencia especial a las diferentes maneras de nombrar a Dios, y describía que, de acuerdo a la forma en cómo Él nos mostraba Su poder en nuestras vidas, era así como le llamábamos en la oración. En el devocional de hoy encuentro cinco formas de nombrar a Jesús: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno y Príncipe de Paz.

 

Admirable y Consejero: quién mejor que Él para guiarnos en todas nuestras decisiones y en nuestro proceder. Dios Fuerte, es quien me protege, guarda y libra de todo mal. Padre Eterno, me formó y escogió desde antes de nacer, antes de la creación del mundo y es quien me ha amado sin principio ni fin. Príncipe de Paz, en Jesús encuentro siempre esa paz que sobrepasa todo entendimiento, aquella que no alcanzan palabras para describirla, en medio de las dificultades.

 

Tenemos el privilegio de vivir la profecía anunciada por Isaías, tenemos a ese “niño” que trajo salvación, esperanza, luz, guía. Que siendo Dios se hizo hombre, y siendo Rey nació en un pesebre, pero vino a regalarnos Vida Eterna.  Anunciemos a todos el nacimiento de Jesús y recordemos la razón por la cual   vino a esta tierra.  Sigamos proclamando sin cesar con nuestra vida, nuestro corazón y con todo nuestro ser: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

 

Alcanzada por Su Gracia,

Carolina de Santos


 

Si aún no lo has hecho, puedes descargar tus materiales aquí –

GUÍA DE ESTUDIO – DIOS CON NOSOTROS

portada

Y si tienes peques en casa, o eres maestra de escuela dominical, quizás quieras descargar también la Guía de niños que acompaña a la nuestra –

GUÍA PARA NIÑOS – DIOS CON NOSOTROS

portada-navidad-ninos

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s