Si mi pueblo… si mis hijas

 

s2d5

Leer 2 Crónicas 7:14 me recuerda lo maravilloso que es nuestro Dios. Como un Padre amoroso, siempre encuentra manera para el perdón.

Me encanta cómo comienza… nos recuerda de quién somos.

 

Somos Suyas.

Somos llamadas por Su nombre.

No hay error en cuanto a quién pertenecemos…incluso con nuestros errores, incluso en medio de nuestra rebelión…incluso en nuestro pecado…aun somos Suyas. 

 

He orado 2 Crónicas 7:14 una y otra vez en los últimos años…y aun más recientemente con la elección presidencial a la vuelta.

 

Padre, perdónanos. Sana nuestra tierra…sana nuestros hogares…sana nuestros corazones. 

Nos hemos alejado de Ti.

Y como hijas tuyas, que llevamos tu nombre, hemos votado más con la mente en nuestras chequeras que en las necesidades de nuestros vecinos…por favor perdónanos. 

 

Como Tus hijas, hemos votado por políticos que no valoran la vida y deniegan a los niños el derecho a vivir. Aquellos con los que Tú mismo nos has bendecido para dar testimonio del milagro de la vida: Hemos hecho un dios de la ciencia y permitido que voces, corazones y mentes que no te conocen declaren cuándo comienza la vida.

Si la muerte viene al detenerse el latido del corazón…¿no comienza la vida con él? 

Como hijas Tuyas, hemos permitido que el racismo se infiltre en nuestros hogares, nuestras iglesias y nuestros corazones. ¿Acaso no somos el Cuerpo de Cristo? ¿Acaso no es cada parte del cuerpo igual de importante? Si la mano no puede decirle al pie que no lo necesita, tampoco una hermana blanca/negra/asiática o hispana le puede decir a otra hermana “no te necesito”. Nos necesitamos unos a otros. Hemos sido creadas a imagen de Dios y cuando devaluamos una raza deshonramos a Dios. Por favor, Jesús, perdónanos. 

¿No fue tu sangre vertida por todas nosotras? 

Como hijas Tuyas, nos hemos permitido estar demasiado ocupadas y en lugar de adorarte a Ti, adoramos nuestras obras para Ti… por favor, perdónanos por poner nuestros sacrificios y obras por encima de nuestra relación contigo.

Como hijas Tuyas, te hemos reemplazado con muchos dioses en nuestras vidas…el dios del dinero, el dios de la fama, el dios del placer, el dios de la seguridad, el dios de las posesiones, el dios de la comida, el dios de la necesidad de aprobación… y la lista sigue y sigue. Perdónanos.

Somos los israelitas de la época moderna. Dios ha hecho cosas maravillosas en nuestras vidas, en nuestras familias, en nuestro país… y nos hemos olvidado. Nos hemos vuelto hacia dioses falsos para encontrar nuestras respuestas, nuestro valor, nuestra esperanza, nuestro futuro.

Y hemos entristecido el corazón de Aquel que lo hizo todo por nosotras.

Hasta que haya arrepentimiento, no habrá diferencia, no habrá libertad, no habrá resurgimiento. Nada cambiaré a no ser que nosotras cambiemos algo .- Ann Voskamp

Pero Dios en Su gran misericordia extiende una vez más el perdón y nos da 2 Crónicas 7:14, ¿qué es lo que dice?

 

  1. Humillarnos – ¿Qué significa esto? Significa que nos damos cuenta de que no somos Dios. Que hemos cometido errores. Que no lo sabemos todo. Hemos pecado y elegimos nuestro camino en lugar que el Suyo.
  1. Orar – Confesar nuestras deficiencias y pedir a Dios perdón. Admitir dónde nos hemos equivocado y aceptarlo.
  1. Buscar a Dios – En lugar de alejarnos de Dios por nuestro pecado, debemos volvernos a Dios, buscarle, Su ayuda, Su misericordia y Su voluntad en lugar de la nuestra.
  1. Volvernos de nuestro pecado y convertirnos de nuestros malos caminos – Debemos poner nuestras palabras en acción y cambiar. Las palabras no tienen significado si no van seguidas de comportamiento.

 

Veamos la misericordia de Dios cuando nos humillamos, oramos, lo buscamos y nos volvemos a Él…

“entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Crónicas 7:14

 

Escuchar, perdonar y sanar…NUNCA debemos olvidar que servimos a un Dios SANTO y lleno de gracia.

Él es el Padre que corre a Su hijo pródigo en el momento en el que lo ve desde lejos.

Él es quien se agacha hacia la mujer adúltera…haciendo contacto visual con ella y dándole aquello que ella necesitaba de manera desesperada… el perdón. 

“La gracia de Dios no viene de un lugar lejano o de un Salvador inalcanzable. No está atrapado ni condicionado por la imperfección humana. No. Por Jesús, esta gracia viene de un Dios accesible, un Padre compasivo cuyo corazón se vuelve a escucharnos susurrar Su nombre y está listo para darnos la bienvenida con brazos abiertos”. Whitney Daugherty, Eres Perdonada, p 40.

Ahora es el tiempo de humillarnos a nosotras mismas, admite de dónde te has desviado, busca a Aquel que nos buscó en primer lugar y cuyo poder nos volvió de nuestro pecado y, con cuyo perdón, vivimos como hijas del Rey de reyes.

Nunca debemos olvidar que con Jesús siempre hay esperanza.

 

Amado Jesús, perdónanos. Hemos pecado en Tu contra, hemos ido por nuestros caminos, hemos hecho nuestro propio camino y valuado nuestra sabiduría sobre la nuestra. Jesús danos fuerza para cambiar, para ser cambiadas…para ser valiente, amar en profundidad y perdonar como tú nos has perdonado. Y, por favor, Señor, sana nuestra tierra

 

Ama a Dios Grandemente,

 

-Angela

 

Hablemos: ¿Te comprometerías a orar por tu país todos los días? Comparte tu oración hoy con nosotras.

 

 

Anuncios

6 thoughts on “Si mi pueblo… si mis hijas

  1. Que lindo mensaje, sí es verdad, necesitamos llegar a su presencia y buscar su rostro ,humillarnos orar y pedir a nuestro padre que sane nuestros corazones y nuestra tierra .

  2. Gracias Edu, por compartir de gracia, lo que de gracia recibes. Hoy en en la congregación estaremos orando por nuestro amado y tan necesitado México. Y como dices, así me comprometo a hacerlo todos los días! Bendiciones.

  3. edificante, hoy es el día para orar al señor en busca del perdón, y saber que le me escucha, me perdón y sana nuestra tierra oro, hoy por colombianos mi país, oro por Barichara, reconozco que le fallado a mi Señor y clamó a el para que me perdone.

  4. Gracias Dios por éste pais que me acogió desde que estoy casada con un chileno. Te ruego por corazones sencibles que puedan creer en el Salvador. Cristo, que cada día extiende su misericordia y favor hacia los que le invocan de veras. Gracias por poder predicar el evangelio con libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s