Semana 2 – El Camino hacia el Perdón.

Eres Perdonada / AmaaDiosGrandemente.com

 

Comencemos la semana 2 siendo muy honestas entre nosotras. Siéntate en tu silla favorita con tu café o Te, por que es el momento de que conversemos de la manera en la que por medio de nuestras redes sociales o el domingo en la iglesia no hacemos, algo más privado y profundo.

Esta semana hablaremos del Camino al Perdón – la respuesta al problema que teníamos con el pecado y que destapamos en la semana 1. Imagínate que esta semana es el paso crucial en una consejería– ese momento en el que has identificado el problema, has escarbado en tu alma, reconociendo que tienes una necesidad –y es el momento de ir por la solución.

Para algunas, quizás es darse la oportunidad de mirar mas allá de su interior y aceptar la necesidad del perdón. Has agotado todas las opciones y descubriste que no tienes nada a menos que eL Salvador tome el control. Pero creo también que hay algunas de ustedes que no están listas apar dejar la pelea. Piensas que con suficiente auto sugestión y hablar contigo misma y trabajar duro puedes entender lo que necesitas por tu cuenta.

Te entiendo. No es fácil rendirse.

Desde el momento en el que Adán y Eva  presentaron el pecado al mundo, ha sido parte de la naturaleza humana tratar de entenderlo y hacer las cosas por nuestra cuenta:

Ocultamos nuestro pecado, orando para que con suficientes distracciones y pretensiones nadie lo note.

Comparamos nuestros pecados, apuntando la paja en el ojo ajeno, sin reconocer la viga en el nuestro.

Contribuimos con buenas obras para “balancear” nuestro pecado, trabajando duro y haciendo cada vez más con la esperanza de encontrar el favor de Dios y de los demás.

Pero seamos bien honestas: cuanto más corremos y tratamos de escondernos de nuestro pecado, más miserables nos sentimos. Ocultar y comparar nuestro pecado – e incluso contribuir desde lo mejor que haya en nosotras – no creará nunca un puente entre la separación que el pecado ha creado entre nosotras y Dios.

Escucha, está bien admitir que no lo podemos hacer solas.

Por eso vino Jesús.

“No estoy segura de cuánto tiempo pasé ocultándome bajo esas sabanas, pero fue un tiempo considerable ya que pude pensar en cada escenario posible de cómo terminaría la situación. Lo que diría a mi favor. Cómo mis padres contestarían. Esperaba lo peor, pero fui  aceptada con amabilidad y con los brazos abiertos. Dudé en dar afecto pero fui recibida con amor incondicional. Había anticipado la separación, el rechazo y las consecuencias pero fui tomada como una pequeña que necesitaba perdón, comodidad y descanso.

¿Cuánto más es la perfección del amor del Padre para cono nosotras? La Gracia de Dios no viene de un lugar remoto o de un Salvador inalcanzable. No está condicionada por la perfección humana. Oh no. Por Jesús, esta gracia viene de un Dios asequible; un Padre compasivo que tiene Su corazón listo para escucharnos cuando susurramos Su nombre y está preparado para recibirnos con los brazos abiertos. El regalo de la gracia creó un puente en el espacio que nos separaba de Dios y ahora es un lugar al que continuamente podemos vivir… y estar confiados.“ – Eres Perdonada, p. 40

¿Estás cansada del peso de tu pecado? ¿Cansada de ocultar, correr y pretender que lo tienes bajo control? ¿ Frustrada por tu incapacidad de derrotar esto por ti misma?¿Buscando paz en los lugares equivocados?

 

Hay un camino mejor.

 

Hay solo UN camino.

 

Te invito a correr a los brazos de Jesús y encontrar el camino al perdón.

 

“En El tenemos redención por su sangre, el perdón  de los pecados, según las riquezas de Su gracia que hizo sobreabundar para nosotros.” –Efesios 1:7

 

A Sus pies,

 

Whitney

 

***Conversemos: ¿Sigues batallando sola con tu pecado?  ¿Qué cosas te impiden aceptar que Jesús es la única manera de recibir el perdón?

 

Desafío Semana 2:

En tu guía de estudio, haz una tabla con tres columnas tituladas: encubrir, comparar y contribuir. Pídele a Dios que busque en tu corazón si hay algo en alguna de estas áreas que estás haciendo para tapar el pecado en tu vida. Después de escribir pasa tiempo en oración confesando estas áreas a Dios y pidiéndole ayuda para que te alejes de esos pecados.

 

Plan de lectura semana 2 –

plan-de-lectura-s2

Versículo para memorizar semana 2 –

semana-2

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s