Tres palabras que decir cuando estás perdiendo la fe…

s8d3.jpg

“Pero fiel es el Señor…” – 2 Tesalonicenses 3: 3

Estábamos a 2.000 millas de casa, siguiendo adelante con nuestro firme compromiso de encontrar a propósito aventura en nuestros primeros años de matrimonio. El día había estado más-caliente-de-lo-que-estábamos-acostumbrados, explorando la gran ciudad, caras nuevas, y una entrevista de trabajo que parecía prometedora. Volvimos a la habitación del hotel tarde por la noche – cansados pero satisfechos – para encontrar una nota que habían deslizado debajo de la puerta de nuestra habitación.

“Llame a su padre inmediatamente.”

De repente más alerta que cuando llegamos, nos abrimos camino a través de líneas telefónicas y tarjetas de llamadas para conectar con mi suegro. Se había producido un accidente, y en un instante, mi suegra de cincuenta y dos años se había ido.

Así sin planificar.

Así de impactante.

Algo tan surrealista nos estaba pasando a nosotros.

Lo que sucedió después está borroso, y todo lo que podemos deducir es que el Señor debe haber colocado un ángel disfrazado en la recepción del hotel esa noche tarde. Con las lágrimas corriendo en nuestros rostros y el cuerpo tan débil que apenas podíamos estar de pie, susurramos las palabras: “¿Puede usted ayudarnos?”.  Antes de darnos cuenta estábamos en el siguiente vuelo a casa, atrapados en una terrible pesadilla de la que desesperadamente deseábamos poder despertar.

Su muerte había sorprendido su pequeña ciudad natal en Indiana, donde fue maestra de escuela primaria y una amiga para muchos. La línea de ingreso al funeral de horas de largo, desbordada de todo el mundo desde sus jóvenes estudiantes y sus padres hasta los amigos de toda la vida que habían viajado desde el otro lado de las fronteras estatales. Nos quedamos de pie dando la mano y aceptando condolencias hasta casi la medianoche.

“Asegúrate de que tú audazmente predicas el Evangelio.” 

No pudieron haber sido más claras y familiares las instrucciones para un funeral. Y audazmente lo predicaron. En un auditorio lleno de cientos, el pastor habló de verdad, esperanza y vida. La vida que se compone de infinitamente más que de lo que este mundo tiene que ofrecer. La vida que dice que Jesús es mejor, que Jesús lo ha hecho todo, que Jesús es digno, y que Jesús es fiel en medio del más profundo sufrimiento que tendrás que afrontar en esta tierra.

Y con la cabeza gacha y las manos levantadas a través de la habitación, yo tenía un asiento de primera fila delante de la fidelidad de mi gran Dios ese día.

Él fue fiel en la vida, dibujando a mi suegra como a sí mismo y haciendo de ella una nueva creación en Cristo.

Él fue fiel en la muerte, asegurándose de que el tiempo expirado en la tierra realmente no es el fin para aquellos que confían en Él.

Y Él fue fiel en el sufrimiento, proporcionando gracia sobre gracia y haciendo conocido Su Nombre a los que desesperadamente necesitaban oír de su necesidad de un Salvador.

Este es nuestro Dios, y Él es como ningún otro.

Entonces, ¿cuáles son las tres palabras que podemos decir cuando este mundo siente sin esperanza, cuando nuestros enemigos son implacables, y cuando nuestro pecado nos enreda? Alabado sea Dios que aún en nuestra infidelidad…

Él. es. fiel. 

Él es fiel… en la vida, en la muerte, en el sufrimiento y en un millón de otros momentos mundanos a lo largo de nuestros días ordinarios. En todas estas cosas, “pueda el Señor encaminar vuestros corazones al amor de Dios y a la paciencia en Cristo.”(2 Tes. 3: 5)

Y así, Padre, por lo que Tú eres podemos confiadamente ponerlo todo a tus pies una vez más y orar “Hágase tu voluntad”.

* Hablemos: compártenos un momento en tu vida en el que hayas experimentado la fidelidad abrumadora de nuestro gran Dios… 

A sus pies,

Whitney

Traducido por Joanna Pérez de Merino

 

 


NUESTRO PRÓXIMO ESTUDIO – ERES PERDONADA

YAF promo square Spanish.jpg

En este mundo quebrantado todas hemos sido alcanzadas por la vergüenza, la culpa y las relaciones difíciles. Pero Dios tiene una manera mejor. Así sea que necesites el perdón y la nueva vida que Jesús nos da a cada una de nosotras o que estés buscando relaciones libres de culpa y contienda, este libro es para ti. A través de la lente de Dios más historias de la vida real, Eres Perdonada nos recuerda a las lectoras que lo que Jesús hizo en la cruz es lo único que nos libera de la prisión de la falta de perdón…

En la cruz Jesús satisfizo la ira de Dios.

En la cruz Jesús pagó nuestro rescate.

En la cruz Jesús fue castigado por nuestros pecados.

En la cruz Jesús destruyó el poder del pecado y la maldición de la muerte.

Y en la cruz Jesús aseguró el perdón para aquellos que creen en Él.

Eres perdonada

En este studio de 8 semanas de Ama a Dios Grandemente, aprenderás cómo Jesús obtuvo para nosotras el perdón de los pecados y lo que eso significa para nuestra vida diaria. Examinaremos muchas de las diferentes facetas del perdón, incluyendo: ¿Por qué lo necesitamos? ¿Cómo lo conseguimos? ¿Cuál es la extensión de nuestro perdón y cómo esto debería cambiarnos?

Estudia con nosotras a medida que nos sumergimos en la Escritura juntas…leyendo y escribiendo lo que Dios habla a nuestros corazones. Para animarte más, únete a nosotras acá en AmaaDiosGrandemente.com a partir del 5 de septiembre para que encuentres comunidad y contenido para complementar tu tiempo en la Palabra de Dios.

El libro + Guía de estudio estará próximamente a la venta en Amazon. Ahora mismo ya se puede adquirir la versión en inglés aquí – You are forgiven. Te haremos saber cuándo esté disponible en español.

13886376_10210192846602966_1841135312101256354_n

Los fondos para el soporte de Ama a Dios Grandemente llegan a través de donaciones y de los beneficios de las ventas de los estudios bíblicos y los libros. ADG está comprometido a proveer estudios bíblicos de calidad y cree que las finanzas nunca deberían interponerse entre una mujer y su deseo de participar en uno de nuestros estudios. Todos los materiales de ADG (incluyendo este libro + guía de estudio) están disponibles para descarga gratuita en PDF para todas aquellas mujeres que no pueden comprarlos.

Sin embargo, si quieres contribuir con nuestro ministerio, puedes comprar nuestras guías de estudio y libros en Amazon. Busca “Love God Greatly” para que puedas ver todos los materiales disponibles. El 100% de los beneficios regresan directamente al ministerio para su soporte y para ayudarnos a inspirar, animar y equipar a mujeres alrededor del mundo con la Palabra de Dios.

Guardar

Anuncios

One Reply to “Tres palabras que decir cuando estás perdiendo la fe…”

  1. Amen,amen… Dios siempre es fiel… aunque creamos que ya todo esta perdido tenemos la esperanza puesta en él… el sabe lo que es lo mejor para nuestras vidas, el es quien nos creó, nos conoce y conoce nuestra eternidad… descansemos en sus promesas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s