Somos Guerreras

 

s4d5
Imagínate que eres contratada y reclutada en una unidad táctica de élite. Estás entusiasmada con este viaje de aventura en el que estás a punto de embarcarte. A medida que comienza, te das cuenta de cuánto tiempo inviertes y de que las horas son ingratas. Las demandas y expectativas son altas. Con el tiempo, se empieza a perder miembros de la unidad. Hacer más con menos hace que tu misión parezca inalcanzable. Comienzas a sentirte inadecuada y abrumada a medida que tienes que ocupar roles que no están dentro de tu conjunto de habilidades naturales.

 

Esta emocionante aventura a la que te suscribiste inicialmente no ha cumplido con exactitud tus expectativas. Esta es la experiencia de muchas mujeres cristianas. Comenzamos nuestro viaje con el Señor en el fuego ardiente… con pasión y entusiasmo por Dios y tu plan para este mundo. Sin embargo, con el tiempo, la vida pasa.

 

Nos cansamos.

Nos agotamos.

Estamos al límite.
Damos tanto de nosotras mismas que nos olvidamos de darnos a nosotras en primer lugar a Dios. Experimentamos tragedia, heridas, traición y decepciones. La vida a menudo nos lleva a olvidar el llamado de Dios para nosotras.

 

Este mundo es nuestro campo de batalla.

 

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

– Efesios 6:10-13 

 
Pablo escribe a la iglesia de Éfeso para que aumenten su pasión por Dios. Jesús describe a los efesios como trabajadores, perseverantes y que han sufrido muchas dificultades por Él. Sin embargo, Jesús los reprende por haber dejado su primer amor (Apocalipsis 2: 2-4). Cuando perdemos nuestra pasión y enfoque, Pablo nos da tres recordatorios en Efesios 6:

 

(1) La vida cristiana es un campo de batalla, no un patio de recreo.

 

Dios deja claro en Su Palabra (Mateo 10:22; Juan 15:18) que los creyentes tendrán que luchar por imitar a Jesús en un mundo perdido que lo odia. En nuestro día de la salvación, Dios nos dio una nueva vida, pero eso no quiere decir que debamos esperar sin hacer nada hasta que Jesús regrese. Debemos compartir las Buenas Nuevas de Jesús. Debemos derramar nuestro amor, gracia y misericordia. Debemos demostrar piedad a nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo. La lucha es real. ¿Estás en la batalla o en los columpios?

 

(2) Nuestro principal enemigo es Satanás.

 

A pesar de que batallamos con la gente, Pablo nos recuerda que nuestro último enemigo no es de sangre y carne. El objetivo de Satanás es impedir la Palabra de Dios, para desalentar la salvación, y para destruir nuestro testimonio. Satanás fomenta la falta de armonía, la discordia y la división en nuestros matrimonios, hogares y lugares de trabajo. Cuando nos negamos a perdonar y permitimos que la ira reine en nuestros corazones, terminamos luchando contra las mismas personas que Dios quiere alcanzar a través de nosotras. ¿Estás representando a Dios o a Satanás?

 

(3) Sin Dios, la batalla no se puede ganar.

 

En la batalla espiritual, no se deben utilizar armas físicas. Los versículos 14-18 describen la armadura de Dios. Dios nos ha provisto de armas defensivas y ofensivas, poderosas armas para hacer la guerra por medio de Él y en Su fuerza.

Nuestra lucha se realiza a través de la dependencia total de Dios y usando Sus armas espirituales de guerra – no por nuestra cuenta o en nuestras propias fuerzas. ¿Estás luchando con las armas de Dios o con las tuyas propias?

En el estudio de la vida de David, aprendemos cómo utilizó la fe, la obediencia y las armas de Dios para derrotar a sus enemigos. Cuando luchamos por Dios, tenemos todo el cielo a nuestro favor. La fuerza de Dios es absolutamente perfecta en nuestra debilidad.

La batalla está aquí ya sea que estamos dispuestas a luchar o no. La falta de preparación, la falta de interés, y la falta de preparación no es una opción. ¡Somos guerreras!

 

Dios Padre, gracias por el privilegio de permitir que las persones imperfecta lleven a cabo tus planes perfectos. Señor, renueva nuestra pasión y resistencia para la batalla. Ayúdanos, Señor,  a andar dignas de nuestro llamado. En el nombre de Jesús. Amén.

 

* Hablemos: ¿Cómo podemos orar por ti mientras libras una batalla espiritual en tu casa, tu lugar de trabajo y en tu comunidad?

 

Gracia y paz a vosotros,

 

 

Terria

 

 

 

Anuncios

5 thoughts on “Somos Guerreras

  1. No es m caso y espero con la ayuda de mi Señor no llegar a este punto de mi caminar en la cristiana, al contrario he visto mi crecimiento espiritual, soy fiel en el estudio de la Biblia, hago más oración, aunque a que por negligencia o por disciplina mejor no he realizado mi devocional algún día, pero con los estudios y devocionales de uds he aprendido masy tengo una mejor relación íntima con mi Salvador, no niego tampoco que me ha ocurrido un bajon espiritual en cierto momento cuando me ha sucedido una decepción familiar, pero voy a la Palabra y el Señor nuevamente me da su aliento y me levanta.
    Gracias por lo que son y por lo que hacen por todas nosotras que les seguimos, orando siempre que Dios les bendiga siempre y les fortalezca para seguir.
    Lo único es que no me he atrevido a publicar mis devocionales, tal vez lo haga, los llevo en mi cuaderno personal!!!

    1. OH que lindo leerte Ilsma. es un honor tenerte con nosotras y ver como la Palabra de Dios nos ensena mas cada dia, animate a compartir se que seras de bendicion para muchas mujeres mas. Si deseas ser parte un grupo pequeno dejanos saber, estaremos felices de agregarte 🙂 Bendiciones G.

  2. Es una palabra espectacular, es la palabra que necesitaba en mis circunstancias es difícil pero de la mano de Dios todo lo es posible, si el esta con nosotros quien contra nosotros. Gracias por todos estos estudios que nos regalan Dios siga usando y bendiciendo sus vidas….

  3. Hola. Estoy agradecida a Dios por todo lo que permite en mi, porque esto me lleva a conocer que sólo en él se perfeccionan mis debilidades, y sinceramente si he pasado por estas situaciones y ciertamente cada una de nosotras estamos tratando de librar alguna batalla, en algún momento del diario vivir en el hogar, con la familia que formamos o con algún/os familiares, en el trabajo con el o los jefes, con los compañeros de trabajo, en el lugar donde vivimos con algún/os vecinos, con aquellos amigos/as, en el Ministerio al cual servimos y así hasta estando haciendo cola para algún trámite o en el supermercado, lo cierto es que esto nos lleva a reflexionar y tomar decisiones, en cuánto a tomar cada batalla en nuestras fuerzas, y con nuestras armas que no son espirituales sino carnales; o tomarlas y vencerlas con la armadura de Dios, las cuáles son la oración, la lectura y meditación de la palabra de Dios, la fe que es la confianza que todo pasará y sólo está siendo permitido por nuestro Padre Celestial para formar nuestro carácter y temperamento, sinceramente es mi deseo desde lo más profundo de mi corazón que sea el Señor que guíe mis pasos siempre y ayude a seguir adelante, a no desmayar y en medio de las luchas y pruebas, del llanto y las lágrimas sea él quién traté conmigo siempre y me haga volver de lo que estoy haciendo mal.
    Doy gracias a Dios por ustedes y el esfuerzo que hacen día a día en ayunar, orar y compartir experiencias y sobre todo a exponernos y confrontar el pecado que estemos cometiendo a la luz de la palabra de Dios y con amor.
    Dios las bendiga y continúe usando para su gloria y honra. Bye

  4. Gracias por su dedicación, en verdad que si pasamos por estos momentos de alejamiento y debilidad y mi situación en lo personal, los hijos crecen se hace más difícil ya empujarlos a la iglesia, pero se que El Señor es fiel y que el que comenzó la buena obra en Ellos la perfeccionará en su tiempo, y se que mi perseverancia y mi constancia con el Señor debe continuar, Gracias por sus estudios, por que me hacen recapacitar en que me tengo que esforzar yo a continuar mi vida con El Señor confiando que el Señor esta en control y al cuidado de la salvación de mi fam., Les amo en el amor del Señor, les mando un fuerte abrazo y que el Señor les siga bendiciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s