La muerte viene

s6d5.jpg

 

 

 

Viene violentamente, con gran clamor, llevándose consigo cientos de almas.

Viene suavemente, en el medio de la noche, arrebatando a una persona sus sueños.

Viene sin previo aviso, robando el aliento y rompiendo corazones.

 

La muerte está viniendo — y viene por ti.

 

 

Este es el mensaje de Salomón. No importa lo que hagas, o quien seas, la muerte te encontrará. Una mujer puede ser la más saludable del mundo, mientras que otra vive con tocino, azúcar y soda de dieta. Una persona puede ser increíblemente santa, mientras que el otro es el ser humano más vil del mundo. Todos encontrarán su camino a la tumba.

 

Estos son versículos desoladores, o así lo parecen al menos. Salomón habló anteriormente de la muerte (ver 1:4; 2:14–17; 3:18–20; 4:8; 5:15–16; 6:6; 8:8; 12:1–7).  Es un hecho que todos tenemos que enfrentar. No puedes escaparte a menos que Dios decida llevarte lejos así como lo hizo con Enoc y Elías.

 

Salomón observa que la vida puede parecer injusta, cruel y vacía. El justo sufre mientras que el malo prospera. Ambos terminarán en muerte y ambos serán olvidados por la historia y por la familia.

 

¡La vida es un desastre! Entonces ¿por qué molestarse en hacer  lo que es correcto? ¿Para qué seguir luchando por la verdad? ¿Por qué sufrir la inconveniencia de poner primero a los demás? ¿Por qué pasar otro día nadando contra la corriente de nuestra cultura corrupta? Esto es algo muy duro y si esto fuera todo lo que hay en las palabras de Salomón, entonces tendríamos derecho de estar desanimados y deprimidos. Pero hay una luz que brilla en el versículo 1.

 

“A todo esto me dediqué de lleno, y en todo esto comprobé que los justos y los sabios, y sus obras, están en las manos de Dios;”

 

“En manos de Dios ” es una metáfora del poder de Dios y su soberanía. Dios tiene un especial cuidado y amor por aquellos que le pertenecen. Todas las cosas en la vida de un creyente, en su vida, se colocan allí por Dios para tu bien. Estás guardada de forma segura en Su mano, protegida por Su poder y guiada por Su sabiduría.
Mientras que toda la vida humana terminará en la tierra, la tierra no es donde la vida de un cristiano va a terminar. La muerte no es más que una puerta por la que nos encontramos con Cristo nuestro salvador dándonos la bienvenida a la vida eterna. Una vida llena a rebosar de paz inefable y cantidades copiosas de gozo, adoración y diversión.

 

Esta esperanza de futuro es una esperanza viva (1 Pedro 1: 3-5) que le da a  nuestro “hoy” el valor y el significado. Es por eso que queremos hacer todas las cosas para la gloria de Dios. Es por eso que podemos encontrar gozo en lo mundano porque “este es el día que hizo el Señor, nos gozaremos y alegraremos en él”. Ponemos primero a los demás porque nuestro mayor deseo es ser como Jesús y amar como Él. Sufrimos bien porque sabemos que en nuestro sufrimiento Dios está construyendo carácter, cincelando cualquier cosa que podamos tener en este mundo y preparándonos para nuestro hogar propio.

 

Todo el mundo desde la persona más amable que exalta a Cristo a los que odian a Dios y aman el mal, se enfrentarán a la muerte. Pero aquí es donde termina nuestra vida en común. Aquellos cuya fe es en Jesús como su salvador tiene una esperanza que va más allá de la tumba. No necesitamos hacer hincapié sobre la vida o la muerte, porque estamos seguras en las manos de Dios.

 

Mirando a Jesús,

 

 

Jen

 

Traducido por Larissa Zelaya-Barragán

Anuncios

One Reply to “La muerte viene”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s