Dios te tiene

 

s4d5
Recientemente supervisé una tarea escolar con un cierto niño independiente en esta casa, y esta es más o menos la forma en que sucedió:

 

Yo: “Hey, estoy bastante segura de que las instrucciones dicen que hay que subrayar las palabras en esas frases en lugar de rodearlas con un círculo”

 

Niño: No, no lo dice.

 

“Um, sí… lo dice. Si lees las instrucciones en la parte superior de la página, encontrarás que dice que hay que subrayar”.

 

Pero prefiero rodearlas con un círculo.

 

“Sé que lo prefieres, pero tenemos que hacerlo de la manera correcta. Confía en mí, siempre es una buena idea seguir las instrucciones. ”

 

Pero ya las rodeé con un círculo.

 

“Lo sé. Vas a tener que borrar los círculos, empezar de nuevo, y subrayar las palabras como dicen las instrucciones. ”

 

Pero eso es mucho trabajo, ¿puedo hacerlo a mi manera?

 

– Introduce aquí una conversación sobre cómo puede no parecer algo importante seguir las instrucciones en esta situación particular, pero que puede haber ocasiones en las que hacer las cosas de manera correcta es un paso crucial que puede levantar o derrumbar un proceso –

 

A medida que continuamos con la tarea, este niño dio vuelta a la página y se encontró con más instrucciones que decían que había que rodear con un círculo otra categoría de palabras, haciendo diferencia entre las palabras que había que subrayar y las que había que rodear con un círculo. Aaahhhh me encantan estas oportunidades de entrenamiento. Aunque nos guste hacer las cosas a nuestro modo, a menudo damos vuelta a la página y nos encontramos con que hay una razón para seguir ese proceso que, inicialmente, no podemos ver.

Y como en muchas otras situaciones parentales en las que me veo envuelta, esta lucha por la independencia me recuerda al modo en el que a menudo respondo yo a la guía de mi Padre Celestial.

Dios me ha dado instrucciones precisas, establecidas claramente en Su Palabra. Sé que debería leerlas antes de hacer las tareas del día, pero estoy convencida de que puedo con ello. Quiero decir, he hecho tareas como estas antes y confío en mi forma de hacer las cosas. Mi forma de hacerlas no es tan mala, así que no le hace daño a nadie, ¿no? Además, ¿quién tiene tiempo para comenzar este proceso de nuevo? Preferiría continuar por mi propio camino y empeñarme en mi forma de hacerlo para pasar a la siguiente tarea empleando el menor esfuerzo posible.

Pero ambas sabemos que rechazar las instrucciones de Dios y hacer las cosas a nuestra manera nunca producirá la satisfacción que nuestros corazones anhelan.  

 

Respecto de lo que es, ya ha mucho que tiene nombre, y se sabe que es hombre y que no puede contender con Aquel que es más poderoso que él. Ciertamente las muchas palabras multiplican la vanidad. ¿Qué más tiene el hombre? – Eclesiastés 6:10-11

 

No importa lo bien planificado que lo tengamos o lo bienintencionados que sean nuestros planes: Nunca triunfarán sobre los de Dios.

 

Para decirlo simplemente, Él es Dios y yo no.

 

Mi sabiduría llega a su fin, pero sus instrucciones son perfectas (Salmos 19:7)

 

Mi visión es incompleta, pero sus planes ya están escritos (Salmos 139:16)

 

Mi dirección es insegura, pero sus caminos son mayores. (Isaías 55:9)

 

Mi  camino es limitado, pero su propósito es imparable (Job 42:2)

 

Soy humano, y no puedo lidiar con este poderoso Dios que conoce todo mucho mejor que yo. Y por mucho que quiera hacer las cosas a mi manera, a menudo al pasar la página de la vida me encuentro con que hay una razón para sus planes más allá de lo que puedo ver inicialmente. Así, una vez más, Señor, pongo mi independencia bajo tus pies. Rindo mi manera de hacer las cosas – sin retener nada – y me someto a tu voluntad y tu camino, porque es allí donde descanso en tu abrazo soberano.

 

“Dios te tiene

Al igual que Él te tenía la última vez

Y el tiempo antes de ese

Y la otra vez

Y aquel tiempo después y antes de eso”.

 

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has puesto en su lugar, ¿qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que de él cuides? ” ~ Salmo 8:3-4

 

Tú eres Dios y yo no. Puede que no tenga el control, pero puedo confiar en Aquel que sí lo tiene…

 

A sus pies,

Whitney

 

Hablemos: Si estás comprometida a rendir tu forma de hacer las cosas y someterla a la manera de Dios en cierta área de tu vida, simplemente pon en un comentario “me rindo”. Nuestro equipo estará encantado de orar por ti.

Anuncios

20 Replies to “Dios te tiene”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s