Palabras Y Promesas Impulsivas

s4d1

 

 

 

“Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.” Eclesiastés 5:4-5

 

Recuerdo un día domingo, cantábamos una canción en la iglesia y recuerdo que al terminar la canción no lograba recordar lo que decía. Me estaba dejando llevar por las acciones del momento pero mis pensamientos estaban con todas las cosas que tenía pendientes en casa. Y definitivamente no estaba adorando.

 

Se corre el riesgo de que el momento de adoración se convierta en un ejercicio insignificante. ¿Cuán seguido escuchamos sermones pero no escuchamos ninguna palabra de ellos? La voz del pastor es casi esa vocecita que nos invita  adormir.

 

Los versículos del día de hoy nos hablan sobre nuestra adoración a Dios. Y no se refieren a los domingos en la iglesia. Salomón nos habla de tener cuidado en nuestra adoración y esta incluye en todo momento, adoración del día de iglesia, adoración privada,  las palabras y las promesas que le hacemos a Dios.

 

Recuerda que la adoración es un atributo muy valioso y para el cristiano debe ser Dios. El es valiosos y lo que ha hecho por nosotros. Nuestra vida debe ser un ejemplo de ese valor que le damos a Dios.

 

Debemos ser cuidadosas con nuestras palabras

 

El nombre de Dios es santo y también lo son las cosas que hace. Así que debemos cuidarnos de ser imprudentes e insensatos a la hora de hablar de El (Eclesiastés 5:2). Hacemos esto muchas veces cuando oramos en voz alta.  Nos enfocamos en los que están a nuestro alrededor y olvidamos el hecho de que hemos entrado en el trono de Dios y estamos hablando al Todo poderoso de Israel.

 

Te puedo confesar que muchas veces he estado orando por alguien, y he practicado en mi cabeza la oración en vez de estar orando allí mismo a conciencia con la persona… Y todo porque no quería quedarme sin palabras suficientes y sonar como una incompetente.

 

“Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidas.” Mateo 6:7-8

 

Debemos ser cuidadosas con nuestras promesas

 

¿Has sentido algún vez pánico porque le hiciste una promesa a Dios y olvidaste cumplirla? ¿Quizás estabas emocionada e hiciste una promesa muy impulsiva a Dios? Estoy segura de que he hecho esto varias veces también, cuando estaba temerosa, cuando realmente quería algo de El, o cuando la culpabilidad me hacia arrodillarme.

Promesas que nacen de la emoción del momento usualmente se olvidan y no se cumplen.

 

Si le hacemos una promesa a Dios, El Soberano, necesitamos cumplirla y rápido. Debe ser nuestra prioridad que la llevemos a cabo sin excusas. Necesitamos ser congruentes con lo que decimos. Es mas en Deuteronomio 23:21-23  nos dice que fallar a nuestra promesa es un pecado y actuar tontamente delante de Dios. En ese caso es mejor no hacer promesas.

 

“Pero lo que hubiere salido de tus labios, lo guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Jehová tu Dios, pagando la ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca.” Deuteronomio 23:23

 

Pero hay noticias buenas siempre. Necesitamos ser más reverentes en cuanto a nuestra adoración (adentro y afuera de la iglesia) particularmente con nuestras palabras y promesas. Pertenecemos a un Dios de misericordia y Gracia. Cristo fue castigado sufrió el castigo por todas las promesas sin cumplir y nos dio una comienzo nuevo para que mañana tengamos un día nuevo, una nueva oportunidad para glorificar a Dios con nuestras palabras y nuestra adoración a El, en una manera que es apropiado para quien es Santo y Poderoso.

 

Mirando a Jesús,

 

Jen

 

 

Desafío Semana 4 – Hacerle promesas a Dios es algo serio. ¿Qué promesas le has hecho a Dios que se te olvido cumplir? Vamos a recordar y hacer un acto de arrepentimiento por aquellas cosas que dijimos a la carrera y vamos a tomar las cosas  que le decimos a Dios más seriamente


 


Video semana 4 – 

Si no lo puedes ver, pincha aquí para verlo directamente en Youtube

Para ver el video con subtítulos, pincha aquí


 

 

Plan de lectura semana 4 – 

semana 4

Versículo para memorizar semana 4 – 

S4

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s