Viviendo una vida en Abundancia

S1-D5

“Me engrandecí en gran manera, más que todos los que me precedieron en Jerusalén; además, la sabiduría permanecía conmigo. 10 No le negué a mis ojos ningún deseo, ni a mi corazón privé de placer alguno, sino que disfrutó de todos mis afanes. ¡Sólo eso saqué de tanto afanarme! 11 Consideré luego todas mis obras y el trabajo que me había costado realizarlas, y vi que todo era absurdo, un correr tras el viento, y que ningún provecho se saca en esta vida.” Eclesiastés 2:9-11

La lectura del día de hoy en Eclesiastés revela que Salomón, hijo de David, rey de Jerusalén, era un hombre que admitió que tenía la oportunidad de complacerse en muchas cosas. El dice, “No le negué a mis ojos ningún deseo, ni a mi corazón privé de placer alguno.” Salomón logra más que la mayoría en su búsqueda de poder, la posición, las posesiones y placeres. Además de todo esto Salomón informa que la sabiduría permaneció con él. Fue, de hecho, esta sabiduría que permitió a Salomón revisar el relato de su vida y repetir, unas 37 veces , que a pesar de todo lo que había experimentado , todo era ” vanidad”.

¿Qué es lo que Dios nos está enseñando a través de las palabras de Salomón? ¿Qué podemos deducir de la lectura en este Viernes Santo, día en el que los cristianos en todo el mundo conmemoran la crucifixión de Jesucristo y Su muerte en el Calvario?

En este día solemne consideremos la vida de nuestro Señor. Recordamos su nacimiento en un establo y la muerte en la cruz del calvario y seamos testigos de una vida vivida con propósito y significado.

Por el contrario,Salomón, pese a su vida de privilegios, vivió como un dios para sí mismo y se fue con una sensación de vacío en y a través de sus experiencias.

Los escritos de Salomón nos enseñan que una vida vivida con el placer o la felicidad como su objetivo más importante es una vida vacía de significado y propósito.  Los ídolos tienen una forma de dejarnos con anhelos que no pueden ser satisfechao; por lo tanto, continuamos nuestra lucha sin fin en busca de algo o alguien que es esencialmente incapaz de proporcionar la satisfacción que anhelamos. El placer o la felicidad pueden proporcionar la satisfacción momentánea, pero en última instancia no son satisfactorios. En este punto, podemos estar tentados a gritar como Salomón, “Todo es vanidad y correr tras el viento; y no hay nada que ganar bajo el sol.” La conclusión de Salomón habla menos acerca de la falta de sentido de la vida, que sobre la falta de sentido de la vida vivida al margen de Dios. Él nos enseña que el esfuerzo humano, por noble que sea, representa una vida vivida de futilidad.

En juan 10:10 Jesús explica, “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.” La vida en abundancia que Jesús está hablando no se encuentra es las cosas que adquirimos o aun en nuestras relaciones humanas. La vida abundante de la que Jesús está hablando se refiere a la vida ofrecida a la humanidad como resultado  de la muerte de Jesús en la cruz del calvario. Es una relación sobrenatural con Dios, a través de Jesús, enriquecida y autorizada por SU Espíritu que da significado y propósito a una vida sin ella.

Mientras Salomón termina su discurso, él escribe que el todo del hombre es temer a Dios y guardar sus mandamientos. Salomón encontró su camino a Dios y en el proceso se encontró con el verdadero significado y propósito en la vida. Podemos considerar en oración y humildemente nuestras vidas a la luz del sacrificio de Jesús y comprometernos de nuevo, al igual que Salomón, a amar a Dios y guardar Sus mandamientos.

 

Hablemos: ¿Qué podemos deducir de la lectura en este Viernes Santo, el día en el que los cristianos de todo el mundo conmemoran la crucifixión de Jesucristo y Su muerte en el Calvario?

 

Joan

Traducido por Larissa Zelaya-Barragán

 

 

Advertisements

2 Replies to “Viviendo una vida en Abundancia”

  1. Lo que nos deja al leer la vida de Salomón, podemos compararla muchas veces de como muchos llevamos nuestras vidas o etapas de nuestras vidas, afanándonos en lo terrenal por trabajar por tener cosas, construir bonitas casas, tener el mejor carro, todo lo material, y caemos en vanidad, pero lo que El Señor Jesús nos enseño y nos muestra a través de su palabra que nada de eso conviene, que vale mas trabajar y aprovechar el tiempo meditando en su palabra y viviendola, obedeciendo sus mandamientos, meditando en su sacrificio que hizo por nosotros hasta llegar a una muerte dolorosa, entregándose por nosotros, y eso es lo que El Señor quiere que nosotros hagamos por los demás, vivir predicando a Jesús con nuestro propio testimonio, con nuestra buena manera de vivir, ayudándoles, dando de nosotros mismos, compartiendo el pan con los necesitados, cuidando y enseñando a nuestros niños a vivir una vida en completa entrega al Señor Jesucristo.

  2. Si vivimos mirando a Cristo habrá un sentido de sencillez y generosidad. La bendición del Señor es darnos lo que necesitamos y un poquito mas para bendecir a otros. Sin duda Salomon perdio la perspectiva, su frustracion es un ejemplo para nosotras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.