¿Oras a un Dios Generoso?

 

S7D5

El nuevo año no comenzó como lo había planeado o como había rogado que lo fuera. Tuvimos un montón de enfermedades, procedimientos dentales inesperados, animales enfermos, y un minivan que comenzó a fallar. Si bien este tipo de facturas empinadas fueron frustrantes – y ciertamente no era lo que había orado siempre a Dios – Dios proveyó. Todos estábamos de nuevo sanos y nuestra furgoneta corrió bien – durante una semana. Luego totalmente se murió, y no hubo como revivirla. Terminamos comprando un coche nuevo y perdido todo el dinero que habíamos puesto en el otro la semana anterior. No mucho tiempo después, un corte de energía quemó nuestra secadora, y mientras me siento a escribir, uno de mis hijos está recostado en el sofá con otro virus estomacal.

Es bastante penoso, que, en el esquema de las cosas, tales asuntos insignificantes me provoquen tanta lucha. Luché con la forma en que Dios había contestado mi oración, y luché con ver la generosidad de Dios a pesar de que un vehículo nuevo se presentó en nuestro camino. Se sentía más como si Dios estaba quitando en lugar de dar. Me hizo muy consciente de lo pequeña que realmente es mi fe.

 

Al meditar en estos versículos Dios realmente me convenció. ¿Cuántas veces hice una oración sin creer que Dios actuaría o proveería? ¿Cuántas oraciones he orado sin fe? Y ¿con qué frecuencia me he quejado, me he quejado, en lugar de orar? ¿Qué hay de ti?

 

¿Sabías que cuestionamos la generosidad de Dios cuando nos enojamos con Su providencia, o cuando nos quejamos de lo que tenemos o no tenemos? Dudamos de la liberalidad de Dios hacia nosotras cuando no confiamos en que Él cuidará de nosotras, o cuando oramos sin creer pensando si se va a molestarse en contestarnos. Tomamos la generosidad de Dios por sentado cuando tenemos una actitud como si Dios nos debe algo. Y llamamos a Dios mentiroso cuando descuidamos la oración por completo, ya que no creemos que vaya a hacer algún bien.

 

Si tomamos el tiempo para examinar lo que somos a la luz de lo que es Dios, vamos a ver una generosidad que nos quita el aliento.

 

En nuestra salvación

Jesús tomó todos y cada uno de nuestros pecados sobre sí mismo y pagó la pena que debería haber tenido que pagar yo y luego se le atribuye toda su justicia a nosotros como nuestra. Esto es la justificación y es increíble. Cristo asegura para nosotras un lugar en el reino de Dios y un futuro de alegría inexpresable. ¿Qué palabra hay que describe algo que es mejor que impresionante?

 

Cuanto más entendemos la gravedad del pecado y la grandeza de Dios, tanto más llega a ser sorprendente nuestro regalo de la salvación. Nuestras preocupaciones actuales parecerán mucho más insignificantes y la generosidad de Dios se pondrá de manifiesto.

 

En nuestra vida diaria

Una vez que comprendemos la magnitud del regalo de la salvación que tenemos en Jesús, veremos que todo lo demás que tenemos es la gracia sobre gracia. Las Escrituras nos dicen que todo bien en nuestra vida viene de Dios. Todo, incluyendo el sueño, la alimentación, los amigos, todo bien material de pertenencia, el color, el sabor, la salud, la familia, la recreación, el disfrute de las cosas buenas que tenemos, y mucho más. Muy a menudo escuchamos las palabras del mundo que nos dicen que nos merecemos todo lo que tenemos y más. Por lo tanto, somos capaces de ver la generosidad de Dios en nuestras vidas.

 

En Oración

Los reyes, gobernantes y celebridades son inaccesibles. Pero el Dios Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra y sustentador de toda la vida, es accesible y disponible. El hecho de que podemos llegar a Aquel que es todo poderoso con todos nuestros pensamientos y necesidades, quejas y luchas nos muestra un Dios generoso. La verdad de que nuestro pecado ya no nos prohíbe de Su presencia debe hacernos saltar con alegría.

 

Aquí está la buena noticia: Dios nunca retendrá cosas buenas de ti si es de acuerdo a Su perfecta voluntad. Esto incluye el matrimonio, los hijos, la salud, los bienes materiales o cualquier otra cosa que se pueda imaginar.

 

Dios nunca dice “no”, simplemente porque Él no tiene ganas de responder a tus oraciones. Él no es perezoso, malvado, cruel o desagradable. Desde luego, no es tacaño. Si él dice “no” es porque es por una buena razón. Si él dice “no” es por tu bien. ¿Cree usted esto?

 

“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le piden?” Mateo 7:11

 

Mientras que Dios ama bendecir a sus hijos en esta tierra, Él está mucho más preocupado por nosotros siendo conformados a la imagen de Cristo. Esta tierra se desvanecerá junto con todo su contenido, pero nuestra alma vivirá para siempre. Dios está en el proceso de colocarnos en un nuevo mundo, y Él nos dará todo lo que necesitamos para estar listas.

 

Mirando a Jesús,

 

Jen

 

Traducido por Larissa Zelaya Barragán

Anuncios

2 Replies to “¿Oras a un Dios Generoso?”

  1. Que gran amor !que gran consuelo y esperanza me da esto que Dios te ha mostrado cuando escribes ,realmente Dios permita ver a cada uno de sus hijos su generosidad,no solo lo material si no en su Salvacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s