Nuestro Príncipe de Paz

S3D5

No hay duda de que vivimos en un tiempo de mucha incertidumbre en todas partes del mundo. Lo sentimos…aunque no hablemos de ello. Lo observamos en las noticias de la televisión, lo escuchamos cuando vamos a buscar a nuestros hijos de sus escuelas incluso cuando vamos hacia nuestros trabajos. Lo conversamos con nuestros amigos y en las cenas familiares también lo hablamos.

Paz…es una palabra que los políticos, diplomáticos y presentadores de noticias usan a menudo. Una palabra que muchos pronuncian pero muy pocos entienden y realmente experimentan.

“… para que en mí, puedan tener paz.” Juan 16:33

La paz verdadera se encuentra en Jesucristo.

A pesar de lo que digan, sin Cristo, nuestro mundo no experimentará verdadera paz. Jesús es el Príncipe de Paz, el creador de la paz y por Su sangre y misericordia se nos ha concedido la paz.

Aunque …En el mundo tengamos aflicción.

Y hasta el momento en el que veamos a Jesús cara a cara, la aflicción será parte de nuestras vidas.

No me gusta admitirlo y sobre todo por mis hijas, pero la aflicción está aquí para quedarse.

“En este mundo tendrán aflicción…”” Juan 16:33

Te confieso algo que solía creer, y con lo que batallo constantemente: la falsa suposición de que mi vida debería estar libre de preocupación y, de no ser así, es porque debo estar haciendo algo mal, pecando de alguna manera y quizás fuera del plan de Dios.

Y nada está más lejos de la verdad.

No podemos medir el amor que Dios nos tiene por la cantidad de problemas que tengamos en nuestras vidas. Ni debemos calificar lo bien que estamos llevando nuestras vidas por la cantidad de problemas que tengamos.

Es más, si he aprendido algo con los años, es que… a medida que caminamos en obediencia a lo que Dios nos ha llamado, mas oposición encontramos, mas aflicciones, mas dolor, hasta el punto de preguntarme si estoy haciendo realmente lo que Cristo me llamó a hacer. ¿Estaré realmente en lo que Dios tiene planeado para mí con todo lo que está sucediendo?

Y es que la aflicción tiene su manera de hacernos sentir eso ¿verdad? Las dudas entran en nuestra mente y nos hacen cuestionar a Dios.

Comenzamos a ver los problemas, las pruebas y las heridas como un castigo de Dios, más que como el resultado de vivir en un mundo caído.

Con los años, he aprendido que puedo estar haciendo lo que Dios quiere que haga y experimentar infortunios, dificultades y sufrimientos.

Así como lo han hecho muchos que se han marchado mucho antes que yo.

Miremos la vida de Pablo. El experimentó hundimientos mientras viajaba a servir al Señor. Fue golpeado, encarcelado y calumniado. Sin embargo en esos momentos, él estaba haciendo la voluntad de Dios para su vida.

Y ¿qué me dices de Job que lo perdió todo…incluyendo a sus hijos? ¿No estaba él haciendo la voluntad de Dios en medio de sus circunstancias, de sus penas… de su dolor?

En este mundo tendremos aflicciones. Es solo un hecho.

 

Pero tenemos una opción.

 

Podemos enfocarnos en la aflicción o enfocarnos en Cristo.

 

Jesús nos anima diciendo: “Pero confíen! Yo he vencido al mundo.”

 

Ohhh mis amigas, no olvidemos la última Victoria… ¡Jesús ya ha Ganado! Y en esos momentos de tribulación nos podemos concentrar en la paz de Dios y no en las situaciones.

¡Animo, Jesús ha vencido al mundo!

Servimos a un Dios que entiende nuestros problemas, nuestro dolor…nuestras dudas.

 

Jesús también experimentó el dolor de perder amistades, relaciones familiares complicadas y el desprecio de aquellos que simplemente no entendieron… hasta el punto de llevarle a la cruz.

 

Sí, la aflicción puede entrar en nuestras vidas, pero no tenemos que ser dominados por ella.

 

Jesús es nuestro Príncipe de Paz, el dador de la paz…dejemos que El sea el dueño de nuestras vidas y nuestros corazones mientras vivimos para El.

 

Conocerle y hacerle conocer…ese es el propósito de nuestras vidas.

 

Confíen…nuestro Príncipe de Paz tiene a este mundo loco bajo control.

 

La última batalla ha sido peleada y ganada…Jesús ha vencido al mundo.

 

Ama a Dios Grandemente,

angela nuevo

 

 

 

 

Conversemos: ¿Cómo has experimentado a Jesús como el Príncipe de Paz en tu propia vida?

 

Traducido por Guissete Hurtado

Anuncios

2 Replies to “Nuestro Príncipe de Paz”

  1. Es hermoso saber que tenemos la paz de Jesús en nuestra vida. Este mensaje es muy alentador para mi, me he identificado así me siento en muchas ocasiones y gracias por hacerme ver que el amor de Dios es el mismo en cualquier momento. Dios bendiga este ministerio de hermosas mujeres que comparten la Palabra de Dios de manera tan practica y refrescante.

  2. He experimentado La Paz de dios en todo mi andar pero me acuerdo de uno en especial cuando ves a la iglesia con chismeo y dividida y esos que llevan y traen ,que no ayudan al cuerpo de Cristi y te envuelven y uno entra en la angustia y preocupación,después de llevar esa carga a sus pies tenes esa paz que el solo lo puede dar,y sabes que el mismo se encargo de su obra y de sacar aquello que no eran buenos frutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s