La maldición de las obras, y por qué nunca es suficiente.…

galatas3-5

La maldición de las obras…

Ella es un gran triunfadora: competitiva de naturaleza, de alguna manera perfeccionista y nunca deja nada a la mitad. Su arduo trabajo le ha proporcionado posiciones de clase, medallas deportivas y becas universitarias … ah, y una reputación de puro tablero perfecto de Pinterest por los resultados en casi todo lo que hace. Ella le da de su tiempo a la gente una y otra vez, a pesar de que ha tenido muchas relaciones en las que ha sido defraudada y con frecuencia le han dado espalda. Para el mundo parece que está en el epítome del éxito, pero esta chica que ilumina las habitaciones y encanta a multitudes, vive con la constante presión de que nunca hace suficiente .

Ella trabaja muy duro , pero nunca es suficiente , nunca es suficiente.

La presión que se encuentra en la sociedad actual de sobresalir es increíble . Nos comparamos con exámenes de puntuación, con nuestros ingresos, y con los números que da la báscula. Nos comparamos con esas personas que saben mostrar una cara feliz en en las redes sociales , mientras esconden las partes sensibles o simplemente borran lo que no les conviene a su imagen . Nos creemos el cuento de que entre más y más trabajo ponemos en algo, mejor será nuestro destino y esa pieza que le falta al rompecabezas del éxito logrará completarse, y que así -sólo así- vamos a encontrar la alegría que cuidadosamente nos vamos ganando en nuestro camino a la cima.

Después de todo, el trabajo duro es recompensado, ¿verdad? Desde qué somos muy jóvenes , comenzamos con las tablas de premios y castigos, trofeos con cada ganancia, y algunos dulces por buena conducta. Entrenamos a nuestros hijos a que sean motivados, responsables y seres humanos trabajadores – y bueno-  es lo que todos los padres queremos para nuestros hijos ¿verdad? Los educamos para que sean exitosos y tengan vidas independientes y productivas, porque es importante cumplir con todos los requerimientos de las listas o metas que nos hemos trazado. El trabajo duro es apropiado, admirable, y aplica a muchas cosas en la vida. Pero así mismo el trabajo duro también puede paralizar nuestra visión del evangelio si no somos cuidadosas.

 “¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto sólo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?”

Gálatas 3:1-3 RVR1960

Nuestra lectura de esta semana nos lleva a un Pablo enardecido, que les está suplicando a los Gálatas a no desviarse de la verdad y a que se mantengan en el evangelio que escucharon por primera vez. El tiempo ha pasado desde que aceptaron la salvación como un don gratuito otorgado por la gracia de Dios y solamente por la fe de la obra terminada por Jesús en la cruz, y ahora ellos han bajado la guardia y están agregando obras para determinar la salvación. ¿Y sabes qué es lo más loco? Decimos que nunca lo haríamos, pero a menudo, poco a poco dejamos que una Fe basada en obras se arrastré lentamente. Después de todo, el mundo prácticamente exige esta forma de vida, y satanás lo sabe.

Cuanto más tiempo estamos lejos de la verdad, más fácil es llenar nuestras mentes con el legalismo y la idea de que de alguna manera tenemos que ganarnos el favor de Dios. Claro que la gracia funcionó bien al principio, cuando todo era fresco y emocionante en la fase de la luna de miel de nuestra relación con Cristo.

Pero tal vez ahora la cruz parece estar muy lejos … … O ya no es suficiente. O tal vez nos hemos convencidos de que somos tan pecadores que la gracia ya no nos aplica a nosotros … ..porque nos hemos quizás descarriado y la única forma en nuestras mentes para inclinar la balanza es trabajar un poco más duro. Ser un poco mejores … … Hacer nuestra parte en la ecuación, porque eso es lo que la gente trabajadora, responsable se supone que debe hacer. Nos sentimos mejor si podemos aportar algo … Así que vamos a la iglesia y hacemos cosas buenas y damos a los pobres y practicamos la religión ceremonial hasta que estamos totalmente exhaustos . Y si bien estas cosas pueden agradar a Dios, ellos nunca, nunca nos darán la salvación .

Las obras nunca harán que lo que hace el poder de la cruz .

Las obras nunca me dieron la salvación ni me la mantendrán.

Las Obras no son las que agradaron a Dios, para empezar – eran simples trapos sucios – y mi propia auto-justificación no le agradará más ahora que antes de ser salvo. No puedo llegar a Dios por mis obras, no puedo añadir a la cruz; la cruz sigue moviéndose a través de la historia.

Se encuentra siempre como prueba de que los hombres no pueden redimirse a sí mismos. Y así les dice:

“¿Cómo puedes aceptar la cruz y ver todo lo que la cruz es, y luego comenzar con este sistema de obras?” ~ John MacArthur

Escucha, la Biblia habla de las obras, alienta a las obras, y dice que hemos sido creados para buenas obras. ¡Sí a las obras! Pero nuestras obras deben ser una respuesta a favor de Dios, no una manera de ganar el favor de Dios.

… Ella esta trabajando tan duro, pero nunca, nunca es suficiente. Y nunca será suficiente.

Y esa es la abrumadora ,inmerecida , y escandalosa belleza de la GRACIA…

A sus pies,

Whitney1

Traducido por Guissete Hurtado

**CONVERSEMOS : ¿Está agotada de trabajar duro para complacer al hombre, o incluso para ganar el favor de Dios? Déjanos saber cómo podemos orar por ti en los comentarios …

Desafío Semana 3: Haz una lista de todas las cosas en las que te has visto tentada a “llevar a cabo” para Dios. Al lado de cada tema, identifica si tu motivación es una respuesta al favor de Dios, o si se trata de un intento de ganar el favor de Dios. Pasa tiempo orando sobre esta lista, pidiéndole a Dios que te ayude a descansar en su regalo maravilloso de la gracia.

Anuncios

3 thoughts on “La maldición de las obras, y por qué nunca es suficiente.…

  1. Amen, nuestras obras deben estar direccionadas hacia la Cruz ya que es la única que nos recuerda el sacrificio que hizo Jesucristo por cada uno de nosotros, hoy somos llamados por su gracia a ser hijos suyos

  2. Amen, la salvación es por la gracia irrresistible e inmerecida de nuestro Dios. Pero, nosotros humanos dbiles solemos confundirnos en la práctica, es decir nuestras motivaciones (por nuestro corazón engañoso) y de ahí que el desafío de hoy es excelente y confrontador. Por lo anterior, favor orar porque todas las que estamos en este estudio (incluyéndome a mi) podamos tener presente y vivo la cruz (glorioso intercambio de Jesús por nosotras) que nos salvó sin nosotros hacer nada más que huir de Dios, ajenos a su voluntad y merecer muerte. Que las intenciones de nuestros corazones al obrar venga del poder del Espiritu Santo, acorde con nuestros dones y demos buenos frutos para la honra de Dios, recordando que toda buena dádiva viene de El. En el nombre de Jesús lo solicitamos confiadamente, amén!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s