¿Agradar a los hombres o agradar a Dios?

sem 1 miér

 

Estoy hablando de tensión, amiga.

Para una chica que prefería poner fin a toda discusión con un abrazo de grupo y la frase: “Oye, ¿no podemos llevarnos bien todos?,” esta primera semana en Gálatas es un buen recordatorio de que a veces las soluciones a los encendidos desacuerdos de la vida no son tan fáciles..

Dios mismo sabe que he evitado la confrontación un montón de veces en mi vida. Las voces se elevan y la tensión se acumula y me pongo toda inquieta y sudorosa y empiezo a buscar una salida. Sigan mientras voy a hornear un pastel como ofrenda para ayudar a restaurar la paz. Pero, ¿qué hay de este desacuerdo al que Pablo nos invita? No es del tipo de los que podemos voltear la cabeza y mirar hacia otro lado.

Sólo hay un evangelio …

” Me asombra que tan pronto se hayan alejado ustedes del que los llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro evangelio, sino que hay algunos que los perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo”. RVC

Cogí a mis hijos adolescentes esta semana y nos tomamos un tiempo para hablar de la mayor amenaza potencial contra la que van a luchar en toda su vida:

La negación que hace el mundo de la verdad absoluta.

Dar espacio a toda la humanidad para que encuentren su propio camino, un camino que parece apropiado para ellos. La mentalidad de que “tú haces lo que es correcto para ti, y yo haré lo que es correcto para mí“, a fin de no ofender a nadie – sobre cualquier tema – nunca.

Seguir “lo que es correcto a nuestros propios ojos” en realidad podría funcionar en cosas como el color del cabello, la elección de una profesión, y, para una mamá cansada, en modificar las normas del Monopoly y hacer su propia versión, pero ciertamente no funciona cuando se trata del Evangelio.

Pablo nos recuerda que no hay sino un Evangelio: el Evangelio de solo la gracia mediante solo la fe en Cristo solamente (Efesios 2: 8-9). Añadir o quitar a esta verdad absoluta es negarle a Dios la gloria que se le debe y es la destrucción pura a cualquiera que piense que la salvación depende del esfuerzo del hombre (Gálatas 1: 9).

Como creyente, no puedes alejarte de ésto, no importa cómo se pongan las cosas de incómodas. No es Jesús y algo más. Sólo en Cristo…

Se encuentra la autoridad mayor…

“¿Ahora busco el favor de los hombres o el de Dios? ¿O estoy tratando de agradar a los hombres? Pues si todavía estoy agradando a los hombres, que no debería ser un siervo de Cristo”.

Mis hijos todavía me dejan arroparlos en la cama de noche, y yo me he prometido a mí misma que voy a mantener este pequeño ritual por el tiempo que me dejen. ¿Mi mejor consejo sobre adolescentes? Ofrécete para rascarles la espalda mientras los arropas, y es casi seguro que te van a decir toda clase de cosas que te has estado muriendo por saber.

Sucedió un día a la mesa del almuerzo en la escuela secundaria – un momento de discusión sobre Dios cuando mi muchacho sabía que debería haber hablado a favor de lo que él creía… pero estaba asustado y no lo hizo. Cuando él compartió conmigo lo que pasó ese día, me di cuenta de la familiar tensión que yo también había experimentado muchas veces antes…, por un lado, estaba el alivio y un fuerte sentido de satisfacción por ser obediente en la defensa de su fe ¡Oh, cuánto quieren nuestros corazones hablar de tu nombre, Jesús! Por otro lado, no podía ignorar ese sentimiento vil que viene cuando te das cuenta de que sólo podrías excluirte a ti mismo de toda la “mesa del almuerzo” al atreverse a ser audaz, difícil hacer concesiones. Ugh.

Me estoy recuperando de ser alguien que busca complacer a los demás.

Ya está, lo dije. ¿Alguien más que se anime a levantar su mano?

Queremos conectar y participar y encontrar elementos comunes entre nuestras compañeras. Y cuando se aplica con intencionalidad y límites, esto de hecho no es necesariamente algo malo.

Pero, cuando agradar a los hombres supera a agradar a Dios, tenemos un grave problema en nuestras manos.

Si buscas en la Escritura, Pablo tuvo momentos en los que en realidad se dedicaba a complacer a la gente. En Corintios dice: “Dar sin ofender a judíos o gentiles, ni a la iglesia de Dios, al igual que yo trato de agradar a todo el mundo en todo lo que hago, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos” (1 Corintios 10: 32-33).

Pero en el pasaje de hoy, él claramente evita agradar a los hombres con el fin de ser un siervo de Cristo (Gálatas 1:10). Entonces, ¿qué es lo correcto? Diferentes circunstancias requieren diferentes formas de hacer las cosas. Pero una cosa está clara: En ambos casos, Pablo vivió de una manera que agradó a Dios exaltando el avance del evangelio.

En última instancia, tú y yo vivimos para una audiencia de Uno. Dios es nuestra autoridad final, y el evangelio es nuestro mensaje principal.

¿Vamos a hablar del único evangelio en un esfuerzo por exaltar a Aquel que murió para salvar nuestras almas? ¿O vamos a ocultar la verdad absoluta, acurrucadas bajo la presión agradar a los hombres por encima de agradar a Dios?

Hay un mundo perdido con la necesidad del Evangelio – la gente con la que vamos a interactuar el día de hoy. Jesús, danos tu fuerza para anunciar con valentía que TÚ es el único camino…

A Sus pies,

 

Hablemos: ¿Qué TE impide declarar el UNICO evangelio a los que están en tu “mesa del almuerzo?” ¿Te ocultas por complacer a la gente, en detrimento del evangelio?

Whitney1

 

 

 

 

Traducido por Joanna Pérez de Merino

 

 

Anuncios

6 Replies to “¿Agradar a los hombres o agradar a Dios?”

    1. Le pido al Señor que me de valentía con un espíritu sincero y de amor hacia los demás Le pido al Señor que me ayude mucho .Muchas veces me cuesta trabajo hablar del Evangelio a los demás quiero que me ayude en algunas ocasiones a luchar con obtaculos o barreras que tengo en la vida.Que me de gracia para poder hablar del evangelio en los momentos que se requiera exaltando a Cristo

  1. Sinceramente desde que me convertí al evangelio no ha sido difícil declarar ni mostrar a Cristo , mi forma de ser (temperamento, carácter, etc.) Me ha facilitado las cosas….pero ahora que tengo hijos con diferentes formas de ser me pongo a pensar y orar para que el Espíritu Santo les de el animo de ser y mostrar a sus compañeros de clase, de Jesucristo sabiendo que esto agrada a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s