Fe en la gloria de Dios

fe en la gloria de Dios

De vacaciones en Andalucía vuelvo a ver sus calles blancas, con ventanas y balcones llenos de flores, patios engalanados con mil colores y fuentes cantarinas que refrescan el ambiente, brillos y reflejos de sol entre las hojas de los árboles dispuestos para dar sombra del calor asfixiante del verano andaluz.

Me gusta ver sus bellas ventanas enrejadas y cubiertas por celosías para evitar las indiscretas miradas de los viandantes desde el exterior. Celosías que velan la intimidad de las almas que viven detrás de ellas, guardando del calor y dejando entrar la luz del día.

 

Priego1

Esta imagen me ha hecho pensar en otra celosía, la de nuestra alma enrejada. Esa que levantamos un día ante nuestra ventana. Rejas que ya no son tan bellas, sino que se asemejan a situaciones en nuestra vida, que distorsionan nuestra vista y la percepción de nuestra circunstancia.

Esas celosías pueden ser muchas cosas en tu vida, una enfermedad, un problema familiar, pobreza, desamor, soledad, vejez, tal vez el llanto por un hijo deseado que nunca llega, tal vez el compañero que necesitas y no tienes, tal vez la salud que te falta, tal vez la edad que se te escapa entre los dedos como la arena del reloj, que sigue cayendo inexorable.

Cuando vives tras una celosía y una reja es difícil entrever entre sus hierros y sus listones de madera entrecruzada, más allá de tu vida.

Muchas, demasiadas veces miramos a través de las ventanas de nuestra alma para solo ver esas rejas que la vida ha puesto en ellas, esas celosías que impiden no solo que seamos vistas, reconocidas, sino que impiden que entre la luz, que entre el aire y que podamos ver claramente la vida abundante a nuestro alcance, al alcance de una mirada de Fe.

Muchas, demasiadas veces somos mirados a través de estas situaciones de la vida que cubren las ventanas de nuestra alma, haciendo que quien nos observa vea solo nuestra soledad, nuestro sufrimiento, nuestra esencia aprisionada tras las rejas de nuestra alma.

Solo Jesús puede atravesar esa reja, solo él puede llegar a nuestra alma sedienta de libertad y llenarnos de abundante agua del rio de la vida que tiene para nosotros.

Es quien puede trasladar ese patio fresco, luminoso y lleno de flores, de blancas paredes y de fuentes de aguas saltarinas al interior de nuestro corazón, refrescando el alma.

.

El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva”

Juan 7:38-39

Pero él (Tomás) les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en su costado, no creeré.

Juan 20:24-31

Tomás había confiado tanto, había puesto toda su fe en aquel Jesús, y ahora él no estaba, les había dejado, toda su esperanza estaba muerta, y su incredulidad volvió fuerte, fría y amarga, Tomás con sus compañeros cuando el Señor se les apareció, no se nos dice porque, pero tal vez fuera demasiado duro recordar, por eso cuando por fin se decidió a volver a aquel aposento alto donde tan feliz había sido, no podía creer. Su reja, su celosía estaba hecha de incredulidad y el Señor entró a través de esa incredulidad como un rayo de luz pura y le demostró a Tomás que podía seguir confiando, que Él era real.

No seas incrédulo, sino creyente.

Juan 20:27

Y tantas veces nosotras tenemos frente a nuestra ventana la misma incredulidad y falta de Fe, a causa de nuestras propias rejas.

¿Sabes qué? Tus ventanas seguirán cubiertas de rejas y celosías, seguirás teniendo problemas, seguirás sufriendo, pero en tu interior podrán correr ríos de agua viva, porque el patio de paredes blancas, de luz y flores, y la fuente de agua puede estar dentro de tu corazón.

Detrás de tu reja y de tu celosía hay una ventana que puedes abrir, la Fe que puedes poner para que el Señor introduzca en tu interior ese jardín hermoso que él nos prometió si abríamos las ventanas.

Esa es la Gloria de Dios en nuestra vida, que a pesar de todas las rejas y celosías, por muy tupida que sea nuestra dificultad, el Señor promete correr como agua viva y abundante desde lo más profundo de nuestro corazón.

Y tenemos la certeza en la misma Palabra de Dios, tenemos el testimonio escrito de que el estará con nosotras siempre, descansemos en su promesa y disfrutemos de saber de ese hermoso Patio que nos aguarda, esa es nuestra Esperanza y nuestra Gloria.

 

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.

1 Juan 5:13

Ruth

Siguiendo sus Huellas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s