Huyendo de la comida chatarra espiritual

10402958_10155740355025223_7332127788717702482_n

¿Quieres saber un terrible secreto de mi vida?

Me gustan las patatas fritas. ¿Sabes lo peor? Cuanto más sal tengan, mejor.

Cuando estaba embarazada de mi primer hijo, ellas eran mi merienda rápida cuando ya no podía ignorar esos antojos impacientes que llegan sin previo aviso. Lo sé, lo sé… elección súper saludable. Pero la comida rápida es conveniente, chica. Preparar opciones más saludables toma tiempo, preparación e intencionalidad, y, honestamente, fue más fácil disfrutar de un momento de debilidad que planificar para el futuro.

Me salí con la mía por un tiempo. Por lo menos así parecía. Pero en el transcurso de mi embarazo, todos esos momentos de debilidad, finalmente, fueron directamente a mis caderas. Por supuesto que sí. En el posparto, me encontré incómoda, agobiada por mis opciones no saludables – literal y figurativamente.

Me sentía miserable, algo tenía que cambiar.

Cuando comencé a prestar atención a mis hábitos alimenticios, me di cuenta de que no era una gran mala decisión la que me ponía al borde cada día. Más bien, fue una combinación de pequeñas decisiones que sumaban en el tiempo. Una mordida aquí. Un bocado allá. La desensibilización fue el efecto a largo plazo que la suma de mis opciones produciría con el tiempo, porque siempre podía justificar mi deseo sólo por esta vez.

En mi desesperación, empecé a implementar pequeños cambios. Créeme, mi cuerpo no se transformó durante la noche. Pero, como he hecho del ejercicio físico y la alimentación saludable una de las mayores prioridades en mi vida; día a día y bocado por bocado sano, me di cuenta con el tiempo de que yo anhelaba esas papas fritas cada vez menos.

Cuando alimenté mi cuerpo con cosas buenas, se hizo más fácil dejar los malos hábitos atrás.

Comprometerse a tomar el camino indisciplinado tiene físicamente sus consecuencias. Algo así como sucede en nuestra vida espiritual.

 

sal 119-133

El pecado está en todo lo que nos rodea, gritando para que nos entreguemos a él.

Se arrastra sobre nosotras en nuestros momentos más débiles.

Con el tiempo, nos hunde y nos hace pasar todo tipo de incomodidades.

A veces es un gran fracaso, pero a menudo es la aparentemente pequeña cosita que justificamos porque pensamos que podemos dejarla de lado con un mínimo daño.

Se insensibilizan nuestras convicciones y nos tienta a ceder sólo por esta vez.

Nos convence de que es más divertido disfrutar de este momento que invertir sabiamente en el futuro.

Y por desgracia para la mayoría de nosotras, el pecado por lo general no es derrotado durante la noche.

Pero a medida que hacemos de la Palabra de Dios una prioridad en nuestras vidas, nuestros corazones se redirigen. Por el poder transformador de Dios es que anhelamos Su ley más y más, y por Su gracia empezamos a desear las cosas de este mundo cada vez menos.

“Dirige mis pasos según tu palabra;  que el pecado no gobierne sobre mí “~ Salmo 119: 133

La lectura de la Palabra de Dios no siempre será conveniente. Se necesita tiempo, preparación e intencionalidad, y es una tarea que requerirá planificación y compromiso todos los días por el resto de nuestras vidas.

Pero oh, los resultados son tan satisfactorios.

¿Estás cansada de conformarte con la comida rápida espiritual?

Vamos a luchar contra el pecado por un banquete de las cosas buenas… juntas.

 

A Sus pies,

Whitney1

****Hablemos: ¿De qué necesitas huir con el fin de lograr una mayor intimidad con Dios a través de Su Palabra?

 

Traducido por Joanna Pérez de Merino.

Anuncios

3 Replies to “Huyendo de la comida chatarra espiritual”

  1. Dios las bendiga mis hermanas son una gran ayuda y apoyo para crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo , un abrazo Xime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s