Soy el Salmista

11231739_10155740354930223_8354486375927818971_n

Soy el Salmista.

Yo también tengo una historia de clamar a Dios, recordándole todo lo que hago por Él y cuestionándole los “cuándos” y los “por qués”.

¿Cuándo Señor? ¿Cuándo me vindicarás?

¿Por qué Señor? ¿Por qué has permitido esto?

Yo también tengo una historia de decirle a Dios cuándo debe actuar…

Salmo 119:126 – “Tiempo es de actuar,  oh Jehová,  porque han invalidado tu ley.”

Por mi vista y entendimiento limitados, lucho a la hora de comprender los caminos del Señor algunas veces.

No tengo Su perspectiva.

No tengo Su conocimiento.

Yo no soy Dios.

Y, por tanto, me convierto en el Salmista y clamo a Dios con preguntas que están más allá de mi entendimiento… y me doy cuenta de que no soy mas que una niña.

Esto de la edad tiene su gracia. Cuanto más mayor me hago, más me doy cuenta de cuánto hay que aprender en esta vida y de cuán paciente es Dios con mi crecimiento.

Dios es bueno y paciente (Salmo 136:1; 2 Pedro 3:9)

Los judíos en los tiempos de Jesús querían un Salvador que viniera y echara a los opresores romanos. Querían acción. Querían venganza. Querían que todos aquellos que los habían herido recibieran su merecido.

Y, de muchas maneras, yo no soy diferente. Y tampoco lo es nuestro amigo el salmista.

Él tiene altos y bajos a medida que persigue conocer mejor a Dios y alcanzar mayor sabiduría…como yo.

Me conforta ver que aquí hay un hombre rendido a Dios, un hombre que atesora la Palabra de Dios más que el oro o las piedras preciosas y que, aún así, lucha a la hora de esperar a que el Señor actúe.

Y, aunque sea extraño, esto me anima y me fortalece.

Quizás esta sea la progresión de avanzar desde la “comida de bebé” a los “sólidos” en términos de crecimiento espiritual, pero me consuela saber que otras personas rendidas a Dios 100% luchan en su entendimiento de por qué a veces escoge actuar y otras veces no arregla la situación tal y como quisiéramos.

Pero comienzo a darme cuenta de que en la espera está el crecimiento.

En la espera hay propósito.

“Haz con tu siervo según tu misericordia,  Y enséñame tus estatutos.”

El salmista clama al Señor, pero también lo acompaña con un deseo sincero de conocer a Dios y aprender de Él

“… enséñame tus estatutos.”~ Salmo 119:124

“… dame entendimiento  para conocer tus testimonios.”~ Salmo 119:125

Su corazón es humilde y se deja enseñar.

Y quizá ese sea el propósito de la espera: el precioso crecimiento que esta produce.

“Los retrasos de Dios no son negativas” – Warren W. Wiersbe

Así que, como el salmista, clamo a Dios y le digo:

“Tiempo es de actuar,  oh Jehová,  porque han invalidado tu ley” ~ Salmo  119:126

Pero en estos días de espera, estoy aprendiendo a profundizar cada vez más en la Palabra de Dios y a orar con más fervor. Y eso siempre es algo nuevo.

“Venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad…” ~ Mateo 6:10

“ Vendrá el día en el que la verdad sea revelada y el pecado sea juzgado. Mientras tanto, en lugar de quejarnos sobre lo que hemos perdido, regocijémonos en la riqueza que tenemos en la Palabra de Dios; riqueza que nunca se nos podrá arrebatar” . – Warren W. Wiersbe

Hablemos:

No dudes ni por un momento de que Dios no ve lo que sucede en tu vida. Por el contrario, mientras esperas, piensa en cómo puedes ser más proactiva en buscar el crecimiento de tu fe y alcanzar en un mundo herido, siendo las manos y los pies de Jesús.

Ama a Dios Grandemente,

angela

Desafío Semana 6:

Esta semana, céntrate en dar un paso adicional para excavar en la Palabra de Dios. Quizás leyendo los versículos en otra traducción, escuchando la Biblia mientras vas al trabajo, leyendo algún comentario sobre los versículos de esta semana… sea como sea, profundiza un poco más y pide a Dios que te dé mayor entendimiento de Su Palabra.

Video semana 6

Material de niños semana 6Salmo 119 niños semana 6

Guía Devocional semana 6Guía devocional semana 6

Plan de lectura semana 6

plan de lectura semana 6

Versículo para memorizar semana 6

memorizar semana 6

Anuncios

2 Replies to “Soy el Salmista”

  1. Amen, Oh Dios persevera en nosotras y completa tu obra…Ignora nuestros altibajos porque somos debiles y danos fuerzas para no desmayar, sabemos que en la espera/prueba/desierto hay sanidad y es alli donde nos encontramos contigo “Yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.” Oseas 2: 14. Hazlo con nosotras poderoso Dios, quebrantanos! Clamamos en el nombre de Jesus, amen..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s