Avívame – Salmos 119:25-48

art vie2

Avivar. Se despierta fuertes sentimientos de deseo para mí. En el Salmo 119: 25, dice: ” Postrado estoy en el polvo; dame vida conforme a tu palabra”. En otras versiones que utiliza palabras como” acelerar “y” dame la vida “, pero la palabra avivar provoca una imagen hermosa.

Avivar significa haciendo con vida, mantener viva y dar más vida.

Yo no sé tú, pero ¡eso suena muy bien para mí!

Aquí en Uganda, tenemos solamente dos épocas: lluviosa y seca. Pero como el programa escolar de los niños es igual que el de Estados Unidos, todavía le llamamos a las vacaciones “verano” así que estamos en vacaciones de verano. Y no hay mejor tiempo el sentarse delante del Señor cuando el horario es un poco lento. Así que este verano, le pido al señor, “¡Avívame! ¡Avívame de acuerdo a tu Palabra!”

¿Porque necesitamos avivarnos?

En el verso 37, David nos recuerda “Aparta mi vista de cosas vanas” yo no sé tú, pero mis ojos pueden volverse a su Palabra.

Dos cosas en mi vida que causaron volver mis ojos:

Uno es mi propio pecado…

Persiguiendo las cosas de este mundo que no satisfacen y dirigiéndose a ellos en vez de a Dios y Su Palabra. Oh, sí, estas cosas son pequeñas – como ciertos programas de televisión o participar en chismes con un amiga, pero como los ugandeses dicen, “poco a poco lentamente” mis ojos se volvieron hacia la vanidad del mundo en lugar de amar y alimentarse de la Palabra de Dios.

Luego están las historias de la vanidad del mundo…

Ellas nos bombardean, preocupan, nos enferman, y hacen que me desenfoque de confiar en Dios. Cuando veo al mundo atrapado en su propia vanidad, me desanimo – en lugar de animarme- por la historia a de Dios.

Como dice Charles Spurgeon, “¡No tenemos nada que ver con este mundo vano! ¡No somos ciudadanos de esta tierra!”

Así que déjame preguntarte: ¿Tú y yo vivimos de esta manera? ¿Vivimos como ciudadanas de otro país? O en cambio,  ¿mantenemos nuestros ojos vueltos hacia la vanidad de este mundo, diciéndonos a nosotras mismas que está bien; que es sólo un poco; no es la gran cosa? Sí, estamos en el mundo, pero no somos parte de él.

sal 119

 ¡Es tiempo de ser avivadas, hermanas!

Que ésta sea nuestra oración:

 -Avívame conforme a tu Palabra. v.25

-Avívame conforme a tu Palabra. v.37

-Avívame conforme a tu justicia. v.40

-Que tu amor y gracia vengan a mí, Señor. v.41

Yo amo tus mandamientos,  y hacia ellos elevo mis manos;  ¡quiero meditar en tus decretos! v.48

Oh Señor, te pedimos que nos avives, a tus hijas. Gracias por tu Palabra, que es viva y eficaz. Perdónanos por volver nuestros ojos hacia la vanidad. Perdónanos, y ayúdanos  a volver los ojos de nuevo a ti y tu Palabra. Queremos amar Tu Palabra. Danos amor ferviente por Tu Palabra. Danos amor a tus mandamientos. Ayúdanos a meditar en tus estatutos. Deja que este verano sea un tiempo de avivar nuestros corazones. Amén.

Con amor desde  Uganda,

joy-signature

Traducido por Larissa Zelaya Barragán

Anuncios

4 thoughts on “Avívame – Salmos 119:25-48

  1. Hermosa palabra hna eso es lo que a dejado esta semana de estudio en mi vida ,una suplica de avivame!!!!!como el salmista se ve cuando escribe con una gran necesidad,a si esta mi alma necesitada de Dios-abrazos

  2. Eso es lo que necesito ser avivada y si ciertamente muchas veces otras cosas me distraen de estar en contacto con el creador e inclusive yo misma. Gracias por la meditación de la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s