No eres más una esclava.

no eres esclava

Respira, Whitney…

Una gota de sudor caía por mi frente cuando inhalé ese olor pesado a cigarrillo en el ambiente. El pabellón que conducía a la puerta era oscuro y caliente, y podía sentir cómo la temperatura en mi cara se iba elevando.

“¿Por qué me has traído aquí, Señor?”

Después de que entré, el guardia cerró la puerta inmediatamente. El sonido de esa puerta de hierro pesado era la señal de que había llegado. Como las manecillas de reloj trabajan asimismo comenzaron a salir de sus celdas al área común donde se reunían todos. Después de todo, estarían locos si se perdieran la oportunidad de cambiar esa rutina diaria repetitiva.

No era la primera vez que estaba encerrada en ese lugar.

Había estado durante un año viajando debido a mi trabajo, proveíamos educación en todo el estado en las cárceles y los centros de rehabilitación de abuso de sustancias, pero nunca me acostumbraba al vacío que se dibujaba en sus ojos.

Estaba allí para enseñarles, pero ellos iban allí en busca de algo más.

El mundo es un lugar complicado, la forma en que se disfraza el  engaño en  paquetes hábilmente decorados. Hace un llamamiento a los débiles y estratégicamente se alimenta de lo inestable – aquellos que están abrumados…

Abrumados por sus deseos humanos.

 Abrumados por su sufrimiento.

 Abrumados  con las promesas vacías.

 Abrumados con la adicción de complacencia.

 Abrumados con el deseo de una solución rápida.

 Abrumados con el poder o abuso de otra persona.

 Abrumados con su necesidad de siempre escapar.

 Abrumados con un millón de cosas vacías que alcanzan cuando están tratando desesperadamente de llenar esos lugares desolados.

“Prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos del pecado y de la corrupción porque uno es esclavo de aquello que lo controla”~ 2 Pedro 2:19

 Antes de que comenzara, ella se me acercó y me preguntó si tenía hijos.

“No, todavía no”, le contesté con una sonrisa amable.

Y comenzó a llorar cuando me estaba hablando de la vulnerabilidad y la seducción que la llevó al encierro en esa prisión– la vida y sus decisiones dolorosamente la separaron de su pequeña

Vacía, abrumada, y ahora esclava.

A ella le prometieron libertad, pero sus decisiones equivocadas, la dejaron todo menos libre.

Ese día  no llegamos a hablar de lo que se tenía previsto. En cambio, llegamos a  una verdad mucho más necesaria, – aquella que su alma anhelaba durante mucho tiempo…

“Déjenme  contarles acerca de Jesús, Aquel  que venció…”

 “¿Nunca has visto a un hombre encerrado en una jaula de hierro? Ha sido mi deber doloroso hablar con varios de estos presos. He visto al cautivo sacudir los barrotes de hierro, pero sin poder escapar. Les he visto suplicar para que los dejemos libres; pero hemos sido impotentes.

Gloria a Dios, porque la sangre de Jesús es un disolvente universal, y  ha disuelto las barras de hierro de la desesperación, permitiendo que la conciencia cautiva pueda  escapar.

¡Qué dulce para los abatidos el cantar! –

“Creo que Jesús murió por mí”! No hay nada, en verdad, queridos amigos, que la sangre del Cordero no pueda  superar”. ~ Charles Spurgeon

 “¿Quién es el que vence al mundo?

Sólo el que cree que

Jesús es el Hijo de Dios “.

 1 Juan 5: 5

Ya no eres una esclava….

A sus pies,

Whitney1

*CONVERSEMOS: ¿Qué te esta esclavizando? Nuestro Equipo de Oración está dispuesto  a orar contigo…

Traducido por Guisette Hurtado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s