No eres invisible.

adgfoto

Hay días en que tengo que recordar que mi vida está en Sus manos.

Los días en que tengo que reducir la velocidad, orar, y concentrarse en la verdad de la Palabra de Dios, porque el centro de la cuestión es, mi vida, la vida de mis hijos, la vida de mi familia y amigos… todas están en Sus manos poderosas, no en las mías .

Sé que la vida puede ser difícil.

Sé que los días malos pueden superar en número a los días buenos.

El mundo en que vivimos es una locura, frío y miserable a veces, y todos los días hay que luchar por el gozo, luchar para elegir el amor sobre la ira, y luchar para ver a Jesús en cada momento.

Pero quiero animarte con esto… Él está allí.

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de ti.- 1 Pedro 5: 7

Amiga, no estás sola en tus batallas o tus sufrimientos.

Como David en los Salmos, dile a Dios que es lo que te preocupa. Sé honesta con Él … es la única manera de orar.

Y elige vestirte a diario con humildad… es la más bella prenda que una mujer puede llevar … además de un corazón y una sonrisa cariñosa, por supuesto.

Y recuerda que confiar en el tiempo de Dios…

Aunque a veces el mundo parece estar fuera de control, no creas esa mentira.

Dios te tiene justo donde Él te necesita… no eres invisible para Él.

“Dios nunca exalta a nadie hasta que esa persona está preparada para ello. En primer lugar la cruz, después la corona; primero el sufrimiento, luego la gloria. “- Warren Wiersbe

¿Estás caminando por una situación difícil en este momento? ¿Sientes que todo tu trabajo y servicio a Dios pasa desapercibido? ¡Ánimo! Recuerda que Dios tiene un plan y un propósito para tu vida. Nuestras vidas son para Su gloria… libérate de la presión de cumplir y complacer a todos.

Vivimos para una audiencia de UNO.

 Como mujeres “de la cruz” estamos llamadas a humillarnos ante nuestro Rey, a amar y movernos bajo la protección de Sus poderosas manos. Él está en control, confía en Él para levantarte… en Su tiempo. 

Porque ponemos nuestras vidas en Sus manos poderosas es que podemos confiar en Él para el resultado. Estamos llamadas a amar, obedecer y servir. Caminamos en la fe y escudriñamos la escritura … pero ¿los resultados de nuestras vidas? Los resultados, la cosecha … no es una carga que estamos destinadas a transportar. Suelta esa carga, la ansiedad tienes en tus manos dásela a Jesús, Él puede llevar esa carga.

No te apresures en el proceso de crecimiento en el que Dios te tiene. Se necesita tiempo para crecer en Su vocación.

Recuerda, los árboles no maduran durante la noche. Se necesitan años de crecimiento continuo, tanto sobre la tierra como debajo de la tierra para que un árbol crezca sano y fuerte.

Dios tiene un propósito donde estás ahora… aprende, crece, y abraza esta temporada.

Eres visible.

Eres amada.

¡Ama a Dios grandemente!

angela

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

8 Replies to “No eres invisible.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s