La sumisión en la vida del creyente

Sem 3 lunes

 

¡Bienvenidas a la semana 3! Hemos llegado a un versículo muy divertido y que causa mucho debate en los círculos cristianos.

“Esposas estén sujetas a sus esposos.”

Pedro menciona esto dos veces, así que debemos poner atención a esto. Antes de profundizar en estos versículos debemos recordar el contexto general del libro: Pedro escribió este libro para los creyentes que sufren, que se sienten aislados, y son perseguidos a causa de su Fe.

En este pasaje, Pedro se dirige a las mujeres que estaban casadas con hombres incrédulos o impíos. Pero aplica para todos los matrimonios. Así que, ¿cuáles son esas palabras de sabiduría que tenía Pedro para esas mujeres y para nosotras? Antes de comenzar, recordemos cuál es el objetivo del matrimonio.

Leemos libros sobre el matrimonio y atendemos a seminarios para entender lo que el matrimonio significa y cómo hacerlo exitoso . Pero, ¿cuál es el objetivo de todo eso? Es Pablo quien nos da la respuesta en Colosenses 1:28:

a quien anunciamos,  amonestando a todo hombre,  y enseñando a todo hombre en toda sabiduría,  a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;

Nuestro principal objetivo en el matrimonio es que nuestro esposo madure en su Fe en Cristo. Deberíamos esperar que la imagen de Jesús brillé más y más en sus vidas y que ellos produzcan verdaderos frutos en su Fe.

Pedro nos da algunas sugerencias para lograr esto.

1. Someterse a Sus esposos

Sumisión significa que conscientemente seguimos el liderazgo de otra persona y nos negamos a nosotros mismos por el bienestar de el otro .

Ahora esto no es sólo para las esposas. La vida del cristiano es una vida de sumisión. Debemos someternos a Dios primero y luego, como nos dice en Efesios 5:21, que nos sometamos los unos a los otros. También en Filipenses 2:3 nos dice que debemos considerar a los demás como superiores a nosotros mismos. Así que este concepto de sumisión que Dios propuso para las esposas es para todos los cristianos en general .

Eso no quiere decir que sigamos a nuestros esposos en el pecado o cosas tontas. La sumisión no significa que nos quedemos calladas o seamos inferiores. Recuerda: en Cristo somos iguales. Somos de igual valor e importancia.

Pedro sabía que el matrimonio no es fácil. El estuvo casado y ahora ve a todas estas mujeres casadas con no creyentes y la dificultad de algunos de esos matrimonios. Pedro les esta diciendo a estas mujeres, “lo que quiero que hagan es que dejen el liderazgo a sus maridos en la manera más apropiada , respetarlos, y vivir de tal manera que la belleza de Cristo brille a través de sus vidas. De esta manera quizás ellos encuentren la Fe en Jesús con su ejemplo.”

Así como la gente necesita conocer el evangelio, los esposos necesitan ver el evangelio reflejado en sus esposas. Ellos necesitan observar un corazón transformado. Y esto va también para aquellas mujeres que son creyentes. Animamos a nuestros esposos cuando vivimos una vida santa.

2. Busca la Belleza Espiritual

¿Qué hace a una persona bella? ¿Es su apariencia? Seguro, pero ese tipo de belleza es subjetiva. Lo que a mi me parece hermoso a ti quizás no, la belleza exterior debería ser una preocupación menor, y sin embargo pasamos más tiempo preocupándonos por nuestro cabello, uñas, cejas, nuestro peso y la dieta. Algunas veces no es porque queremos ser más saludables, sino porque queremos lucir de cierta manera.

Mi esposo muchas veces me ha dicho que, cuanto más viejos nos ponemos, las cosas “se desvanecen, se arrugan y se caen”. ¡Qué maravilla!

Pedro dice: ¡persigue la belleza espiritual! Esta tiene la habilidad de hacerte ver más bella y joven aún cuando tengas 90 años de edad y también es una manera de que tu esposo verá el trabajo de Cristo en tu vida. El fruto de tu Fe puede ser usado por Dios para acercar a tu esposo a El por medio de cosas como un espíritu amable y tranquilo.

1 Pedro 3-3-4

Alguna de ustedes puede decir, bueno, tengo una personalidad fuerte. Eso está bien. Un espíritu amable y apacible no significa estar en silencio, es evitar discusiones innecesarias, es un corazón humilde que no se queja sino que mejora sus circunstancias.

Así que, el consejo de Pedro para aquellas que están batallando en su matrimonios, especialmente aquellas que están casadas con no creyentes, es seguir el liderazgo de sus esposos de la mejor manera y buscar la belleza espiritual. Esto no es una garantía para un matrimonio perfecto. Pero es lo que Dios puede usar para cambiar el corazón de tu esposo y, lo más importante, es algo que honrará a Dios.

 


 

Nuestro video de la semana

(Pincha aquí si no puedes ver el video)


Nuestro desafío de esta semana (para casadas):

1. Ora por humildad a medida que conscientemente buscas someterte a tu esposo.

2. Encuentra una oportunidad para compartir lo que Dios te está enseñando con tu esposo.

3. Haz el compromiso de orar por tu esposo regularmente ya sea por su salvación o por su constante crecimiento espiritual .

 

Nuestro desafío de esta semana (para no casadas):

Busca pasajes que muestran a Jesús actuando con un espíritu afable y apacible. Hazte a ti misma estas preguntas: ¿Qué me impide tener un espíritu afable y apacible? y ¿Qué puedo hacer para crecer en estos hermosos rasgos de carácter (en el trabajo, con amigos, con la familia, en las circunstancias difíciles…)

 

Mirando a Jesus

Jen

 
 
 
 

Traducido por Guissete Hurtado

Anuncios

3 thoughts on “La sumisión en la vida del creyente

  1. Wow q bonita y sabia palabra karlita xq asu mismo lo e pensado yo q no ed estar sujetas a aser siempre lo q ellos quieren o los aga felices no tenemos q estar sujetas pero a Dios ya q el no lo esta y alli vendra los frutos q sembremos en ellos ellos veran como nos sujetamos a a Dios y q callamos y obedecemos x El o como con sabiduria somos guiadas entonces al ver eso en nosotros ellos queran estar sujetos a Dios entonces alli es alli donde veremos los q hemos sembrado le emos ebseñado a nuestro esposo que su Dios es quien nos guia lo va a guiar a el tambien aser bien las cosas

  2. Buen día Amada Karla.
    Que bendición verte y escucharte por el video.
    Ha sido una bendición para mi vida este estudio, y esta 3 semana nuevamente Dios me sorprende hablándome por medio de Su Palabra. El Espíritu Santo nos guiará y nos ayudará, para las mujeres que tienen esposos que no son creyentes solo se ganan para el Señor por la conducta…y tengan presente algo no es para nosotras es para el Señor.

    Señor Jesús gracias por este hermoso estudio!.
    Gracias Amadas siervas por esta guía de estudio!…Les Bendigo!

    Les mando un fuerte abrazo desde Bogotá-Colombia.

  3. todo hermoso!!! 😉 Agradezco a Dios por la vida de mi esposo!! LEs comparto algo que le dije cuando el me pidió matrimonio y estábamos en planes de la boda, le pedi que porfavor nunca me permitiera querer mandar, o “ser cuello” es decir manipularlo o moverlo a mi antojo sin llegar a ser cabeza, gracias a Dios que el me entendio, y eso a ayudado a llevar un buen matrimonio! por supuesto nunca faltan los problemas, o que yo quiera tomar el mando, pero el con mucho tacto y sabiduría me ha sabido guiar como esposa, y el estar sujeta a el, es sujetarme también a mi Señor!! eso ha traido grandes bendiciones!! Gracias Jen por tan bello articulo, Edurne Guiss y Karlita!! Besos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s