¿Te sientes malentendida? Mira a la cruz

sem 2 viernes

Me sentí tan malentendida.

Yo me había retractado de mis palabras, evaluado mis intenciones y buscado en mi corazón. Había rogado a Jesús que si había alguna forma de perversidad en mí, Él la sacara a la luz y me llevara al arrepentimiento.
Ahora, incluso con las mejores intenciones, un montón de veces me he equivocado. Pero en este caso particular – a pesar de que no me ganara un asiento en la mesa de los “populares” – sentí como si me hubiera puesto firme por la verdad de manera correcta.

Y había pagado el precio.

Recuerdo decirle a mi esposo que quería ponerme de pie en un podio y validar mi caso al mundo. Los haría entender que ellos estaban equivocados, y mi reputación seria restaurada rápidamente a su lugar correcto.

Y él dulcemente me dijo que cerrara mi boca y sufriera bien.

1 pe 2-23-24

Mira, quiero ser valiente para Dios. Realmente quiero. Y habrá momentos en los que Él me llame a ponerme de pie en un podio y grite Su nombre desde lo más alto sin mirar atrás.

Oh Dios, ayúdame a no perderme eso.

Pero muchas veces el ser valientes significa no tomar represalias, aun cuando tenemos razón. Muchas veces significa someterse, aun cuando la vida no parece ser justa. Y por mucho que tú y yo no queramos escuchar esto – algunos días vamos a sufrir injustamente, y lo que hay que hacer será cerrar nuestras bocas y aceptarlo humildemente.

_______________________

Me he quedado dormida con mi Biblia en mis piernas más noches seguidas de las que pueda contar. El sufrimiento tiene maneras chistosas de hacerme correr más fuerte – aferrarme desesperadamente – a la rica y dadora de vida Verdad.

Cuando me desperté – mi corazón aún estaba muy cargado. Miré hacia abajo en las páginas arrugadas y me sumergí de nuevo sobre las hermosas, humildes palabras…
Cuando maldecían, Él no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba. En lugar de ello, confió la causa al que juzga justamente.

 

Y duras lágrimas cayeron sobre las páginas.

Él podría haber luchado, demostrando su inocencia.
Él podría haber reclamado toda la autoridad al hacer conocidos Su poder y presencia.
Él podría haber llamado a doce legiones de ángeles para venir a su rescate en cualquier momento.

Pero en lugar de eso, se mantuvo malentendido, aun en la muerte, porque Él confió en que Su Padre haría las cosas bien al final.

“Los sufrimientos de Cristo nos deben callar bajo los sufrimientos más injustos y crueles con los que nos encontremos en el mundo. Sufrió voluntariamente, no por sí mismo, sino por nosotros, con la mayor prontitud, con paciencia perfecta, de todas partes, y todo ello a pesar de que era Dios-hombre. ¿No nos someteremos nosotros pecadores, que merecemos lo peor, a las ligeras aflicciones de esta vida, las que obran para nosotros en ventajas indecibles después? “~ Matthew Henry

¿Te sientes malentendida? Mira a la cruz, y representa bien al que murió en tu lugar.

Y si debes de hablar, valientemente clama tu Victoria…

Aleluya, todo lo que tengo es Cristo.

Aleluya, Jesús es mi vida.

Y dejemos que eso sea suficiente.

 

A Sus pies,
Whitney1

 

 

 

 

 

 
LoveGodGreatly.com

Traducido por Larissa Zelaya-Barragán

 

*HABLEMOS: ¿En qué cosas necesitas sufrir bien hoy y no pelear?

 

 

Anuncios

3 Replies to “¿Te sientes malentendida? Mira a la cruz”

  1. He leído esto en un momento de mi vida en que se ha hecho más que evidente el peso de mi propia cruz. Sufrir a solas, en silencio o reclamar por lo que creemos justo. Aun sintiéndome sobrepasada por los eventos y circunstancias, será mejor sufrirlos bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s