Cómo encontrar comunidad allí donde estás

Verdadera comunidad.Todos la anhelamos, pero puede ser muy difícil de encontrar, ¿verdad?

Nos sentamos en bancos de madera que crujen bajo nuestro peso. Al lado, la música a todo volumen produce un zumbido en nuestros oídos.Varios idiomas diferentes, todo bajo un mismo techo con nombres como Luganda y Acholi.Un traductor para todos nosotros.

Me senté en el suelo, polvoriento por la tierra roja, en mi querido lugar, con los niños.
Comenzó como un regalo de Navidad para mi amiga Chaundra, que soñaba con un espacio donde pudiéramos conocer a las familias de los niños con necesidades especiales.Ella decidió construir comunidad y me invitó a participar en ella, y aquí estamos, mes a mes, reuniéndonos.

joy 1

El corsé de pie chirría y cruje mientras juegan.Mi hijo pequeño, Giftie, encuentra su lugar en el grupo, un lugar donde pertenecer para un niño que es sordo y tiene parálisis cerebral.

Nos reunimos. No estábamos seguras de cómo exactamente iba a lucir, sólo sabíamos que queríamos un lugar seguro, un lugar para que la gente viniera y se llenara, fuera animada.

Joy 2

El pastor ugandés y el cuerpo de su iglesia nos mostraron la forma.La manera de amar, dar, servir y construir comunidad.Estos santos fueron a pie a hablarle a cada una de las familias acerca de nuestra reunión, ya que la mayoría no tenía teléfono.Ellos amorosamente cocinaron la comida y se aseguraron de que cada familia tenía dinero para el transporte.

Humillada por la concurrencia, me mordí el labio nerviosamente y me pregunté si todo el mundo estaría decepcionado.

Joy 3

Nos llevamos un terapeuta de lenguaje, enfermeras, un guerrero de oración, y nosotras las mamás de niños con necesidades especiales para alentarlas.

Una familia, con su dulce hijo, viajó en bus 8 horas sólo para ser parte del grupo.Me sentí mal.

¿Viniste hasta aquí para esto?No tenemos mucho.

Una comida y un poco de ánimo era nuestra simple oferta, y aun así vinieron.

Una chica con hidrocefalia, muchos de ellos con parálisis cerebral, niños con quemaduras, autismo, sordos, mudos.

Todos son bienvenidos en nuestra reunión.Estamos en esto juntos.

Ven, siéntate. Pertenece.

Comimos juntos, compartimos historias, y fueron refrescadas para soportar las semanas difíciles en el futuro.

Me incliné hacia nuestra amiga, una enfermera de Uganda.Le dije que me sentía mal y ella me miró, confundida.

“¿Por qué?”

Le expliqué que no tenía mucho que ofrecer, mucho que hacer por ellos o darles.

Aún confundida, ella me habló con la verdad, “Estas personas son felices de encontrar una comunidad a la que pertenecer, y ver otras personas andando su mismo camino.Esto les da esperanza”.

Esperanza y Comunidad.

Joy 5

Mucho tiempo después me pareció que aunque era hora de irse, se resistían a marcharse. No hablaron mucho, simplemente se sentaron y disfrutaron.

Estar con todas las demás. Saber que no están solas. Mirar alrededor y ver a tu gente. Eso es suficiente.

¿Cuántas veces al ofrecer algo, hospitalidad, amistad, pienso que tengo que limpiar, embellecer mi casa, u ofrecer algo espectacular, cuando todo lo que tengo que ofrecer es comunidad?

¿Sentarnos en el desastre sucio, polvoriento, y ofrecer la esperanza de saber que estamos en esto juntas?

“ Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración. Todos estaban asombrados por los muchos prodigios y señales que realizaban los apóstoles. Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno.  No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad,  alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.” Hechos 2:42-47(NVI)

Es lo que todas anhelamos.Pertenecer.Ser parte.Ser comprendidas.

Es lo que escucho de muchas mujeres, deseando tener comunidad.

¿Mi mejor consejo? Créala.Encuentra a las que necesitan una amiga, a las que necesitan pertenecer, y dales el regalo de la comunidad contigo.

¿Quién en tu vida necesita el regalo de la comunidad, el regalo de la esperanza hoy?

Llega a ellas. Envíales un texto, llámalas, invítalas.

Dales el regalo de la esperanza y de la comunidad.

En los comentarios: ¿Cómo es vivir en comunidad para ti? ¿Cómo han sido tus luchas para encontrar verdadera comunidad?

Con amor desde Uganda,

joy-signature
joyforney.org

Fotos cortesía de David Forney .Todas las fotos han sido tomadas y utilizadas con permiso.

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Anuncios

4 Replies to “Cómo encontrar comunidad allí donde estás”

  1. Gracias por compartir estos testimonios que llenan nuestro corazón y nos animan a mirar a nuestro alrededor y ver cuántas personas necesitan de la compañía y de palabras de esperanza y consuelo. Bendiciones!!!!

  2. Gracias amada hna por tan bellas historias realmente e aprendido mucho de uds. Aprender a vivir en comunión es maravilloso con otros especialmente mis HNOS,aprender a no solo esperar si no a dar a escuchar, con solo saber que si somos llamadas a vivir en comunión. Sobre todo doy gracias a Dios por mi casa bendiciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s