Mi Rol en la Iglesia Local

 

 

1 Tesalonicenses 5:12-13  “Amados hermanos, honren a sus líderes en la obra del Señor. Ellos trabajan arduamente entre ustedes y les dan orientación espiritual. 13 Ténganles mucho respeto y de todo corazón demuéstrenles amor por la obra que realizan. Y vivan en paz unos con otros.”

 

Dios nos creó con la necesidad de convivir unos con otros. Nuestra iglesia local es donde podemos lograr esto, no solo donde vamos y juntos adoramos a Dios sino que también es donde crecemos, nos exhortamos, servimos, nos amamos, nos fortalecemos, etc, etc…

La iglesia local es una bendición para cada una de nosotras. Sé que muchas podríamos dar testimonio de las experiencias hermosas que hemos experimentado siendo parte de una, por eso si todavía tu no asistes o no perteneces a una iglesia local yo te animo a que ores y busques de un lugar donde podrás experimentar el abrazo y el amor de Dios en una manera personal.

Te cuento que yo crecí toda mi vida en la Iglesia, soy hija de pastores, casada con un hijo de pastor y hoy en día Dios nos ha dado el privilegio de ayudar a pastorear una iglesia, la herencia que recibimos de nuestros Padres y déjame decirte que no es fácil. Amo lo que hago, sé que es lo que Dios quiere para mi vida, el llamado que Él me ha dado. Y deseo que esta herencia la pasemos a nuestros hijos y nuestras futuras generaciones.

Pero no siempre pensé así. Cuando leía este pasaje de 1 Tesalonicenses 5:12-15 me trajo muchos recuerdos, unos hermosos y otros no tanto. Cuando era adolescente y podía entender un poco más, observé cómo mis padres dedicaron sus vidas, su tiempo, sus finanzas por cada persona en la iglesia. Muchas veces vi a mi madre llorar con otras mujeres que estaban en necesidad, desvelos para pastorear aquellos que necesitaban una oración a la hora que fuera. Y muchos simplemente no lo apreciaron o no le dieron valor y eso me dolió. No entendía por qué la gente podría hacer tanto daño a aquellos que los cuidaron, los alimentaron, que estuvieron allí para ellos. Pero un día entendí el por qué a pesar de ello mis padres seguían haciendo la obra. Mira lo que dicen los siguientes versículos de este pasaje de 1 Tesalonicenses 5:14-15

Hermanos, les rogamos que amonesten a los perezosos. Alienten a los tímidos. Cuiden con ternura a los débiles. Sean pacientes con todos. Asegúrense de que ninguno pague mal por mal, más bien siempre traten de hacer el bien entre ustedes y a todos los demás.” y realmente este ha sido el ejemplo que mis padres nos dieron. Hacer el bien a todos.

Ahora con el tiempo, también hemos aprendido la primera parte: que como iglesia, como ovejas tenemos que cumplir, y honrar a nuestros líderes, respetarlos, amarlos. Ellos son los que están orando por nuestras vidas, nuestras familias, nos dan consejos, dedican tiempo, recursos, amor, etc. para que cada uno de nosotros podamos llegar hasta la meta, hasta la eternidad. Ese es el trabajo de cada líder, de cada pastor. Y no es fácil, pero si cada miembro de la iglesia local hace su parte, seremos como la iglesia primitiva, donde compartían todo, miraban por la necesidad de cada uno. No les hacía falta nada. No había envidias, ni egoísmo. El amor de Dios se manifestaba en ellos y por ese amor es que son conocidos, el nombre de Dios es Glorificado aun hasta el día de hoy.

Entonces ¿Qué tengo que hacer para que mi iglesia local glorifique el nombre de Dios?

Tomar mi responsabilidad, mi rol. Cuando reconocemos que cada uno tiene un rol específico y comenzamos a trabajar por ello. Llegaremos a la meta.

Y en este pasaje lo vemos claramente:

1. Honren a sus líderes/pastores:

Honrar significa: Premiar, celebrar, considerar bien su trabajo, estimar, tener buena opinión.

Es importante que los estimemos, que tengamos en consideración lo que ellos hacen. Muchos de ellos sacrifican no solo recursos, comodidad, emociones sino también tiempo. Podrían estar haciendo otras cosas pero su amor a la obra de Dios los hace estar dispuestos a trabajar arduamente por la Iglesia local. Así que aprovecha y demuéstrale a tu líder, pastor, maestro de escuela dominical… cuánto aprecias su trabajo por la iglesia local. Mándales una nota de agradecimiento, invítalos a comer, ora siempre por ellos. Hónralos. (Ellos lo necesitan de vez en cuando)

2. Tenerles mucho respeto:

Respeto y honra a veces lo confundimos y pensamos que es lo mismo y aunque pareciera que sí, realmente, respeto es: Acatamiento, obediencia, aceptar con sumisión su autoridad.

Esta parte es difícil para algunas, porque talvez no te gusta que te digan lo que tienes que hacer o cómo hacerlo. Pero es importante que también cumplamos con esta parte, porque si no los respetamos siendo sumisas no podremos demostrarles nuestra honra o aprecio a ellos.

Obedecer es una manifestación externa de algo que está en el corazón con respecto a la autoridad. Es una actitud interna.

Recordemos que ellos son la autoridad delegada por Dios para nuestras vidas. Romanos 13:1

Si en esta área te está costando cumplirla pídele al señor que cambie tu corazón, que traiga humildad porque el sujetarse, el respetar, implica ser humildes. Necesitamos ser obedientes. En primer lugar a Dios que dice en su Palabra que nos sujetemos a las autoridades establecidas por El para que el amor de Dios en nosotros se manifieste cuando respetamos a nuestros líderes/pastores.

3. Mostrar amor con todo nuestro corazón: Me gusta esta parte de “con todo nuestro corazón”

Mostrar amor con todo el corazón es hacerlo siempre, no solo cuando necesitamos de ellos, cuando ya los extrañamos, amarles aun cuando a veces no es fácil por su carácter, temperamento, amarlos sin egoísmo, estar dispuesto a dar más de lo que recibimos, amarles como dice 1 Corintios 13.

Abrázalos, ora por ellos, sírveles, se fiel, compromete con ellos. Es tiempo de que muestres cuanto los amas.

4. Vivir en paz: Es estar en unidad, en armonía. Somos diferentes pero todos vamos hacia el mismo lugar, tenemos que cambiar y estar en acorde unos con otros para poder vivir en paz. Unidad. Tener una amistad, entrelazar relaciones.

2 Corintios 13:11 “Anímense unos a otros. Vivan en paz y armonía. Entonces el Dios de amor y paz estará con ustedes.”

Mi rol en la iglesia local es importante y lo mejor es que puedo Glorificar el nombre de Cristo con ello.

Para concluir déjame decirte que ser parte de una iglesia es lo mejor que me ha podido pasar, allí no solo encontrado apoyo, amor, guía, crecimiento espiritual, pero también mis amigas están allí. Todas necesitamos el convivir con otros y que mejor cuando lo haces con alguien que está en harmonía, en el mismo sentir contigo.

Pero no olvides que tu rol es importante para cumplir. Todos debemos hacer nuestra parte.

Te comparto unas fotos de mi iglesia “Puerta al Cielo, San Diego, CA”

Mi grupo de Estudio Bíblico

1962596_508506682594679_708638397_n

Nos encanta salir a comer

10351682_753265928062453_5655708443160677697_n

Aquí los jóvenes nos dieron un presente

381258_346681735342468_91817615_n

Nuestro Apóstol (mi Padre) orando con los niños y ministrando a las personas

1508069_737909292908145_202037706_n

1966754_731329216899486_248948223_n

Mi hija Vanya junto conmigo dando una reflexión acerca del sembrar

10644957_10152549436483790_4231668721378886617_n

Larissa Zelaya – Barragán

Advertisements

3 Replies to “Mi Rol en la Iglesia Local”

  1. Estoy tan orgullosa de tener a una excelente hermana mayor, que con su testimonio y con su dedicación al miniaterio impacta a otras personas, esto solo me motiva alcanzar mi sueño como eacritora. Te amo sis… y gracias por recordar lo que es mi rol en mi Iglesia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.