Buscadoras de Paz

paz

Efesios 4:1-3

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

Hubo un tiempo en el que no me daban ganas de ir a la iglesia. Eran muchos los conflictos que había entre nosotros y la tensión se notaba en el aire. Ir a la iglesia era una lucha constante, un recordarme que no iba por personas, un orar para que el Señor me ayudara a aguantar el domingo. ¿Lo puedes creer? ¡Que me ayudara a aguantar! Aquellos fueron días muy tristes, sin duda.

Oraba para que el Señor sacara a la luz el pecado, para que cambiara a fulanita o a menganita, para que hiciera algo en la vida de otros. Y, por supuesto, el desánimo continuaba y todo seguía igual.

Hasta que me di cuenta de que la que tenía que cambiar era yo. Yo era responsable únicamente de mi propia actitud, de mis palabras, de mis acciones, de mis gestos. Era mi deber cambiar yo, dejarme moldear yo y orar de manera genuina para que el Espíritu Santo de Dios hiciera Su obra en los demás de la misma manera que la estaba haciendo en mí.

Yo tenía que ser una buscadora de paz.

Sabía que si yo dejaba que el Señor me transformara a mí, posiblemente las cosas en la iglesia no cambiarían mucho…pero ya no me afectarían de la misma manera. Mientras yo estuviera haciendo mi parte, no estaría contribuyendo al malestar general que había entre hermanos, mi conciencia estaría tranquila y mi corazón, dispuesto para la corrección de Dios y la unidad de la iglesia.

Efesios 4:3 nos dice que debemos ser “solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”, que tenemos que esforzarnos, ser diligentes, estar más que dispuestos en mantener la paz con otros hermanos para mantener la unidad del cuerpo de Cristo.

juevs sem 4

Durante los primeros tres capítulos de Efesios, Pablo se dedicó a explicar lo que Dios había hecho por nosotras por pura gracia. Ahora, hace un llamamiento a los creyentes en Cristo a vivir de manera digna…

…a vivir de la manera que Dios demanda de nosotras.

Y es que sólo cuando realmente comprendemos la magnitud y el alcance de lo que Dios ha hecho por nosotras, saldrá de nuestro corazón el deseo genuino de agradarle con nuestra manera de vivir.

A vivir siendo humildes y mansas, considerando a los demás como superiores a nosotras mismas, viendo las necesidades de los demás como tanto o más importantes que las nuestras.

A vivir teniendo paciencia con otros, con un corazón generoso y perdonador que, teniendo la oportunidad de vengarse por un agravio, decide no tomar revancha.

A vivir buscando la paz y la unidad.

Como dije antes, no podemos controlar cómo se comportan otros, pero sí podemos controlar cómo nos comportamos nosotras. Ante cualquier situación, regresemos a Efesios, leamos de nuevo la obra maravillosa de Cristo en nuestro favor y ansiemos con todo nuestro corazón vivir esa vida digna a la que somos llamadas en humildad, mansedumbre, paciencia y paz.

Salmo 29:11 – Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz.

 

¡Oh cuánto poder hay en una congregación de creyentes en Cristo que busca la paz entre sus integrantes! ¡Cuánta bendición traerá a sus vidas, a su comunidad, a su entorno!

Sé una buscadora de paz.

Contenta en Su servicio,

Edurne

ElViajedeunaMujer.com

****Hablemos: ¿Estás de acuerdo con el dicho “dos no pelean si uno no quiere”? ¿De qué maneras prácticas puedes buscar la paz con otros hermanos en Cristo?

Anuncios

12 Replies to “Buscadoras de Paz”

    1. Cuanta razón tienes. Siempre para pelear se necesita que haya dos personas. Que el señor nos ayude acque realmente seamos nosotras las primeras en decidir. Si queremos que los demás cambien tengo que cambiar yo primero. Que el amor de Cristo nos una aún más. !!!

      1. Amén Alicia! Creo que cuando nos damos cuenta de que nosotras somos las responsables por nosotras mismas y dejamos que el Señor haga Su obra en nuestro corazón, automáticamente todo cambia para bien 🙂 Bendiciones!!

  1. ¡Que hermoso mensaje! Me encanta esta palabra “paz”. Con toda la sinceridad, no hay cosa mejor que vivir en paz con todos lo que nos rodean, y el Señor nos ha dado de su paz como lo dice en Jn. 14:27a “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da”. ¡Sí!, debemos ser buscadoras de paz y que otros vean en nosotros ese fruto del Espíritu. ¡Bendiciones Edurne!

  2. Querida Edurne, muy buen artículo! Creo que cada una de las que leemos hemos pasado por momentos difíciles en la iglesia, hemos estado en situaciones con hermanos, de las cuales quisiéramos zafar, no pasar por ellas…Pero es allí dónde nuestro carácter es moldeado y cuán necesario es!! Aún cuando somos la parte afectada….verdad? es cuando más nos damos cuenta de que al mirar a Cristo, toda excusa queda sin valor alguno. En mi corazón quedó muy grabado un estudio que hice algunos años atrás acerca de lo que significa el fruto del Espíritu, cultivándolo como en un Jardín de Su Gracia, en la lista aparece la Paz. Pero el primero es el Amor y la definición que quedó grabada es: “El sacrificio del ego” del yo. Habla de un amor que se extiende a las miserias humanas, lo que no se quiere aceptar, lo feo y difícil…Sacrificar el ego implica humildad para darse a las personas complicadas, aún en la iglesia…Para saber cuando callar y cómo hablar….¡Oh que difícil es ser acertadas en esto! Pero aquí estamos en esta Escuela de Gracia Inmerecida y Maravillosa, aprendiendo y creciendo, a seguir las pisadas del Maestro, de Quién no podemos ni llegar a alcanzar la correa de su calzado…pero que con Su Amor paciente, misericordioso va obrando en nuestra vida, si está rendida a Él. Dónde más he sido trabajada ha sido dentro del Cuerpo de Cristo y puedo agradecer por todo lo vivido, porque fui sostenida, perdonada, amorosamente pulida… Y es un privilegio buscar la Paz, porque esto proviene de Dios mismo. Es quién está comandando nuestras acciones gobierna nuestro ser. Abrazo y bendiciones!!

    1. El amor cubrirá multitud de pecados ¿verdad? El Señor puede darnos paz y enseñarnos a buscar la paz con otros a pesar de todo! Un abrazo Silvana, gracias por compartir 🙂

  3. que hermoso articulo acerca de la paz y si hay un dicho que dice que para pelear se nesecitan dos ,y es muy cierto que cuando dejas que JESUS tome el control de tu vida y clamas pidiendo sabiduria y templanza para saber cuando hablar y cuando debes permanecer callada ,es algo que DIOS va dandote para callar y para hablar cuando debes ,y en esto tiene mucho que ver con el amor ,y el dicernimiento que DIOS y el ESPIRITU SANTO ,te va dando ,siempre y cuando tu lo pidas y tengas una relacion con JESUCRISTO es muy importante BENDICIONES Y UN ABRAZO .

    1. Totalmente de acuerdo Isabel 🙂 Cuando dejamos al Espíritu Santo hacer Su obra en nosotras sin preocuparnos de lo que hace en la vida de los demás, todo cambia. Bendiciones!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s