Levantadas y lavadas para su gloria

jueves semana 1

Queridas hermanas, les doy la más cordial bienvenida a todas ustedes y les animo a entrar a este espacio especial de Ama a Dios Grandemente con un nuevo estudio de la “Palabra de Dios” y por supuesto comenzaremos con un momento de oración…

“Dios Todopoderoso”: Humildemente te pedimos, en el nombre del “Señor Jesús”, que no guíes y nos enseñes en este día de tu palabra. Gracias por amarnos tanto y por tu continua misericordia. ¡Amén!

Sentada en la parada del autobús, después de un día agobiante, meditaba mientras el viento que corría por la avenida, aliviaba el calor del día, que increíblemente llegaba a los 37 grados. Preocupada, observaba la vista de la cordillera ausente del verdor de la primavera, más la visión esperanzadora de que nuestro buen Dios, traería suficiente lluvia para hacer crecer la hierba y los árboles frutales para una nueva temporada, me alentaba.

Pensaba también, en el arduo trabajo que tenemos los cristianos para permanecer en la fe, que si desfallecemos en momentos profundos de tristeza o de soledad, enajenados en nuestra auto-compasión, podemos tomar malas decisiones e irnos al desierto de la vida, perdiéndonos de las bondades de dar buen fruto al servicio del Señor, secando las esperanzas de una vida plena, asidos de Su Palabra.

Se me llenaron los ojos de lágrimas en la soledad de aquella parada de autobús, no había nadie en derredor y le rogaba al Padre que nunca me dejara apartarme de Su lado, que si bien estoy envejeciendo, mi memoria nunca olvide que soy de Él, que dedique el tiempo que resta en mejorar en todo lo que Él me diera, para colaborar en Su obra.

Abramos entonces, la Palabra de Dios en Juan 15:1-5

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el que la cultiva

Si una de mis ramas no da uvas, la corta; pero si da uvas la poda y la limpia, para que dé más.

Ustedes ya están limpios por las palabras que les he dicho.

Sigan unidos a mí, como yo sigo unido a ustedes. Una rama no puede dar uvas de sí misma,

Sino está unida a la vid; de igual manera, ustedes no pueden dar fruto sino permanecen unidos a mí.

Yo soy la vid, ustedes son las ramas. El que permanece unido a mí, yo unido a él, da mucho fruto.

Pues sin mí no pueden ustedes hacer nada.

 

 Al leer estos versículos recordaba una viña que desde niña observaba con atención al pasar (cerca de la ruta que nos lleva a la iglesia) y que siempre estaba llena de frutos, “uvas” descolgándose de los pámpanos que daban ganas de bajarse del autobús, saltar la cerca y desenganchar algunos preciosos racimos, pero ahora la he visto sin producción.

Quizás su dueño no querrá usarlo o querrá vender el terreno porque ya no tiene interés de seguir plantando vides. Esto, me dejaba pensando que como cristianos a veces, somos estériles en la producción de frutos internos y externos para Dios, porque no estamos arraigados lo suficiente del tronco, que es nuestro Señor Jesús.

Sé que el tronco se ve leñoso, frágil y curvado, sin aspecto de belleza alguna, y que de esa misma forma era nuestro Señor Jesús, en su pobreza externa, más para el servicio de los miles de personas que le seguían, de su interior manaba vida, que cualquier alma seca, sedienta, sin frutos, podían y pueden hoy, beber de esta agua, desde la tierra misma, porque Él es que conduce estos elementos vitales a través de su tronco, para nutrir al sarmiento y guiar los zarcillos para asirse fuertemente a los enrejados, y así producir esta inflorescencia en cientos o miles de frutos porque el “Padre Celestial” cuida de este predio, en donde está la viña que Cristo pagó con su sangre en la cruz.

Algo que he estado aprendiendo mientras escribía este artículo, era que los pámpanos nuevos crecen en forma inclinada, en dirección al suelo, y de hecho se arrastran por él y pierden de realizar el proceso de la fotosíntesis por falta de luz solar, y cuando viene la lluvia se embarran, se llenan de moho y se enferman y para que ello no ocurra he aquí el detalle que no puede faltar en la vida del cristiano, y es “El Labrador”, que es nuestro Padre celestial, quien todos los días de nuestra vida, se levanta muy temprano a revisar la viña, recorriendo una a una las vides, llevando en sus manos una tinaja de agua, para levantar y lavar las hojas llenas de lodo, y la vuelve a enredar y atar en el enrejado, para que reciba la luz del sol y para que circule muy bien el aire, para la producción de mayor fruto. Cuando damos fruto, como pámpanos amados y precioso tesoro del Señor, Dios nos vuelve a podar y limpiar en nuestras áreas más renegadas, para que volvamos a dar hermosos frutos internos y externos para su gloria.

A la luz de esta verdad quisiera preguntarle:

¿Cómo está usted en su calidad de pámpano?

¿Cómo está su producción?

¿Qué recogerá el Señor de la canasta de su vida?

¿Mucho o poco fruto?

¿Está procurando que él le limpie cada día?

Si no es, así le invito a inclinar el pámpano de su corazón y permita que Él le pode las áreas más negras y oscuras de moho, esas que no le permiten crecer, que no le permiten ver la luz de Su Palabra, deje que Dios le levante y lave a través de la sangre de Cristo, para que usted siga expandiéndose, creciendo a la luz de Su verdad, respirando el aire de la libertad de saberse perdonado y alentado a abundar en frutos de alegría externa e interna para su honra y gloria.

¡Sean muy Bendecidas!

Su Servidora en Cristo

Verónica

Sigue a Verónica en su blog – Viajando de Paso 

Anuncios

12 Replies to “Levantadas y lavadas para su gloria”

  1. Amada Veronica!! bendecida estás!! gracias por compartir esa vivsion tan grafica y entendible de la vid y los pámpanos,pues en verdad, en muchas congregaciones se sigue enseñando que los frutos son cuando llevamos personas hasta alla y aceptan al Padre Celestial. Me gozo por discernir que los frutos esperados, van mas alla de lo externo y mas internos-espirituales..sigamos en lo que el PADRE CELESTIAL está hablando en este tiempo! un abrazo!!!

    1. Gracias “Yuleima Reina” por tu bendición.
      Como todas, también, mediante el estudio de la Palabra de Dios, escudriño y puedo entender lo que antes ignoraba o interpretaba de manera errónea.
      Sí, te cuento, que los frutos son consecuencia de esta estrecha comunión con Cristo, el centro de todo entendimiento de ahí que nuestra labor se intensifica en el legado que nos comisionó, el llevar el evangelio a todos los que nos circundan, por tanto hecha nuestra labor y con tu testimonio activo, puedes compartir de esta nuestra tan grande salvación mediante Cristo Jesús en la cruz para la gloria de Dios.
      ¡Dios te bendiga!

  2. Gracia por cada desarrollo, asi cada enseñanza y can la verdad que es palabra de Dios. Dios la bendiga y que sigan asi llevando el Evagelio a toda persona…

    1. “Querida Luz Marina Pacheco Mendoza”:
      Gracias por tu comentario; nos alienta como equipo de “Ama a dios Grandemente” a seguir colaborando en la presentación del evangelio a todas las mujeres que cada mañana buscan saciarse de la Palabra de Dios para mantenerse firme en la Vid, que es nuestro Señor Jesús.
      ¡Muchas bendiciones!!

  3. Gracias por tan hermosa y profunda reflexión.
    Aveces la poda duele. Pero sabemos que en manos de nuestro Crador siempre es para bien.
    Bendiciones!!

    1. Gracias a ti querida “Griss Muñoz”:
      La poda nos duele a todas en algún minuto de la vida,aquella que Dios, con su pluma, está escribiendo para cada una de nosotras.
      A veces se hace inentendible en la hora del dolor y nos cuestionamos el porqué y el para qué ; pero al paso del tiempo entendemos el propósito, cuando los frutos comienzan a crecer hermosos en la Vid que es nuestro Señor Jesús.
      ¡¡Sé muy bendecida!!

    1. “Querida Sandra Perez”:
      Ser levantadas y lavadas es el cariñoso trato del nuestro Dios y que a pesar de nuestras equivocaciones o alejamientos, el viene cuidadosamente con su tinaja llena de agua viva lavándonos, amándonos, y cuidadosamente volviéndonos a su guía.
      ¡¡Muchas bendiciones!!

  4. Qué lectura tan rica, gracias Verónica por tu manera de compartir verdades tan maravillosas de la palabra, un abrazo y bendiciones en tu ministerio

    1. “Mi muy querida Silvia Sanchez”:
      Nuestro ministerio es una bendición especial que Dios proveyó para cada una de nosotras.
      Qué alegría es poder servirle y permitirnos alabarle para su gloria, mediante este legado en la escritura.
      ¡Un abrazo y muchas bendiciones!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s